Empresas

El Huffington Post quiere hacer magia en España

El diario online Huffington Post cumple el próximo 6 de diciembre su sexto mes de andadura en España, un buen momento para hacer balance de cómo le están saliendo las cosas. Y quién mejor para realizarlo que su directora en nuestro país, Montserrat Domínguez. Así lo ha hecho esta mañana en una sesión del Festival Inspirational, organizado por la Internet Advertising Bureau (IAB) en España.

Domínguez es una periodista con veinticinco años de bagaje en el mundo de la comunicación. Ha pasado por agencias, televisión y radio. Su última experiencia fue en A vivir que son dos días, el programa matinal de fin de semana de la Cadena Ser. Es una comunicadora del mundo tradicional que ahora está al frente de un medio digital y que pretende hacer magia.

El primer frente para conseguirlo es la portada del periódico. Con una gran foto, pretenden captar “la magia del momento”. Como la propia Domínguez ha dicho, esa portada puede cambiar cada hora o cada tres horas, y entre los contenidos no renuncian a nada. Como cuando mostraron el trasero de un griego corriendo hacia la Policía, en una manifestación contra los recortes. “Siempre que haya una buena fotografía, con desnudo o no, nos da igual, vamos a darlo. Nos mostramos desnudos ante la audiencia”, ha señalado. Al mismo tiempo, la directora ha reconocido que ha comentado con su redacción que contenidos de sexo subirían el tráfico de su web, pero que, como dice la fundadora del medio, Arianna Huffington, “hay informaciones que son un clic para hoy y nada para mañana. Si abuso, perderé la confianza. Hay que ir creciendo poco a poco”. Domínguez quiere ser también una referencia en contenidos serios.

El segundo frente que a Montserrat Domínguez le parece magia es la viralidad. La directora reconoce que muchas veces le sorprende el impacto de algunas informaciones. Por ejemplo, el de una noticia de uno de sus blogs, el de Allison Tate, una madre de cuatro hijos que se dio cuenta del error de no fotografiarse con sus pequeños, a los que cuando crezcan les gustará ver esas instantáneas. El efecto fue que recibieron cientos de miles de fotos de madres con sus hijos en Estados Unidos y España.

Los blogs son parte importante del Huffington. Si no los tuviera, la directora también tendría que hacer magia para elaborar los contenidos, pues solo cuenta con ocho periodistas en plantilla. Doscientos cincuenta blogueros escriben habitualmente -“con absoluta libertad”, según Domínguez, y sin cobrar- y se paga a algunos colaboradores. También se agregan informaciones de otros medios -se pone un titular que redirige al productor de la noticia-, aunque Domínguez dice que solo son un 10% de los contenidos del periódico.

En cuanto a la ideología, Domínguez dice que “tratamos de no casarnos con nadie. Nos gustan las buenas noticias”. En el Huffington Post, participado en un 50% por la empresa fundadora y en el 50% restante por el Grupo Prisa, se escribe de todo: sobre el Rey, el Gobierno, etc. Los temas sociales tienen mucha importancia en esta época. Domínguez cree que algunas de las informaciones que han publicado han tenido su influencia para evitar desahucios o el cierre del Hospital de la Princesa, y también le enorgullece la cercanía en la relación con su audiencia, demostrada con herramientas como los Live Blogs en las manifestaciones: “Hubo intentos de los que tienen el poder de evitar que se viera a la Policía empleando la violencia con los manifestantes. Los Live Blogs permiten contarlo en directo”, ha dicho.

La directora ha explicado que el medio tiene su línea editorial, como se demostró el día del reconocimiento de constitucionalidad del matrimonio homosexual. “Nosotros lo celebramos”, ha dicho.

Con estos mimbres, el Huffington Post buscará lo deseado por todos los medios de comunicación: ser rentables. Domínguez ha señalado que la acogida de los anunciantes ha sido “espectacular”, por el conocimiento de su empresa fundadora y porque su conexión con los lectores puede abrirles posibilidades comerciales. El tiempo dirá si el modelo de negocio funciona.