Estilo de vida General

La Gran Vía ya tiene su marcapasos

Equipado con un jersey a rayas, y con la maleta preparada, ¿soñaba cuando era joven con conocer Venezia? ¿Se le pasó alguna vez por la cabeza echar unos polvos pica-pica a alguien que se lo merecía? ¿Era de los que tenía pesadillas soñando que le había dejado su novia hawaiana o de los que se levantaba dando un salto mortal? ¿Siempre ha estado enamorado de Marta, y de su marcapasos, aunque no sabía nada de ella?

Si cualquiera de estas preguntas, lejos de resultarle extrañas, le ha robado una sonrisa y algún que otro recuerdo, está de enhorabuena. Desde hoy podrá disfrutar de todos y cada uno de los grandes éxitos de los Hombres G en su musical Marta tiene un marcapasos, en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid.

¿La excusa? Presentar a Marta en sociedad, ya que aunque casi todo el mundo haya tarareado alguna vez su canción, ni siquiera sus creadores conocían su historia. Quien le ha dado voz durante más de tres décadas, David Summers, llegó a reconocer que la letra de todo un himno de los 80 es surrealista, una “empanada mental” de referencias cruzadas sobre la Pasionaria y la primera película de la saga Alien. Ahí es nada.

Sin embargo, Marta se ha reivindicado. Hace unos años empezó a cobrar vida de la mano de Andreu Castro y, en este 2013, se ha convertido en una veinteañera de carne y hueso que –con el beneplácito de los G– se subirá a las tablas de un escenario para contar quién es, de dónde viene y, sobre todo, qué siente. Su marcapasos está listo y ella aguarda a que se levante el telón para contarnos su gran aventura. Marta, sin el permiso de su madre, pero escoltada por su mejor amiga, coge un avión en su México natal rumbo a España. Quiere encontrar a su padre, un exhippie al que ni conoce y que ni siquiera sabe de su existencia porque cuando su madre se quedó embarazada puso el Atlántico de por medio.

Su viaje da juego desde el principio. En el vuelo conoce a Nico, un chico que le llama la atención y que, casualidades de la vida, volverá a cruzarse en España. ¿Adivinan dónde? En el lugar en el que consigue localizar a su padre: un chiringuito de playa. Su padre es el dueño y Nico trabaja para él. Ahí se desarrolla gran parte de la escena y, también ahí, empiezan los problemas… Marta no puede vivir emociones fuertes porque su corazón no puede revolucionarse y menos aún se puede enamorar. Como diría otro grande de los 80, hasta ahí puedo leer.

Marta4

 

Ésta es la trama de una comedia que entrelaza amor y superación al ritmo de los mejores temas de los Hombres G. Los 25 actores de reparto, encabezados por una debutante Claudia Martínez en el papel de Marta y Marc Parejo interpretando a Nico, cantarán y bailarán los grandes hits que seis músicos interpretarán en directo. No faltarán Venezia, Suéltate el pelo, Sufre mamón, El ataque a las chicas cocodrilo, Nassau, Temblando, Te quiero o Voy a pasármelo bien.

En un ensayo, cuando queda muy poco para desplegar la alfombra roja, nos recibe Juan Baena, su productor. Mientras, en el escenario, cada actor interpreta su papel bajo la atenta mirada del director, Borja Manso, de todo el equipo técnico y de un espectador de excepción: el guitarra y teclado de los G, Daniel Mezquita.

Baena empieza por el principio. Su idilio con los G  –que Mezquita nos deja claro que fue mutuo– comienza en 2011. El cuarteto pop llevaba tiempo con ganas de entrar a formar parte del cartel de grupos de los 80 con musical propio y el proyecto de Baena les interesa. Sólo hay una condición: “Estar en todas las decisiones importantes del musical”. Y queda claro que así ha sido… y sigue siendo. David Summers, Daniel Mezquita, Rafael Gutiérrez y Javier Molina participaron en todos los castings que se realizaron en España para poner nombre a los 25 elegidos de entre más de 5.000 candidatos. Son habituales en los ensayos y no se lo diga a nadie, ¡no descartan subirse al escenario en el estreno!

“Es un musical que tiene todos los ingredientes para ser un éxito: que el grupo sea muy conocido, que sus canciones sean muy divertidas y se las sepa todo el mundo, que esté en la Gran Vía y que esté dirigido a los que eran jóvenes en los 80”, confía Baena desde la experiencia de haber producido hace unos años Es por ti, el musical de Cómplices. “Aquel fue un máster grandísimo, pero carísimo”, reconoce, para confiar en que ahora su apuesta salga bien.

Para ir sobre seguro, Baena nos adelanta sus planes: “Nuestra idea es estar dos años en Madrid y, después, hacer gira por otras ciudades españolas. Además, con otra compañía, queremos que el musical llegue en 2014 a México, donde triunfaron los G”. No será el único destino de Marta. También planea viajar a Perú, Colombia y EEUU. De momento, le espera en la Gran Vía y ha prometido invitarle a una copa mientras late su marcapasos (va en serio). Tictac, tictac.