Empresas

"Sea cual sea, el próximo Gobierno mantendrá la misma postura en Europa”

El superministro de Finanzas y brazo derecho de la canciller alamana, Wolfgang Schäuble, concede una entrevista a Capital a falta de un mes de la gran cita electoral que tiene en vilo a toda la UE. Todos, dentro y fuera de Alemania, están pendientes de sus palabras. Lea aquí un estracto de sus declaraciones:

–Si, como dicen las encuestas, Merkel gana otra vez, ¿habrá algún cambio en la postura alemana en el Consejo Europeo?
–Ninguna cámara parlamentaria en Europa ha estado más involucrada que el Bundestag en dar forma a la gestión de la crisis de la eurozona. Cada paso del camino, ya hablemos de grandes cambios en la arquitectura o de programas asistenciales individuales, ha sido refrendado por los parlamentarios. Si consulta el registro de votaciones, verá que en la mayoría de los casos el Parlamento aprobó las propuestas del Gobierno con mayorías del 80%, incluida la oposición. Existe un amplio consenso en Alemania sobre cómo hemos gestionado la crisis, cómo hemos avanzado, qué es lo que hemos hecho y qué es lo que no. Estoy convencido de que el próximo Gobierno, sea cual sea su composición, mantendrá las misma posición cuando vaya a Europa.
–Muchos españoles creen que no será bueno para ellos que Merkel gane. ¿Qué les diría para que cambien de opinión?
–Una economía española fuerte es crucial para la zona euro. España ha hecho progresos reseñables hasta ahora. El déficit estructural se ha reducido, la balanza por cuenta corriente ha mejorado y debería ponerse en positivo este año según la Comisión Europea. Estoy impresionado con el compromiso español con las reformas. No hay que negar, sin embargo, que la situación actual es complicada y que llevará tiempo que las reformas den resultados tangibles para los hogares españoles. Me preocupa el alto grado de desempleo juvenil en muchos de nuestros países vecinos. No podemos permitirnos sacrificar a una generación entera que, después de haber completado su formación, se quede fuera del mercado laboral. Las reformas estructurales implementadas en la eurozona traerán, finalmente, más puestos de trabajo, pero no podemos permitirnos esperar a que estos resultados se materialicen. Debemos sumar estos esfuerzos a largo plazo con iniciativas concretas que generen alivio a corto plazo, incluso en el muy corto plazo.
–¿Estaría Alemania dispuesta a aceptar medidas de estímulo?
–Los estímulos económicos, sean financiados por déficit presupuestario o por los bancos centrales, pueden generar pequeños  empujones de crecimiento y deben utilizarse para ayudar a la economía a contrarrestar un gran shock externo, como la caída de Lehman Brothers. Una cosa que no pueden hacer, sin embargo, es generar crecimiento sostenible y a largo plazo. Además, tienen un coste: una vez que el estímulo espira, la deuda que ha generado debe devolverse, limitando de manera severa el margen de maniobra de un estado para absorber otro golpe. Esta es la situación que gran parte de Europa se encontró en 2010: muchos de los estados miembros golpeados por la crisis de la eurozona no podrían haber financiado estímulos aunque hubiesen querido. Pero la crisis que la eurozona ha atravesado, que ha revelado debilidades estructurales severas en muchos de los modelos económicos de los estados miembros, no es del tipo que pueda solucionarse mediante estímulos. No olvidemos que la crisis empezó con un colapso completo de la confianza de los mercados en la habilidad de los estados miembros para devolver sus deudas. No, este tipo de crisis solo se puede ganar reparando las finanzas públicas y las estructuras de nuestras economías a través de presupuestos ajustados y reformas. Por supuesto, se deben diseñar unas políticas fiscales prudentes para impulsar el crecimiento. Ningún recorte presupuestario puede sustituir a una reforma estructural. Ambos son necesarios. Estos ajustes requieren tiempo antes de que se traduzcan en un mayor crecimiento y empleo. Y para suavizar esa transición, mi Gobierno ha empujado iniciativas europeas y bilaterales (…)

Encuentre la revista en el quiosco o en la Apple Store y ¡siga leyendo!