Economía General

Ya ni nos molestamos en buscar empleo

A pesar de los cantos de sirena con los que el presidente del Gobierno nos regala los oídos día sí y día también anunciando que ya hemos empezado el cambio de ciclo y que la crisis económica ha quedado atrás, la realidad indica que la sociedad no lo tiene tan claro. Al menos eso es lo que se demuestra de un estudio realizado por la consultora de recursos humanos Randstad, que en su última oleada certifica que la búsqueda de otro empleo por parte de los profesionales españoles ha descendido de manera constante desde el año 2012.

dentrooooEs decir, los españoles que tienen la suerte de trabajar prefiere regirse por el “virgencita virgencita que me quede como estoy” que por la búsqueda de un futuro laboral más provechoso. Así, en el primer trimestre de 2012, el porcentaje de ocupados que reconocía buscar activamente otro empleo superaba el 16%. En cambio en este primer trimestre de 2014, el porcentaje ha descendido al 12,3%.

Este descenso viene provocado por la cautela de los profesionales ocupados hacia una modificación de su situación laboral. Sin embargo, Randstad ha detectado un cambio de tendencia cuando se atiende al sexo de los empleados. En ese caso, las mujeres se han mostrado más arriesgadas, ya que el 13,6% reconoce que sí que busca empleo por solo el 11% de los acomodaticios varones.

Por comunidades autónomas, el estudio detecta que Galicia, Aragón y Madrid son las regiones con mayor porcentaje de trabajadores buscando otro empleo, con medias por encima del 15%. En el otro lado de la baraja tenemos a la Comunidad Valenciana, 7,7%, Cataluña (11,7%) y Asturias (12%).

Curiosamente el mismo estudio también indica que el grado de satisfacción en el trabajo es de casi el 70%, con cántabros y madrileños como excepción a la regla al mostrarse menos satisfechos por su actual situación profesional, con porcentajes del 64% y 66%, respectivamente. Por otro lado, los empleados de Castilla-La Mancha son los más felices con, el 71,2%.

Este tipo de estudios demuestra que la tan cacareada salida de la crisis y caída del paro están todavía a años luz de ser una realidad tangible para la inmensa parte de la población española.