Economía

¿Por dónde empezará a meter la tijera Rajoy tras ganar las elecciones?

Si Rajoy se alza con la victoria electoral, lo que parece lo más probable según los sondeos, no sabemos muy bien por dónde pasará la motosierra para aligerar los gastos del Estado español, que no logra cumplir sus compromisos de déficit y sigue bajo el acoso de los mercados. El líder popular no se moja: envuelve sus frases con característica ambigüedad, dicen que para no espantar a parte del electorado, y suele dar el silencio por respuesta cuando la pregunta es muy embarazosa.
De momento, sólo sabemos que no tocará el capítulo de pensiones. “Mi prioridad es mantener el poder adquisitivo de las pensiones. A partir de ahí, hay muchísimas partidas. En el programa electoral planteamos una revisión de todas las partidas presupuestarias. Habrá que recortar en todas”, ha dicho en un reciente entrevista.
Si el Gobierno popular quiere cumplir el objetivo de déficit del 4,4% en 2012, habrá que recortar entre 20.000 y 30.000 millones de euros más, en función de cuál sea el saldo final de las cuentas públicas este año.
Veamos capítulos en los que, se interpreta, puede haber grasa y es necesario hacer una poda (que se sumará a la que ya hecho Zapatero). Cada lector que se haga sus propias ideas porque sólo Rajoy sabe lo que tiene en la cabeza (de hecho ya tiene elegido el próximo ministro de Economía pero éste no tiene ni idea de que es el elegido).

Educación: se rumorea que podrían incrementarse las tasas universitarias, al menos en función de la renta. En la educación secundaria, aunque transferida a las comunidades autónomas, se podría extender la práctica de la Comunidad de Madrid de aumentar las horas lectivas de los profesores, reduciendo así el número de interinos.

Sanidad: aquí se habla de introducir un copago tanto para los medicamentos como para las prestaciones sanitarias. Sanidad, junto con educación y las prestaciones por desempleo suponen el grueso del gasto público.

Prestación por desempleo. Rajoy ha dicho que no la va a tocar. Dice que ya de por sí este capítulo de gasto irá cayendo porque a la gente se le han agotado los derechos a cobrar este subsidio. Gastamos unos 30.000 millones de euros en prestaciones por desempleo. Se ha rumoreado con reducir la duración máxima de la prestación, hoy de dos años.

Infraestructuras. Seguro que se harán menos obras públicas. Pero cabe que se privaticen algunas o que se introduzcan fórmulas como el peaje. Algo similar está ocurriendo en Portugal. Empresas de infraestructuras y bancos están muy interesados en este tipo de solución. ¿Se paralizarán AVEs y otras megaconstrucciones proyectadas?

Empresas públicas: aquí los recortes parecen seguros. Ya lo ha advertido Rajoy. En España hay una maraña de cientos de compañías públicas, de las tres administraciones, que exhiben una deuda de 57.000 millones de euros.

Cargos eventuales y puestos de confianza. Hay tantos y es tan caótica la situación que no se sabe el número exacto en las distintas administraciones. En el programa electoral de PP sí se hace mención a la reducción de los altos cargos

Número de funcionarios: ¿Falta o sobran? Rajoy ha dicho que faltan para unas cosas y sobra para otras. Los expertos dicen que con la administración electrónica probablemente sobrarán muchos trabajadores ocupados en tareas administrativas.

Duplicidades entre las administraciones. Son números los solapamientos entre dos o tres de las administraciones públicas. Muchas regiones han replicado miniEstados, con la administración central: idénticos servicios consultivos, idénticos servicios para el menor.

Diputaciones. El PSOE ha dicho que las diputaciones sobran. Con este recorte se ahorrarían unos 1.000 millones y se prescindirían de unos mil empleos.

Ayuntamientos. En España hay unos 8.000, bastante más que en otros países en términos relativos. La ‘fusión’ de muchos ahorraría cientos de millones de euros. El PP habla en su programa de “racionalizar”.