Mercados

¿Y si España fuera Telefónica, Santander o Repsol?

De nada sirve que la banca haya superado los test de estrés, que la ministra Salgado diga por activa y por pasiva que España no necesita el rescate de la Unión Europea, o que el presidente Zapatero afirme su fe en la economía española elevada a la quincuagésima potencia. The Economist, Financial Times, Wall Street Journal y Wall Street Journal Europe, los cuatro medios que son considerados como una especie de Biblia por las élites financieras, económicas y políticas internacionales, siguen mirando con desconfianza a la economía que, hasta hace no mucho, aspiraba a formar parte del G-8.  Así, y en sólo tres años, The Economist ha enviado a la economía española del cielo al más profundo de los infiernos, calificándola de “imparable” a “en bancarrota”. Una imagen, la de la marca España, tan deteriorada, vilipendiada y atacada que al presidente Zapatero no le ha quedado otra que reunirse con la flor y nata de las empresarios españoles para hacerle ver al mundo que España posee materia prima de primer orden: Telefónica, Santander, BBVA, Repsol, FCC, Inditex, El Corte Inglés… ¿Marketing? ¿Imagen de unidad? ¿Primeros espadas dispuestos a cambiar de tercio a la maltrecha economía española?

Lo cierto es que éstas firmas made in Spain, y otras del Ibex 35 como Abertis, Acciona, Endesa o Gas Natural Fenosa tienen una previsión de beneficios que ya quisiera para sí España y su particular yugo del déficit. Y eso se demuestra en los titulares que le dedican los medios internacionales anteriormente reseñados, más de los que les corresponderían si nos atenemos al tamaño de la economía del país de la piel de toro. Porque si el PIB español representa algo menos del 2% de la economía global, las empresas españolas fueron mencionadas en un 2,4% de los artículos en la prensa financiera internacional. Dicho de otra manera, las empresas españolas recibieron durante 2009 una atención mediática un 20% superior al peso de la economía española en el mundo.

¿Pero hablan bien o mal? Cierto que en el caso de la construcción y el sector inmobiliario, la cobertura ha sido más bien crítica. Pero la banca española ha recibido un tratamiento generalmente positivo, aunque las cajas de ahorro y las dificultades de liquidez han empeñado ligeramente dicha cobertura. De entre estos primeros espadas, Telefónica, Santander, BBVA, Inditex y Ferrovial fueron quienes acapararon más titulares y, entre los 25 primeros, sobresale la aparición del Real Madrid en el puesto 13. Una gestión reconocida internacionalmente que bien podría ser trampolín para que España volviera a cosechar los laureles del triunfo. Ronaldos y Messis no le faltan. ¿Y Guardiolas o Mourinhos? Con ellos, la economía española volvería a ganar la champions y a acaparar gloriosas portadas.