General Mercados

¿Comercio electrónico, smartphones…? Las empresas españolas siguen ancladas en el pleistoceno

¿De verdad puede existir alguien en la actualidad que piense que el presente, y más el futuro no se juega, y jugará, en Internet y en los dispositivos móviles? ¿Puede haber algún iluminado que se crea que podrá seguir haciendo negocios dentro de unos años sin vender a través de la Red y sin adaptar sus portales a la irrefrenable corriente de la movilidad? Por desgracia, en España existen muchos que piensan así. Y lo más alucinante de todo es que se trata de los empresarios. Sí, esos señores que ganan millones y que generan puestos de trabajo, cuando hablamos de tecnología andan más perdidos que la Selección Española en el Mundial de Fútbol de Brasil.

dentro-1¿No se lo creen? Pues es cierto. Y para demostrarlo nada mejor que acudir a los estudios. Según los datos obtenidos en la Encuesta sobre el uso de TIC y comercio electrónico en las empresas realizado por el INE, las compañías españolas no se están incorporando al e-commerce al ritmo que exige la demanda de los consumidores, en un momento en que la presencia en la red se demuestra como fundamental no solo para crecer, sino para pervivir. En concreto, solo un 15,2% de las firmas nacionales ofrece la posibilidad de realizar pedidos o reservas online, cifra que se reduce hasta el 9,1% en el caso de los pagos a través de sus webs. Es decir, apenas una de cada siete compañías cuenta con la posibilidad de hacer negocio directamente a través de sus sitios web y solo una de cada once permite cerrar compras online.

Estas cifras contrastan con los datos sobre comercio electrónico en España, que sigue creciendo a fuerte ritmo y donde un 55% de los usuarios españoles de internet realizó algún tipo de compra online durante el año pasado. Del mismo modo, las previsiones para el presente 2014 apuntan a un crecimiento del 13,4%, con una facturación que rondará los 12.383 millones de euros. De hecho, el sector mantendrá incrementos de dos dígitos hasta 2017, cuando crecerá un 8%, para un total acumulado del 43,3% durante el cuatrienio 2014-20174.

Un inmenso pastel del que las firmas españolas no podrán disfrutar porque, simplemente, están ancladas en la edad de piedra. Un error descomunal que no tiene disculpa ni en época de bonanza. Pero que, sencillamente, en momentos de crisis, es para que más de un empresario se lo piense en serio.

dentro-2Por si el abandono de la casta empresarial española al comercio electrónico no fuera ya para hacérselo mirar resulta que otros estudios indican que tan solo el 10% de las firmas nacionales adaptan su web a todos los dispositivos móviles del mercado. Es decir que cuando se llega a los estos sites es normal encontrarse el diseño del ordenador tradicional, lo que hace imposible la navegación.

Esto no sería importante si nadie utilizara el teléfono para navegar. Pero es que resulta que España lidera el uso de dispositivos móviles de Europa, con un 66% de tasa de penetración de smartphones y un 23% de tabletas. Esto nos lleva a la conclusión de que el 80% de los internautas accede a Internet desde el móvil, cifra que asciende a un 98% en el caso de los usuarios de teléfonos inteligentes. Además cada vez es mayor el número de personas que llegan a Internet desde una tableta y, también, desde las Smart TV.

Toda esta gente se vuelve loca cuando busca información en el 90% de las páginas de las empresas españolas, lo que, con toda la lógica del mundo, les lleva a tener una experiencia de navegación lastimosa. ¿Resultado? No volverán a entrar en esas páginas. Y tampoco compraran en las mismas.

Toda esta información debería desatascar muchas mentes en las corporaciones de este país para ver si de una de vez por todas entran en el siglo XXI y se atreven a ir a por un consumidor que les lleva bastantes años de ventaja a la hora de aceptar el reto de las nuevas tecnologías.