Economía General

Si Occidente le aísla, Rusia mirará hacia Asia

La reciente crisis de Crimea ha producido distintas reacciones frente a la postura anexionadora de Rusia. Mientras que Europa o Estados Unidos se inclinaban por las sanciones, países como China descartaban cualquier crítica. ¿Se traducirá esta disparidad en una alianza más fuerte entre ambos países?
El país presidido por Vladimir Putin parece dispuesto a mirar más a Oriente que a Occidente. El proceso podría acelerarse si en la visita del máximo mandatario a China el próximo mes de mayo se sella un macroacuerdo de distribución de gas. Con él, el país oriental se convertiría en un mercado tan importante que podría hacer prescindibles otros. Aún así, hay que tener en cuenta que Europa es hoy el principal cliente de empresas como Gazprom, principal extractor de gas natural del mundo, que China en principio pagaría un menor precio y que incluso podría rebajarlo, aprovechando las tensiones con Europa.
En la actualidad, Rusia proporciona un tercio del gas que se consume en la Unión Europea. Sin embargo, China desbancó el año pasado a Alemania como principal comprador de petróleo a Rusia.
Si Rusia quedara aislada por las sanciones de Occidente, la cooperación con China podría extenderse a otros terrenos. Por ejemplo, China estaría muy interesada en invertir en Rusia en infraestructuras y energía. Rusia podría venderle más aviones de combate.
El volumen comercial entre China y Rusia creció un 8,2% en 2013, hasta los 8.100 millones de dólares. Pero Rusia es para China el séptimo país en términos de exportación, y no está ni entre los diez primeros en materia de importación. La Unión Europea es el principal socio comercial de Rusia: supone más del 50% de la balanza.
Japón es otro de los países donde Rusia podría incrementar su presencia. Pero el país nipón tiene un problema. Como miembro de una de las siete principales economías del planeta, es posible que sea vea obligado a aplicar sanciones.
Rusia espera doblar el suministro de gas y petróleo a Asia durante los próximos veinte años, y Japón es parte importante de esa demanda. Importa una cantidad elevada de combustibles fósiles para reemplazar la energía perdida como consecuencia del cierre de su central nuclear de Fukushima.

La India es otro de los países donde Rusia podría crecer. De hecho, se encuentra entre los que han recibido el agradecimiento de Putin por su postura de “moderación y objetividad” ante el conflicto de Crimea.