General Mercados

Guindos no engaña: "Aún queda muchísimo por hacer"

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, compareció ayer en un desayuno informativo de Europa Press para resumir el estado de la actividad económica española y avanzar algunas claves de cara al futuro.

Como viene siendo habitual, el ministro hizo énfasis en las señales que él considera positivas: crecimiento económico, freno en las cifras de desempleo y tendencia a la creación de puestos de trabajo, exportaciones, reducción del endeudamiento privado, variables financieras en dirección correcta (mayor facilidad en la financiación del Tesoro), ajuste en el precio de la vivienda… De Guindos incluso resaltó el aumento en los flujos de crédito nuevo: en el consumo, las empresas (tres meses en positivo) y las líneas ICO.

El ministro destacó que nuestra competitividad ha mejorado. Ese es un elemento que ha redundado en la mejora de nuestra imagen de cara al exterior, junto con otros: “Hace dos años no se creían nuestras cuentas”, afirmó.

De Guindos aseguró que la recuperación va a ser “visible” este año, y que en el primer semestre va a haber creación de empleo. Pero dejó claro que “aún queda muchísimo por hacer”.

El ministro apuntó que “el sector financiero ya está saneado y en posición de empezar a apoyar la recuperación”. Y en cuanto a nuevas reformas, señaló que el Ministerio trabaja en medidas alternativas a la financiación bancaria que presentará en breve. Quizá la más destacada sea la creación de entidades de capital riesgo pyme, que dedicarán al menos el 70% de su inversión a pequeñas y medianas empresas, les prestarán asesoramiento y gestión y podrán financiarlas con deuda pública. Además, anunció la creación de iniciativas para refinanciar y reestructurar empresas que podrían ser rentables, pero tienen problemas de deudas que pueden acabar con ellas.

El ministro valoró positivamente todas las reformas puestas en marcha, y confía en que España vuelva a los niveles de renta y empleo previos a la crisis (hoy contamos con siete puntos menos de renta y tres millones de puestos de trabajo perdidos, reconoció). En cuanto a las predicciones sobre España (1% de crecimiento del PIB y 25% de tasa de desempleo), aseguró que se encuentran en la banda baja, y que espera que sean mejores.