Empresas

Nieve y ocio en Aramón, un modelo de éxito

Que nieve,

que nieve

la virgen de la...

Algo así podrían estar tarareando los directivos de Aramón, el principal grupo empresarial español de turismo de nieve, sin quitar la vista del cielo. Y es que si todo va bien, el próximo 26 de noviembre el grupo quiere inaugurar la nueva temporada de esquí en sus cinco estaciones: Cerler, Panticosa, Javalambre, Formigal y Valdelinares. Y lo hará cargado de jugosas novedades: entre otras, un nuevo espacio de trineos y snowtubbing en Javalambre; Cerler tendrá una nueva pista –Tempestades– y Panticosa, una nueva área Skity Slalom, una zona en la que los niños podrán superar los obstáculos y avanzar en su aprendizaje; y la terraza de la cabaña de Izas, en Formigal, se transforma esta temporada en un espacio chill-out.

Porque en Aramón, participada a 50% por el Gobierno de Aragón e Ibercaja, la nieve no sólo es deporte sino que las estaciones de esquí se han transformado en auténticos lugares de diversión. Conciertos, exhibiciones de estilo libre y, sobre todo, una amplia oferta gastronómica –tiene 55 locales de restauración–, desde el sencillo bocata hasta degustar una selección de ahumados en un iglú o cenar en una cabaña de pastores con cava a 2.000 metros de altitud. Una propuesta lúdica que este año se refuerza con las nuevas Aramonbox, tres cajas de experiencias para disfrutar de la nieve. Dos de ellas están relacionadas íntegramente con el aprendizaje del esquí –incluyen el forfait, el alquiler de material, dos horas de clase y la asistencia sanitaria en pistas por 49,5 euros–, y la tercera está pensada para vivir una experiencia de diversión en la nieve.

Bajo esta premisa del ocio como negocio, Aramón ha conseguido pasar de los 620.000 esquiadores a 1,2 millones de clientes el pasado año y ya factura en torno a 44 millones de euros. Todo un espaldarazo al giro estratégico dado por la compañía a mediados de la década pasada. En este tiempo, además, Aramón ha revitalizado las localidades en las que se ubican sus estaciones: la pasada temporada, los esquiadores gastaron 164 millones de euros en las comarcas. Y cada año, la compañía genera en torno a 500 empleos directos y casi 13.000 empleos indirectos. Ahora, el reto es extender su enfoque de calidad y servicio al destino. “Tan importante es que las estaciones de esquí estén bien como cuidar la oferta de alojamiento y de servicios del entorno”, señala Javier Andrés, su director general.

Salto al mundo 2.0

Dentro de su espíritu innovador, Aramón ha sido pionera en abrir la empresa al cliente. “Buscamos que el usuario interactúe y nos proponga ideas, al tiempo que le damos respuesta inmediata a sus preguntas”, señala Andrés. Aramón está activa en Facebook –sus estaciones tienen más de 25.000 seguidores–, Twitter, YouTube y Flickr.  Además, el grupo ha visto en las nuevas tecnologías un gran aliado para ampliar la experiencia de los esquiadores. Así, Aramón Zone es el espacio para la “batalla virtual”: 50.000 clientes compitieron en el ránking por ver quién recorre más pistas o baja mayor desnivel. Y la aplicación Aramón Snow&Go, desarrollada junto a Movistar, ofrece un servicio de geolocalizacion para que los usuarios localicen los servicios y pistas de las estaciones de esquí en realidad aumentada. Este año esta aplicación permitirá la medición del desnivel de las pistas, la velocidad media e incluirá un espacio informativo para descargar una guía de servicios y alojamientos.