Economía

¿Será como Agag la nueva ola de empresarios españoles?

El yerno de José María Aznar, Alejandro Agag, aparecía hace un par de semanas en la CNN para explicar su experiencia al frente de Formula E Holdings, la entidad con sede en Londres que comercializará el campeonato de Formula E, como la Fórmula 1 de los coches eléctricos. En este vídeo puede comprobar cómo explicaba su visión sobre el acontecimiento y el fenómeno de los vehículos eléctricos en general. Agag afirma que los coches eléctricos aún no son vistos por las personas como un elemento básico de su vida cotidiana y su intención de cambiar esta percepción, que se vean como algo atractivo; asegura que ya se han logrado buenas velocidades en ciudad y expresa su optimismo en relación a problemas como la duración de las baterías; se manifiesta sorprendido por la curiosidad acerca de su evento de conductores de todas las competiciones, a pesar de que llevan poco tiempo promocionándolo y de que no se celebrará hasta 2014; se apunta al eslogan de que los vehículos eléctricos ayudarán a rebajar la polución en las ciudades y a mejorar el medio ambiente.

Para algunos de los españoles que vean este vídeo, la intervención de Agag quizá sea un motivo de orgullo: un compatriota pilotando un proyecto que puede ser de grandes magnitudes -si sale bien, claro. Si le interesa, en este enlace puede ver más detalles-. Además, Agag es entrevistado en la televisión más importante del mundo en lo que se refiere a los negocios y hablando en inglés -aunque haya más ejecutivos españoles que lo hagan, no es muy frecuente verlo, y menos aún en la CNN-.

Para otros españoles, bien sea por la clásica envidia de nuestro país o porque no pueden ni ver al personaje o a su suegro, quizá la información sea irrelevante, o incluso esperan que le vaya mal.

Al ver esta noticia, otra posibilidad es preguntarse por qué hay personas con posibilidad de crear negocios que, en el ejercicio de su libertad, faltaría más, no lo hacen en nuestro país. Está claro que hay sectores, como el de Agag, en los que es más oportuno estar fuera. Lo malo es que, si solo se ven oportunidades para los empresarios en el extranjero, y así lo ven también los miles de españoles que se van a trabajar fuera de España, ¿quién va a tener la ilusión y las agallas de sacar este país adelante?

En uno de nuestros números anteriores, publicamos en Capital una entrevista con José Miguel García, consejero delegado de Jazztel. Este ejecutivo ha desarrollado gran parte de su carrera fuera de nuestras fronteras. Preguntado por este fenómeno de inmigración, refiriéndose a los jóvenes, comentaba que veía muy positivo que estuvieran fuera un tiempo y que volvieran, pero habría que crear las condiciones para que regresaran. Pocas personas hay -nacionales y extranjeras- que no digan que como en España no se vive en ninguna parte. La cuestión es si, entre tanto recorte de un lado y tanto discurso destructivo de otro, habrá alguien capaz, en algún momento, de conseguir que España sea un buen lugar para crear empresas y empleo.