Economía

¿Demasiadas vacaciones y días festivos en España? Hay quien tiene más

Pasado ya el considerado acueducto festivo de la Constitución y la Inmaculada, y la controversia que trajo consigo sobre si era bueno o no trabajar día sí, día no (y la propuesta de pasar los martes festivos a los lunes, por ejemplo, transformándolos en un longweekend), es hora de analizar si los españoles son unos auténticos privilegiados que disfrutan más días de holidays que el resto de los mortales. Y según la Guía Mundial de Beneficios y Empleo 2011 elaborada por Mercer, los empleados españoles disfrutan de 36 días libres al año repartidos de la siguiente forma: 22 días laborales, por el ser mínimo establecido por ley (ocupa el décimo puesto en Europa Occidental), más 14 días festivos (podio tras Chipre e igualado con Malta). Y eso, ¿es mucho o es poco?

Pues según la clasificación de Mercer, ocuparía el sexto puesto mundial (de 62 países analizados), solo por detrás de Austria y Malta (38), y Polonia, Malta y Bolivia (37). Los austriacos tienen derecho a 25 días de vacaciones por ley y 13 días festivos, mientras que los malteses se lo reparten de siguiente manera: 24 días de vacaciones por ley y 14 días festivos. En el lado opuesto de la balanza están Canadá, con 19 días totales al año (diez de vacaciones y 9 festivos), Filipinas, con 20 días (5 y 15, respectivamente), y China, con 21 días (10 días de vacaciones y 11 festivos). Una matización: respecto a los días feriados (como dicen en Latinoamérica) son los colombianos (con 18 días) lo que ocupan lo más alto del ranking, todo lo contrario de los mexicanos, que solo disponen de siete.

De media, los países de Europa Occidental tienen el mayor número de días de vacaciones pagadas del mundo, mientras que los de Asia-Pacífico tienen el nivel más bajo. “Con los bajos aumentos de sueldo, a menudo por debajo de la tasa de inflación, las empresas están buscando otras maneras de motivar a su personal”, indica Rafael Barrilero, socio de Mercer. Y añade: “La flexibilidad en el trabajo y un buen equilibrio entre vida personal y profesional ayudan a mejorar el compromiso de los empleados cuando los instrumentos financieros habituales no están disponibles”. ¿Será entonces que hacen falta más fiestas para ser más productivos?