Economía

Aunque parezca mentira, España es cada vez más fuerte en el mundo

¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Qué lugar ocupamos en el mundo? Estas preguntas que, en algún momento de su vida se ha hecho el más común de los mortales, también podrían extrapolarse a los países. Sobre todo en un mundo tan cambiante, donde las potencias tradicionales ven cómo florecen nuevos competidores; donde la apertura al exterior se antoja como la vía más rápida para salir de la crisis; donde los ejércitos han pasado de ser defensores a desplegarse en misiones internacionales de paz…  Con el fin de ordenar, cuantificar y agregar la proyección exterior de diferentes países (en concreto 54, entre los que están los 42 con mayor PIB), el Real Instituto Elcano ha elaborado el Índice Elcano de Presencia Global (IEPG). Y lo ha hecho en los terrenos económico, militar, científico, social y cultural. Y, de esta coctelera, ¿quiénes son los países más globalizados? Estados Unidos, Alemania y Francia. Tras ellos Reino Unido, China, Japón, Rusia, Italia y España (en la novena posición). Un top ten que cierra Canadá. “En los últimos años se ha producido una fortísima tendencia al alza de países como China o India, y en el futuro asistiremos a un ascenso sostenible de éstos y otros países como Sudáfrica o Brasil”, argumenta Ignacio Molina, coautor del estudio junto a Iliana Olivié.

Pero, ¿qué mide dicho índice? La parte económica, por ejemplo, se compone de las exportaciones de bienes y servicios, energéticas, y las inversiones directas en el exterior. El área de Defensa mide las tropas desplegadas en el extranjero y la capacidad de despliegue militar. Las migraciones y el turismo recogen tanto el stock de población inmigrante como la llegada de turistas al país. Mientras que el apartado de ciencia y cultura registra diversas manifestaciones como la difusión internacional de actividades audiovisuales, los deportes o la generación de patentes internacionales. Es decir, que el IEPG no dice el potencial interno como el PIB, la fuerza militar o el tamaño de la población.

Si nos centramos en España, se puede decir que vive un particular vaivén. Porque en el área económica desciende hasta el puesto 13 (superada por países como Bélgica, Arabia Saudí o Países Bajos), pero asciende hasta la posición novena en el campo de Defensa. Aunque vuelve a caer al lugar 12 en el área de cultura y ciencia (exportación de servicios audiovisuales, patentes orientadas al exterior, número de artículos publicados…), para ocupar la tercera posición en inmigración (stock de personas migrantes) y turismo (llegada de turistas). Por último, y en el apartado de ayuda al desarrollo, se sitúa en la sexta posición. “En los años 90 estaba en la decimocuarta posición global porque eran pocas las multinacionales españolas en el exterior, así como las tropas desplegadas, ni había tanta población emigrante”, apunta Ignacio Molina. Y añade: “Aunque en cooperación internacional y turismo destaca, está peor en la proyección del sistema educativo y tecnológico, no logrando atraer talento de fuera, ni proyectar al exterior sus patentes”.

Una curiosidad: Brasil ha adelantado a España en términos de PIB. Sin embargo, en el IEPG ocupa el puesto 25. Varias son las razones. “Argentinos, peruanos o colombianos prefieren venir a Europa antes que a Brasil”, apunta el autor del estudio. Además, y al igual que España, no tiene el suficiente atractivo para atraer talento, y en el caso de tropas desplegadas, Grecia (por ejemplo) tiene un mayor número. Y es que una cosa es el crecimiento interno, y otra bien distinta, la presencia global. “Los primeros puestos siguen siendo de países occidentales, pero países como los BRIC están ascendiendo posiciones”, apunta Iliana Olivié.