Economía

Si te dieran 10.000 euros, ¿qué harías con ellos?

 

Por Ana María LLopis,  presidenta y Ceo de Ideas4all.com

Presidenta Día, Consejera Société Générale, IWF España

 

 


El consultor experto en redes sociales y Nueva Economía Marc Vidal suele contar que si le das 10.000 euros a un chino, un brasileño o un anglosajón y le preguntas “qué harías con este dinero”, te contestarían “montar una empresa y hacer realidad mi sueño. Un joven español, sin embargo, contestaría: pagar la hipoteca, comprarme un piso, un coche, viajar. Sólo una proporción muy insignificante de españoles te dirían “montar una empresa”. No, señoras y señores, no está en el vocabulario de nuestra juventud la palabra emprender y a los pocos que sí están dispuestos a hacerlo no les damos facilidades suficientes para ello. El sueño, en cambio, es ser un funcionario público, o de banca, o tener un trabajo fijo en una gran empresa, o al menos uno estable en una mediana y a ser possible cerca de donde nazco y vivo. Algo falla en nuestro sistema educativo, que se sustenta sobre la homogeneidad, la seguridad y no sobre las ideas, la creatividad, la diferenciación, la movilidad geográfica y la competitividad por enseñar habilidades necesarias para el emprendimiento. Y si hubiésemos tenido un Bill Gates, un Steve Jobs o un Mark Zuckerberg en España, no le habríamos permitido florecer ni triunfar. Reconociendo que es un poco así, eso no quita para que seamos positivos e intentemos cambiar lo que nos ocurre y hacer algo para ponernos manos a la obra ya. Porque como dice uno de nuestros jóvenes emprendedores estrella, Pau García-Milà, “está todo por hacer”.

EmprendEspaña

El problema es que la cultura del emprendimiento no se crea de la noche a la mañana como por arte de magia. Llevamos mucho retraso en temas como la educación del emprendimiento, la cultura de innovar, las facilidades para crear nuevas empresas, startups, las ayudas financieras y fiscales a los emprendedores, el apoyo a las Universidades y su cultura de spin-offs y transferencia tecnológica a la sociedad, la estructura de asociaciones de business angels efectivas que asuman más riesgos y no pretendan, como la

mayoría en España, solamente multiplicar por diez sus inversiones apostando por modelos déjà vu. Actualmente se promueven en su mayoría copias de éxitos creados fuera y adaptados a nuestro país. Pero necesitamos promover un ecosistema de clústeres y campus de emprendimiento operativos y activos en todas las disciplinas del entramado educativo, industrial, y laboral de productos y servicios tanto para consumo y utilización internos como

externos dentro de este mundo de globalización imparable.

 

Sólo así, con innovación, emprendimiento, start-ups, autónomos… podemos intentar dar solución a paro juvenil, que ronza el 50% y es para mí –como supongo que para muchos de ustedes– un motivo de enorme preocupación.  Y es que la crisis en Europa y en España ha afectado más que nunca a los jóvenes que se supone que son la esperanza del futuro para un mundo mejor y sostenible.

Tanto las Administraciones Públicas como la sociedad civil debemoa aunar esfuerzos para ponernos manos a la obra ya y lograr cambiar esta triste realidad. La Administración Pública con una flexibilidad legal razonable, mayor agilidad para que el emprendimiento surja y se quede en nuestro territorio, atraiga talento de dentro y  de fuera y permita mayor competitividad internacional, la diversidad del talento redundará en mayor innovación. Y la sociedad civil y empresarial promoviendo emprendedores, participando en las asociaciones de ángeles y capital aventura, apoyando la exportación a ese gran mercado aún sin desarrollar con el que nos une una historia y un lenguaje común, Iberoamérica.

¿Y qué proponemos desde nuestro pequeño grupo todososmosEspaña creado en Facebook para aquellos a los que nos preocupa el futuro del emprendimiento? Proponemos la creación de un ecosistema en el que se tomen medidas en educación con asignaturas obligatorias en emprendimiento en primaria, secundaria, FP, y la Universidad en todas las disciplinas, para ampliar los sueños de nuestra juventud. También medidas de reducciones fiscales a quienes contraten empresas con menos de cinco años de vida; el compromiso de empresas, instituciones y administraciones públicas en virtud del cual el 3 % de sus contratos vayan a nuevas empresas; exenciones de pagos de Seguridad Social y el adelanto del IVA a autónomos y pymes hasta que tengan facturación; ampliar una tercera casilla del 0,7% del IRPF a las que existen hoy, religión y ONGs, para que este dinero vaya también a financiar nuevas empresas y emprendimiento juvenil; exenciones fiscales a agrupaciones de business angels; creación de campus y becas de emprendimiento; enseñanza de consumo responsible para promover transformación e innovación de futuro y creación de empresas sostenibles y socialmente responsables; donde las mujeres emprendedoras no tengan barreras, donde se instale la cultura del riesgo, donde se promueva la integración de redes reales y virtuales de apoyo, información y colaboración real. Se necesita un nuevo modelo adaptado a la nueva realidad social y económica, “emprendamos España”, creemos  EmprendEspaña” esa nueva España, cuya juventud sueña y se adueña de su futuro lleno de ideas, creatividad, innovación y  emprendimiento.