General Tecnología

El deporte se busca la vida a base de innovación

Increíble pero cierto. En la Segunda División B, la tercera categoría del fútbol español, milita un equipo que es casi tan famoso como el Real Madrid o el Barcelona. Se llama La Hoya Lorca Fútbol Club y sus camisetas se venden en Malasia, Brasil, Japón o Inglaterra casi al mismo ritmo que las de Messi o Cristiano Ronaldo. ¿No se lo cree? Pues no le engañamos. “El éxito de la segunda elástica del club ha desbordado las previsiones. Nos llegan pedidos de todo el mundo y nuestro fabricante está desbordado”, asegura Manolo Molina, director deportivo del club murciano.

lorca-dentroLa razón que explica el reconocimiento mundial de La Hoya Lorca es el extraño diseño de su camiseta, que ha sido reconocida en una votación como la más fea del mundo. “Nuestros patrocinadores son productores de brócoli. Entonces se nos ocurrió que la empresa que nos viste ideara una indumentaria que nos identificara con ellos. Cuando nos trajeron el modelo nos quedamos atónitos, pero aceptamos porque pensamos que llamaría la atención”, explica Molina. Acertaron. El brócoli mecánico, nombre con el que se les conoce en el mundo del fútbol, no se arrepiente para nada de sus actos. “Lo importante es que se hable de ella y del sector del brócoli, que es de lo que vive mucha gente en la zona. Hasta ahora, todos estamos contentos con el éxito de la equipación”, añade Molina.

Sirva este curioso ejemplo para demostrar cómo en la actualidad los clubes se buscan la vida e innovan de mil maneras posibles para aumentar los ingresos atípicos, aquellos que no tienen nada que ver con la venta de entradas o con las cuotas de los socios. “Las entidades deportivas tienen tres vías de ingresos que se dividen de manera homogénea: derechos deportivos, márketing y patrocinio y día del partido. Lo que pasa es que la primera pata, la que incluye los derechos de televisión, se ha visto reducida y los equipos deben generar dinero por otras vías. Estos caminos son nuevas actividades, experiencias y la explotación de la información”, asegura Javier Sobrino, experto en gestión deportiva y autor del libro El Deporte, sector de actividad económica.

El desarrollo de nuevas actividades supone ampliar el concepto del día de partido, explotando las instalaciones para romper la estacionalidad producida por los propios eventos. Ejemplos clásicos en este sentido son los actos para empresas que organizan en el Málaga. Aunque también hay otros más siniestros y a largo plazo como la posibilidad de ser enterrado en columbarios instalados en algunos estadios de equipos del renombre del Betis o del Barcelona.

hOCKEY-dentroEn cuanto a nuevas experiencias, el deporte también está innovando con ideas tan curiosas como las que se dan en algunos campos de cricket australianos, que han instalado redes wifi de alta capacidad para que los espectadores que asisten a los partidos puedan hacer apuestas en directo. Otro buen ejemplo en esta línea es el sinfín de actividades paralelas (restauración, compras, etc.) que se organizan durante la celebración del Mutua Madrid Open de tenis. “El último punto, la gestión de la información es el futuro y es la clave para que estas entidades sean capaces de convertir al socio en cliente, y logren fidelizarlo”, añade Sobrino.

Desnudas por una buena causa. Mucho más que fidelizar es lo que han logrado en el equipo de hockey femenino Igualada FHCP. Sus jugadoras han sido capaces de conseguir que un buen número de anónimos samaritanos las salvaran. “Todo surgió a mediados de julio. Nuestro club estaba unido a otro masculino de la localidad, pero de repente nos comunican que escinden el contrato. Eso nos dejaba sin opciones de poder competir en la máxima categoría del hockey”, explica Jordi Besa, tesorero del Igualada FHCP. Lejos de venirse abajo, al día siguiente de recibir la mala noticia, todas las jugadores colgaron un vídeo en YouTube para captar socios y sponsors. Pero no fue uno más en la red, sino que estas deportistas aparecían completamente desnudas pidiendo que no las dejaran en pelotas, y que las dieran vida. “La campaña funcionó y la notoriedad fue inmediata. Ya hemos conseguido reunir más de la mitad del presupuesto y estamos hablando con empresas para que nos ayuden en el futuro. Eso nos ha permitido seguir existiendo y competir”, asegura un orgulloso Jordi Besa, que fue el responsable de idear esta llamativa campaña. “Si nos hubiéramos quedado quietos, el Igualada FHCP, que ha ganado cuatro campeonatos del mundo y que ha aportado más de 10 jugadoras a la selección española, hubiera desaparecido”, añade.

estudiantes--dentroOtro club que también ha demostrado que sabe buscarse la vida como pocos es el Estudiantes. En su caso (como en el resto del baloncesto) el problema viene de la bajada casi a cero de los derechos de televisión. Ante esta situación, las soluciones para algunos pasan por lograr más dinero de sus propietarios, que suelen ser ayuntamientos (Valladolid), mecenas (Valencia) o empresas (Unicaja). “El Estudiantes no tiene esas opciones. Para alcanzar el presupuesto, contamos con nuestra marca, la masa social y de simpatizantes y nuestro propio origen como institución educativa. Por eso hemos buscado ingresos creando negocios que utilizaran nuestras fortalezas”, explica Juan Francisco García, presidente del Estudiantes. En concreto, la institución del Ramiro de Maeztu ha buscado el dinero que le falta a través de la formación, la salud y el ocio. “Uno de nuestros proyectos más importantes es el colegio concertado Estudiantes Las Tablas. También tenemos un gimnasio para los socios, pero que está abierto a todos”, añade el presidente. El club también trabaja su faceta con las empresas, ofreciendo una labor de relaciones públicas, que incluye actividades de formación, visitas a museos, excursiones 4X4, viajes para seguir al equipo, etc. “Con la que está cayendo, si nos quedamos en casa sin hacer nada, estamos perdidos”, asegura Francisco García.

cultural-dentroLa Cultural Leonesa tampoco se resigna a su suerte. “Hace dos años lanzamos una compañía que consistía en que un patrocinador apadrinara a un miembro del equipo. Al hacerlo, el jugador tenía una relación directa con la firma. Asistía a actos promocionales y en su camiseta aparecía el logo de la empresa. Logramos cuatro apadrinamientos”, explica Javier Álvarez, portavoz de este equipo de fútbol que milita en Segunda B. La experiencia les resultó tan positiva que este año han repetido idéntica estrategia pero con los socios. “Si uno de nuestros abonados logra que otro leonés se apunte, esa persona puede disfrutar de entradas gratis para los partidos más importantes de la temporada”, añade Álvarez. ¿Último invento? Vestir a los jugadores de legionarios para captar más socios. “Hemos creado la campaña Somos León. Somos legión. Para conseguir que los leoneses se alisten con La Cultu. Nuestro objetivo es llegar a los 4.200 socios, que es el número de soldados de una legión. De momento ya hemos superado los 2.000”, explica Álvarez.

Como se puede ver por estos ejemplos, la innovación también ha llegado a los clubes. Algo fundamental si se quiere sobrevivir en unos tiempos en los que el dinero público y el privado huye de la mayoría de los deportes. A pesar de eso, algunos han logrado seguir marcando goles por toda la escuadra.