Mercados

Panasonic coge el mando del 3D

Los fabricantes de televisores –Samsung, LG, Sony, Panasonic– suspiran porque en los próximos meses y años se produzca una avalancha de contenidos en tres dimensiones: películas, deportes, videojuegos… Una forma de vivir la experiencia audiovisual como si se fuera un protagonista más que, aunque tímidamente, está despegando en otros países. Por ejemplo, en el Reino Unido. Allí la cadena Sky puso en marcha en octubre de 2010 el primer canal 3D en Europa y en enero ya se habían sumado 70.000 clientes. En marzo emitió nada menos que cien eventos deportivos en esta modalidad, entre los que se incluían desde la Ryder Cup de golf a partidos de fútbol de la Champions League, además de documentales como Flying Monsters de David Attenborough o la final del concurso Got To Dance. El espectador podía sentirse unas veces como si estuviera jugando en el mismo terreno de juego de los mejores futbolistas del mundo y, otras, como si a su lado viera resucitar a los dinosaurios recreados en el espacio de Attenborough.

Aunque sólo 3 millones de los 248 millones de televisores vendidos en 2010 en todo el mundo fueron 3D, Panasonic cree que está emergiendo una nueva era en la forma de ver televisión. Y confía en ella para darle la vuelta a un mercado en el que, de momento, manda la tecnología LCD, donde reinan Samsung y LG. La crisis hace que el ritmo de ventas no esté siendo superlativo. En España se están vendiendo entre 20.000 y 25.000 televisiones mensuales en 3D. Unas 400.000-500.000 al año. Pero la firma japonesa va adaptando su catálogo a la nueva tendencia: el 50% de los televisores producidos este año en Europa ha sido 3D; el año que viene será al 85%. “La televisión 3D es clave para el futuro de la electrónica de consumo. Es la nueva revolución que ha venido después del blanco y negro, la televisión en color y la alta definición”, sostiene Laurent Abadie, presidente de Panasonic en Europa. Pero claro, para que esa revolución funcione, hacen falta contenidos. Y eso es lo que está tratando de impulsar la compañía. Si el patrocinio de la película Avatar por parte de Panasonic ha sido su exponente más claro a nivel mundial, en el plano local habría que resaltar la colaboración de la compañía con Canal Plus, cuyo objetivo es poner en marcha un canal 3D, y La Sexta, que trabaja en el plano del fútbol.

Conforme se vayan perfilando los contenidos con tirón en 3D, Panasonic podría aprovechar sus ventajas. La compañía japonesa es líder mundial en televisores de plasma, los que mejor permiten ver el 3D: “Cuando vemos un evento en tres dimensiones, recibimos en cada ojo la friolera de 62 fotogramas por segundo. Si no hay una velocidad de refresco suficiente, la vista se cansa. Y esto sólo se consigue con el plasma”, dice un experto del sector.

La otra gran ventaja de Panasonic es el tamaño de la pantalla. El 41% de los televisores de plasma que se venden supera las 50 pulgadas. “Queremos ser la televisión de la familia. Por eso sólo fabricamos pantallas de 37 pulgadas para arriba”, dice Vicente Sánchez, presidente y consejero delegado de Panasonic en España y Portugal.

Las ventas de televisores de plasma están cayendo. Y el mercado de LCD, donde dominan Samsung y LG, tampoco tiene buena pinta: el número de pantallas vendidas se ha multiplicado por diez desde 2004, pero los precios han caído un 75%. Por fortuna para Panasonic, es líder destacada en plasma, de forma que puede seguir sacando partido de ese mercado. Y se ha volcado con el LED, una tecnología que irá sustituyendo a LCD porque consume un 40% menos.

Por eso, quizá Panasonic está en buena línea para dirigirse al público de alta gama, que es el que le interesa. No hay otro que pueda interesarse por estos aparatos de 1.000-2.000 euros. Otra cosa es que se cumpla la previsión de consultoras como iSuppli, que creen que en 2015 podrían venderse 78 millones de televisores 3D en todo el mundo –serían casi treinta veces más que en 2010–, alrededor de dos quintas partes de lo que espera que sea para entonces el mercado global de pantallas planas.

Si las previsiones se cumplen, Panasonic lo celebraría. En los países emergentes, las ventas ya están subiendo. Y aunque es el cuarto operador en el mercado global, Panasonic vendió veinte millones de televisores en su último año fiscal, 1,3 veces más que en el anterior. De momento, lo que funciona es su tecnología de ahorro de energía. De cara al futuro, espera que el 3D y la conexión del televisor a Internet vayan convenciendo al público de gama alta.

 (Para ampliar información, ya está en su quiosco el número de agosto de la revista Capital)