Economía General

La opinión de Cospedal: La marca España en auge

La reivindicación de la marca España que propone la revista Capital con la elaboración de este informe –a la que me sumo plenamente convencida de las posibilidades de nuestro país–representa una magnífica oportunidad para hacer un alto en el trepidante ritmo de los acontecimientos, y reflexionar acerca de los notables avances que hemos logrado en los últimos dos años.

Si bien la generación de empleo no está siendo tan rápida como todos desearíamos, los indicadores macroeconómicos apuntan a que estamos dejando atrás la crisis. A instancias del Gobierno de España, nuestra nación ha iniciado un proceso reformista absolutamente necesario y sin retorno que nos ha permitido, entre otros logros: reducir el déficit, estabilizar las cuentas públicas, abandonar la recesión en la que estábamos inmersos, aumentar la competitividad de nuestras empresas e incrementar de forma histórica las exportaciones.

La suma del esfuerzo, la determinación y la responsabilidad demostrada una vez más por la sociedad española ha logrado revalorizar la marca España y convencer a los países de nuestro entorno de que somos una nación seria y solvente. Un país con mucho que ofrecer en términos económicos y productivos y en el que se puede invertir, como ya destacan diferentes entidades y medios de comunicación internacionales.

La esencia de la marca España se asienta sobre los valores de la constancia, la unidad, la ilusión y el esfuerzo o, lo que es lo mismo, la fuerza de España reside en unos ciudadanos que han demostrado estar a la altura de las circunstancias y saber hacer frente a los zarpazos de la crisis con un sentido de la responsabilidad y una capacidad de trabajo dignas de elogio y admiración.

En estos últimos años los españoles, lejos de rendirnos, hemos luchado con ahínco para sortear la crisis. Hemos tejido una gran red de solidaridad para atender a los que peor lo están pasando, y hemos paseado el nombre y el buen hacer de España por los rincones más remotos del mundo desde ámbitos tan distintos como el deporte, la actividad empresarial, la gastronomía, o las artes.

Por todo ello, debemos seguir reforzando la marca España culminando el proceso de modernización y de reformas que hemos iniciado y sumando esfuerzos. No hay duda de que si algo hemos demostrado los españoles, hasta ahora, es que la unidad constituye la mejor arma para superar las adversidades.

Estamos muy cerca de cerrar una etapa que ha supuesto un gran coste para España en términos de desempleo, confianza, credibilidad y estado de ánimo nacional. Aún queda mucho camino por recorrer y, pese a que las cifras apuntan a que nos encontramos en el camino de la recuperación, nuestras expectativas solo se verán colmadas cuando logremos la deseada generación de empleo.

No obstante, después de varios años de sacrificios e incertidumbre, debemos mirar al futuro con optimismo porque vamos a salir de esta situación, como hemos salido de otras a lo largo de nuestra historia. Por todo ello, por lo que representamos, y por el esfuerzo y el trabajo de nuestros compatriotas, podemos y debemos sentirnos orgullosos de ser españoles y de pasear la marca España.