Tecnología

10.000 dólares para quien recomiende un buen desarrollador

En la web de la cadena de radios norteamericana NPR se narra a través de tres historias el auge de los desarrolladores de aplicaciones en Estados Unidos. La primera es la de un padre de familia, que está esperando el nacimiento de un hijo. Trabaja en la típica start up que a menudo desaparece en poco tiempo, pero no le preocupa: “El mercado está en ebullición. Si tuviera que buscar trabajo ahora, sé que encontraría muchas opciones”, dice.

La segunda historia tiene que ver con un recién licenciado en informática. Fue a buscar trabajo a una feria del empleo en Boston y le llovieron las ofertas. Al final escogió una pequeña empresa que se dedica a crear aplicaciones para iPhones y otros smartphones. No cobra tanto como otros de sus compañeros de su edad, que alcanzan los 70.000-80.000 dólares al año, pero está contento. Tiene trabajo.

La tercera historia tiene que ver con un empresario que necesita desarrolladores, aunque le gustaría poder pagarles la mitad para que los márgenes de su compañía fueran mejores. Lo tiene difícil, porque estos especialistas escasean. El empresario está haciendo lo que puede por contar con desarrolladores ‘top’: paga salarios altos, trata de que el lugar de trabajo sea lo más divertido posible… Hasta ha puesto una nevera llena de cervezas, una tabla de ping-pong y un futbolín. Pero ni por esas. Tiene doce vacantes de desarrolladores que no hay forma de completar. Por eso dice: “Si conocen a alguien que pudiera ser un buen empleado de Hubspot -su empresa de márketing online- y le habla de nosotros, podríamos recompensarle con 10.000 dólares”.

Entre los comentarios a la noticia se añaden los de profesionales que confirman esta tendencia. Y están tan orgullosos de su trabajo, que no dudan en decir a los lectores que animen a sus hijos a estudiar informática. El auge de los smartphones y el futuro de las aplicaciones es algo de lo que no para de hablarse también en España, como se ha visto en las recientes jornadas de telecomunicacione celebradas en Santander. Así que, si tiene que reconvertirse para encontrar empleo o sus hijos están pensando qué estudiar, no deje de plantearse esta opción. Ojalá que aquí vivamos un boom como el de Estados Unidos.