Economía General

Llega el eMule del automóvil

Pocas cosas parecen sorprender ya en el mundo de los negocios. Pero, muy de vez en cuando, surge alguna novedad que llama la atención por su increíble originalidad. Normalmente estas ideas locas suelen venir del otro lado del charco, de algún lugar no muy lejano a Silicon Valley. Otras veces, las menos por desgracia, tienen su origen en España. Nuestra última locura empresarial es la creación del primer servicio del mundo de peer to peer de alquiler de coche del mundo. En otras palabras, y como se decía en el titular, se trata del primer eMule de la industria del automóvil.

dentro-1Pero, ¿en qué consiste este invento? Pues que los ciudadanos de la ciudad de Madrid tienen la posibilidad diferente de tener un coche nuevo. Esta vez no tendrán que comprarlo en un concesionario sino que bastara con hablar con la gente de Bluemove. Esta empresa de carsharing entregará al interesado un vehículo a través de un contrato de renting de entre 50 y 150 euros al mes. La única condición que debe cumplir el comprador es que comparta un porcentaje del tiempo de uso de su coche y lo promueva entre sus amigos y vecinos. Estos últimos pagarán a la compañía las tarifas habituales: 2 euros por hora o 25 por día.

La iniciativa lleva el nombre de “coche de barrio” y entre otras ventajas está la de permitir que un mismo coche cubra las necesidades de movilidad de varias personas, reduciendo las emisiones de CO2 y el espacio público dedicado a aparcamientos. “Hemos creado el primer servicio peer to peer carsharing del mundo que permite solucionar los problemas que tienen los modelos actuales de compartir automóvil en el ámbito local de las ciudades”, explica Gabriel Herrero-Beaumont, socio fundador de esta firma de consumo colaborativo.

La naturaleza compartida del coche de barrio minimiza los costes de adquisición de un vehículo en propiedad y supone pasar de los 15.000 euros que cuesta un utilitario nuevo a un rango de entre 50 y 150 euros al mes. Además el comprador no se tendrá que preocupar por el seguro ni por el mantenimiento. Y tampoco será responsable de lo que le ocurra al coche durante las horas en las que sea utilizado por amigos o vecinos.

Como se puede comprobar estamos ante una iniciativa bastante rompedora que, como otras tantas, proviene del mundo del consumo colaborativo, uno de los más innovadores a la hora de encontrar nuevos nichos de negocio. El tiempo dirá si el eMule del automóvil funciona. Aunque las primeras noticias son positivas, ya que la empresa asegura que cuenta en estos momentos con 20 clientes que han apostado por este servicio.