Empresas

El respiro de las rebajas

El sector estrena otra forma de afrontar las rebajas. Estas son las primeras en verano tras la entrada en vigor de la nueva ley de liberalización del comercio. El principal cambio que introduce la legislación es la desaparición del periodo tradicional de julio y agosto, y ahora deja en manos de los comerciantes la decisión de cuándo comienzan los descuentos y cuánto duran. Estas modificaciones han conseguido frenar la caída del consumo de los meses anteriores e igualar las cifras de 2012.

Después de encadenar una bajada en las ventas del 8,8% en los dos primeros trimestres, esta tendencia se ha invertido en los meses de junio y julio. Por tanto se espera que las rebajas permitan, al final de la campaña, alcanzar los 2600 millones de facturación del año pasado. Como explica Borja Oria presidente de la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex), “esperamos que, respecto al año anterior, estemos en un nivel parecido o incluso un leve aumento del 1%”.

Tradicionalmente, las rebajas de verano significaban un 25% de las ventas anuales. Pero desde que estalló la crisis, julio y agosto han ganado importancia en los resultados finales del sector. Ahora suponen un 40% de la facturación final de los comerciantes, según Acotex. Un dato que este año viene reforzado por el cambio en la legislación del comercio. La ley, que entró en vigor en diciembre del año anterior, determina que ya no hay un periodo establecido de rebajas. A efectos prácticos, esto significa que los clientes habrán visto descuentos en las tiendas ya desde junio. Oria, explica que “muchos comercios a partir del cambio en la ley han decidido empezar los descuentos casi un mes antes del periodo tradicional que ahora desaparece”.

Ya no se ven largas colas hasta las cajas. Con el adelanto de las fechas los consumidores han espaciado sus compras. Pese a que las dos primeras semanas de julio han sido las más importantes en cuanto a ventas, estas ya no se concentran tanto en los primeros días. “Ahora hay un nivel mantenido, no hay grandes compras y aglomeraciones, pero aun así, esperamos que el resultado sea igual que en 2012”, corrobora Manuel García-Izquierdo, presidente de CEC. A punto de terminar julio, muchos comerciantes esperan seguir aprovechándose en agosto del respiro que las rebajas han supuesto para el consumo.