Economía

Margallo: "El adeu de Cataluña a España sería el adeu a la UE"

A pocas horas de que mañana se celebre la Diada de Cataluña y de que se forme una cadena humana a favor de la independencia catalana, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha advertido esta mañana al Gobierno de la Generalitat de que “el adeu a España sería el adeu a la Unión Europea” y de que la economía no quedará al margen. “La Marca España tendría para Cataluña consecuencias económicas importantes. Expertos internacionales han evaluado la pérdida del Producto Interior Bruto entre el 20 y el 25%, ha asegurado el canciller.

El ministro, en el Foro España Internacional celebrado esta mañana en Madrid, ha mostrado su convicción de que “no cabe una secesión pactada [con el Gobierno de la Generalitat], sino que se trataría de una declaración de independencia unilateral que tendría gravísimas consecuencias para España y, también, para Cataluña”. Cerró por tanto las puertas a acordar un posible referéndum. Sin embargo, en un contexto en el que se han retomado las negociaciones -en secreto- entre el Ejecutivo central y la Generalitat, Margallo ha abogado por buscar una fórmula que permita a Cataluña “encajar” en España. En su opinión, es posible que la forma de organización política tenga que ser revisada.

El ministro ha reconocido, además, que ni el separatismo ni la corrpución política son buenos mensajes para la imagen internacional de nuestro país. Además, ha asumido que, tras el varapalo olímpico, “hay que retomar la imagen de España”. De hecho, ha ido más allá en las causas de la derrota de la candidatura Madrid 2020. Sin entrar en la petición de posibles dimisiones, el titular de Exteriores ha apuntado que, en los corrillos en Buenos Aires, se argumentó como uno de los motivos para elegir a Tokio que “el 70% de la clase media mundial en 2020 estará en Asia, lo cual tendrá repercusión en los derechos televisivos”. Como otro factor, ha llegado a considerar “lógico” que los países europeos que aspiran a acoger los Juegos en 2024 “tuvieran cierto interés en que no se celebre en Madrid la cita olímpica de 2020 porque limitaría o anularía prácticamente sus oportunidades”.

Preguntado por si considera que esa falta de apoyo comunitario ha podido liderarla Reino Unido por el contencioso sobre Gibraltar, Margallo le ha restado importancia: “Estoy seguro de que un país socio, aliado y amigo no caería en la mezquindad de pasar factura en el tema de los Juegos. España no lo hubiera hecho y entiendo que los países amigos no actúan de manera torticera”.