Mercados

La industria musical se muere, pero los músicos no

¿Les suena el nombre de Jonathan Coulton? No, ¿verdad? Pues mientras las discográficas se hunden, él ha logrado construir su carrera por cuenta propia. Y eso que parecía que no iba a conseguirlo.

Hace veinte años, Coulton voló a Nueva York con la idea de intentar vivir como músico. Lo que obtuvo fue un trabajo en una empresa de software. Pero no se desanimó.

Coulton quería ser músico, pero era consciente de que no contaba con el apoyo de una discográfica para darse a conocer. Así que ideó una canción que pudiera servirle de herramienta de marketing. Así surgió ‘Code Monkey’, un tema sobre un programador informático enamorado de su profesión. La canción se coló en los foros de Slashdot, una de las webs de tecnología más importantes de Internet. A partir de ahí, Coulton fue haciéndose más conocido.

En su página web, www.jonathancoulton.com, ha ido colgando sus canciones, 98 en total, que pueden comprarse cada una por un euro. La música de este cantautor residente en Brooklyn es, según definen los expertos de la agencia norteamericana NPR, divertida, melódica y un poco impertinente. Este estilo triunfa entre sus seguidores, que le dejaron unos ingresos de alrededor de medio millón de dólares en 2010. Y como no hay discográfica de por medio, la mayoría de este dinero va directo con él.

Los analistas consideran que la clave es que es un autor de nicho. Pero está claro que puede haber nichos en Internet. Si es músico y tenía alguna duda en lanzar su carrera en la Red, la historia de Jonathan Coulton seguro que le servirá para hacerlo con éxito.