Empresas General

Los secretos de Pacari, el mejor chocolate del mundo

¿Saben cuál es la clave para llegar a ser el mejor en algo? Pues para conseguirlo se necesita contar con la mejor materia prima, cuidar todos los procesos, trabajar duro, investigar, bajar a la arena, mancharse y pegarse con quien haga falta. En definitiva, mucho esfuerzo y cuidar todos los detalles. Solo así se consigue ser el número uno. Esta definición genérica sirve para contar cómo un chocolate que viene de Ecuador le ha mojado la oreja a los maestros chocolateros suizos y franceses para alzarse con la categoría de mejor chocolate del mundo, según los certámenes más prestigiosos del sector, como los International Chocolate Awards.

dentro-1El producto tiene el nombre de Pacari y uno de sus fundadores nos explica qué es lo que tuvo que hacer para convertirse en la referencia a seguir. “Mi último coche lo vendí tras haberle hecho 300.000 kilómetros, visitando fincas y hablando con agricultores. En esta profesión parece obvio que se deba tener contacto con el campo, que es de donde sale mejor materia prima. Pero eso no lo hacía ninguna empresa. Entonces llegamos nosotros y nos metimos de lleno donde están los mosquitos y la malaria”, explica Santiago Peralta.

En otras palabras, lo que hizo el cofundador de Pacari, junto a su esposa Carla Barboto, fue mancharse, meterse en el barro, ensuciarse las manos. Y todo para conseguir que los agricultores les dieran a ellos la mejor materia prima. Así se sencillo y así de difícil. Gracias a ese descomunal esfuerzo, y a que pagan el cacao mejor que el resto de las empresas, Pacari puede presumir de ser capaz de elaborar el mejor chocolate del mundo. “Tenemos 3.000 familias de agricultores que trabajan con nosotros y que se benefician de los éxitos de la empresa”, asegura Peralta. Y es que la responsabilidad social de esta empresa va más allá de ofrecer más dinero que los demás por el cacao de origen certificado, significa colaborar estrechamente ayudando a los agricultores y llevando a cabo un gran número de proyectos sociales.

 

Carla Barboto y Santiago Peralta, fundadores de Pacari.
Carla Barboto y Santiago Peralta, fundadores de Pacari.

Todo ello lo han conseguido estos empresarios en menos de diez años, ya que la empresa se fundó en 2008. En tan solo ese corto periodo de tiempo, Pacari ha superado a las centenarias chocolaterías francesas y suizas y ha colocado a Ecuador en el mapa del chocolate de calidad hasta el punto de lograr que estrellas mediáticas como Oprah Winfrey lo consideren su vicio favorito. “Par llegar a ese nivel es necesario mantener una buena relación con los proveedores, fomentando relaciones a largo plazo y provocando que ellos se beneficien de nuestro crecimiento”, añade este empresario que hasta que puso en marcha su sueño no tenía nada que ver con esta industria, ya que antes, tanto él como su mujer, desempeñaban su labor en el sector financiero.

A pesar de su inexperiencia, Peralta y Barboto han cumplido la misión de cambiar la historia del chocolate en su país natal. “Ecuador tiene más pájaros que Brasil. Tiene una biodiversidad inmensa. Todo eso influye en el cacao. Pero nadie lo aprovechaba. Ecuador se limitaba a exportarlo a granel. Eso se hizo durante 300 años hasta que nosotros decidimos apostar por el chocolate orgánico”, explica Peralta. Como a él le gusta decir, se hartó de esta situación y un día se le encendió la bombilla que transformó la industria alimentaria de Ecuador. Pero no contento con ello, Pacari se preocupa por mejorar cada día, buscando sabores diferentes. “El cacao nació en Ecuador. De hecho hay pruebas de que cuando los egipcios construían las pirámides aquí ya se consumía cacao. Eso hace que tengamos una variedad de materia prima sin igual en el mundo. Por eso Pacari viaja a todas las zonas que puede porque cada una de ellas le aporta algo diferente a cada chocolate. Intentamos sacar lo mejor de cada lugar. Luego en la fábrica, lo estudiamos y aprovechando la tecnología y maquinaria propia desarrollamos las diferentes barras”, añade Peralta.

El secreto están en el campo.
El secreto están en el campo.

Y si hablamos de barras, esta empresa tiene chocolate de todo tipo de sabores. Es lo que ellos llaman chocolate con imaginación. Por eso la empresa combina el cacao con otros productos del continente para elaborar productos únicos y diferentes. En el proceso de desarrollar estos sabores, Pacari ha creado nuevos modelos de agricultura orgánica sostenible que primeramente beneficia a mujeres de comunidades de tierras empobrecidas de la sierra andina. Por ejemplo, las uvillas, un cultivo de la zona que estaba marginado, y que ahora son cultivadas exitosamente por más de 100 mujeres quechua-parlantes que son parte de una cooperativa que también seca las bayas usadas en algunos productos Pacari.

Otros ejemplos de sabores sería el de caramelo y azúcar morena en las barra Pacari Esmeraldas, las notas florales y los frutos secos en Manabi, el toque picante de Nube, etc. “Tenemos barras que cuestan 2 o 3 dólares pero hay otras que no se venden por menos de 50 euros”, explica Peralta.

¿50 euros? ¿Un chocolate? Desde luego esta firma ha conseguido lo imposible. A pesar de esos precios exporta más de 1,5 millones de barras al año. Una cifra que cada año va en aumento. Está claro que nadie quiere perderse los sabores del mejor chocolate del mundo. Algo que ya se puede degustar en España.