Economía

¿Conciliamos vida laboral y personal? Sacamos un 9

Sólo los nórdicos (daneses, holandeses y noruegos) y los belgas están más contentos que los españoles con el balance que hacen de su día a día entre las horas que dedican al trabajo y las que destinan a su ocio y cuidado personal. Ponen a este indicador un sobresaliente, mientras que países como Japón, México o Turquía se dan un claro suspenso en esta materia. Esta es una de las principales conclusiones del Índice para una vida mejor (http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/countries/spain-es/) que elabora la OCDE entre sus 36 países miembros, el denominado club de los ricos. Con este índice -que fue lanzado en 2011 siguiendo las recomendaciones de una comisión de economistas liderada por Joseph Stiglitz y Amartya Sen entre otros-, el organismo internacional pretende presentar una alternativa al PIB poniendo en la balanza no sólo las variables económicas, sino también dando peso a las sociales.

Precisamente, en esa balanza entre la vida laboral y la personal es en la que España saca su mejor nota. En la calificación general (si tenemos en cuenta que se miden otros indicadores como los ingresos, el empleo, la salud, la vivienda, la seguridad o la educación) no sale tan bien parada. Se sitúa en el puesto 20 de los 36 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

¿Por qué, nos gusta cómo compaginamos la vida profesional y la familiar? Principalmente porque sólo un 6% de las personas que trabajan en España lo hacen por encima de las 50 horas semanales, es decir, tienen una jornada laboral considerada larga. De media, en nuestro país se trabajan 1690 horas al año, 86 horas menos que la media de los países ricos. Además, somos el segundo país que más tiempo dedicamos al ciudado personal (comer y dormir) y al ocio (hacer vida social con amigos y familiares, pasatiempos, juegos, uso del ordenador…) De nuestras 24 horas diarias, 15,8 horas (el 67%) no son laborales. Sólo Dinamarca nos gana en este aspecto.

Pese a todo, en España la conciliación propiamente dicha entre vida laboral y familiar es otro cantar. Las tasas de empleo de las mujeres y las tasas de natalidad son bajas en comparación con las internacionales. Con sólo 1,4 hijos por mujer, la natalidad en España ha sido la más baja en la OCDE en las últimas dos décadas y la edad media para tener el primer hijo se acerca a los 30 años.

En cuanto al trabajo no remunerado, también se nota que las españolas están aún varios pasos por detrás de las mujeres de otros países desarrollados. La distribución de las tareas dentro de la familia está condicionada por los roles de género, apuntan en la OCDE. En el reparto de las tareas de limpieza, cocina o atención a la familia, los hombres españoles invierten 107 minutos al día, mientras que las mujeres dedican a estas labores 294 minutos diarios. La media del club de los ricos: 131 minutos.