Economía General

Tres de cada cuatro empresarios espera mantener o incrementar el empleo

Buena noticia: los empresarios perciben una cierta mejora del clima económico. Así se desprende de una encuesta elaborada entre los socios del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), en la que se pone de manifiesto que algo está cambiando. Así, y preguntados sobre la situación económica actual, ha aumentado su valoración, pasando de 2,22 puntos, en 2013, a 4,09 puntos, en 2014. Cierto que todavía no llega al aprobado, pero supone multiplicar por dos su visión.

Además, y por lo que se refiere a las previsiones empresariales para 2014, el 69% de los socios del IEF cree que este año aumentarán las ventas de su compañía; el 76% (tres de cada cuatro), espera mantener o incrementar los niveles de empleo actuales; y el 59% (dos de cada tres), piensa aumentar su inversión en España. “La coyuntura económica está cambiando”, afirmó Javier Moll, presidente de la institución. Y añadió: “Hay datos que invitan a pensar en un futuro mejor para nuestra economía y, por tanto, para todos los españoles”.

En su opinión, es necesario estimular la proliferación de nuevos empresarios familiares con medidas dirigidas a atraer al mundo de la empresa a quienes tienen capacidad de iniciativa, talento, creatividad y no temen al riesgo para crear nuevos centros de trabajo que contribuyan a acabar con la lacra del paro que tanta frustración produce hoy entre las generaciones más jóvenes. “Tenemos que conseguir volver al nivel de empleo de antes de la crisis”, ha dicho.

Moll valoró positivamente las iniciativas puestas en marcha por el Ejecutivo, entre las que citó “la Ley de Emprendedores y su internacionalización, la reforma de la Ley Concursal y la tarifa plana para la contratación indefinida”, entre otras. Y recordó que “permanencia, valor, y paciencia son virtudes necesarias en la empresa familiar”. También subrayó que “no nos podemos dejar cegar por la realidad cotidiana, tenemos que mirar más allá. Las empresas familiares han sobrevivido por la voluntad de continuar lo que nos fue transmitido. Las familias unidas en una empresa, pueden superar cualquier crisis si renuncian al miedo y al egoísmo. No es la primera crisis que las empresas familiares padecen a lo largo de la historia. Las que han tenido claros sus valores han podido superar todas las dificultades”.