Economía General

La renta variable seguirá seduciendo

En 2014 los inversores mantendrán su interés por la renta variable, sobre todo ante las evidencias de un crecimiento real sostenible en Estados Unidos. En un contexto de inflación y crecimiento nominal bajos, no hay razón para que los tipos de interés suban, por lo que una estrategia basada en acciones que generan rentas va a seguir siendo atractiva en el próximo ejercicio.

Por regiones, los focos de atención en EEUU serán la retirada de estímulos de la Fed y las mejoras en el doble déficit, tanto el presupuestario -que era del 10% del PIB en 2009 y se espera que en 2015 sea del 3%-, como el de la balanza comercial -gracias a la mejoría que ha supuesto el cambio estructural que representa la energía del esquisto-.

Europa, en incipiente recuperación, tiene unas valoraciones atractivas y la mitad de las compañías ofrecen una rentabilidad por dividendo superior a la de los bonos. En Japón, los estímulos monetarios y ajustes presupuestarios de Abe deberían posibilitar alzas en la renta variable -aunque se requerirán reformas políticas audaces para prolongarlas-, al igual que en los mercados emergentes, donde habrá que discriminar con cuidado.

Pero la subida de los mercados puede ser más rápida que la de los beneficios, lo que encarecería las valoraciones y podría traer consigo una corrección. De ahí la importancia de elegir acciones que tengan un potencial de crecimiento de los beneficios por encima de la media. La gestión activa mediante el análisis fundamental será más importante que nunca.