Estilo de vida General

Los aeropuertos del futuro podrían tener hasta playa

El comparador de vuelos, hoteles y alquiler de coches Skyscanner ha presentado la segunda parte del estudio El Futuro de los Viajes. En él nos adelanta cómo será en el 2024 la experiencia de los viajeros desde que salen del punto de origen, pasando por las terminales con amplias ofertas de ocio y tecnología, hasta llegar a su destino en aviones hechos a medida. El informe predice cómo podrán disfrutar los pasajeros de una facturación rápida y libre de estrés, seguida de un vuelo tranquilo y personalizado.

Aeropuertos del Futuro: terminales tecnológicas y salidas sin interrupciones

Según el informe de Skyscanner, la estancia en el aeropuerto será en el futuro totalmente automatizada, por lo que se producirá una aceleración de todo el proceso: se eliminarán las colas de facturación y hasta los propios mostradores. Los pasajeros podrán facturar su maleta mientras se toman un café y usar sus smartphones para monitorizar los tiempos de espera en la cola de seguridad mientras escogen la mejor ruta para llegar a su puerta de embarque.

El nacimiento del Internet de los objetos significará que cada vez más productos estarán conectados a Internet y entre ellos – 50.000 millones de dispositivos según Cisco-, permitiendo a los dispositivos “hablar entre sí”. Por ejemplo, las etiquetas digitales predefinidas y las maletas incluirán información sobre los detalles del vuelo y el destino permitiendo a los viajeros hacer un seguimiento de sus maletas durante el trayecto.

Estos avances del futuro,  junto con las tarjetas de información biométrica (que sustituirán a los pasaportes) ayudarán a los viajeros  a ahorrar buena parte de tiempo en el tránsito y embarque, y harán que su estancia en el aeropuerto sea mucho más eficiente, agradable y rápida.

Las zonas de embarque y la creación de aerociudades

Una vez pasado el control de seguridad, según el estudio de Skyscanner, las zonas de embarque se convertirán en el comienzo de una experiencia vacacional, un lugar en el que disfrutaremos de la espera y en el que encontraremos hermosos espacios llenos de distracciones: desde galerías de arte y jardines hasta cines en 3D o piscinas en las azoteas. De hecho, según una  encuesta reciente de Skyscanner, al 43% de los pasajeros le encantaría contar con un parque al aire libre o una playa como parte de su experiencia en el aeropuerto.

El deseo de disfrutar de edificios amplios y abiertos conformará el diseño de nuevas e inspiradoras aerociudades repartidas por todo el planeta, aerociudades que evolucionarán y pasarán a ser la principal tendencia en aeropuertos para el 2024.

El informe prevé que en 2024 estos centros de bienestar estarán acompañados de paredes y suelos interactivos, transformando las tiendas en lugares de compras virtuales y creando nuevas experiencias gastronómicas. La tecnología Phygital -Técnicas de venta física y digital -, un nuevo formato de comercio minorista en áreas de tránsito, hará que los viajeros  sean capaces de realizar compras con tan sólo un movimiento de mano o a través de una sencilla orden verbal.

Los vuelos del futuro

Una vez a bordo del avión, la cabina y los asientos no tendrán nada que ver con los actuales, hasta el punto de resultar irreconocibles. El asiento se podrá moldear como si fuera elástico para adaptarse a la forma del cuerpo del viajero. Además, llevará incorporado un control de temperatura individual y un dispositivo holográfico de comunicación y entretenimiento que permitirá hablar en 3D con amigos y familia y ver películas o escuchar música.

Por otra parte, los adaptadores de sonido integrados en el reposacabezas del asiento evitarán que otros pasajeros puedan escuchar nuestras conversaciones, y podremos utilizar guantes hápticos —táctiles, inicialmente en clase business— para poder abrazar a familiares o  estrechar la mano de un colega de negocios.

Según Filip Filipov, director de B2B de Skyscanner, “las tecnologías emergentes  harán que para 2024, el viaje desde la salida del punto de origen hasta la llegada al destino vacacional tenga el potencial de ser una experiencia sin estrés y para el disfrute,  llena de distracciones para todos. Los aeropuertos y los vuelos ya no serán una zona de paso, sino que significarán el comienzo de nuestras vacaciones. Allí  los viajeros se podrán relajar y crear su espacio perfecto según sus necesidades, ya sea en sus viajes de negocios o de placer”.