Empleo General

Una de cada cuatro empresas espera aumentar plantilla

Una de cada cuatro empresas españolas es optimista y cree que, en los próximos doce meses, creará empleo. En concreto, el 28% de las empresas españolas esperan aumentar plantilla, frente a solo un 7% que prevén nuevos despidos. Estas cifras sitúan el balance de perspectivas de empleo (% prevén aumentos menos % prevén descensos de plantilla) en 21 puntos positivos. Se trata del mejor dato desde el inicio de la crisis, cuando hace un año el balance se situaba en -5 puntos, con un 18% de empresas que preveían despidos y sólo un 13% que esperaban nuevas contrataciones. Estas son las principales conclusiones de estudio International Business Report, de Grant Thornton, que recoge trimestralmente las perspectivas de los primeros ejecutivos de empresas medianas y grandes en España y otros 33 países de todo el mundo.

La notable mejoría en las perspectivas de empleo coloca a España por encima del balance medio de la eurozona (17 puntos positivos) y muy por delante de Italia (0) y Francia (10), pero por detrás de Alemania (28). Para Álvaro Sanmartín, socio de Economics & Regulation de Grant Thornton y fundador de Alinea Global, “los datos resultan muy positivos, más cuando este indicador se ha mostrado muy fiable en los peores momentos de la crisis. Sin embargo, han de confrontarse con los niveles de desempleo de cada país. En España habrá creación de empleo en los próximos meses, pero su efecto sobre la enorme tasa de paro será todavía reducido”.

Ejecutivos con smartphone

También mejoran las perspectivas de las empresas españolas en cuanto a subidas salariales aunque, en la práctica, podrían suponer una congelación. Si hace un año sólo un 13% preveían ofrecer aumentos salariales en línea con la inflación, ahora el porcentaje se sitúa en el 45%. Y, aunque el porcentaje de empresas españolas que contemplan realizar subidas por encima del índice de precios en los próximos 12 meses es de solo el 7%, se trata de seis puntos más que en el mismo trimestre del año pasado.

En la Eurozona, una media del 67% de las empresas prevén subidas salariales en línea con la inflación, frente a un 16% que planean superarla. Y es Alemania, con un 32%, el país donde más empresas se plantean aumentos salariales reales, es decir, por encima de la inflación.

Teniendo en cuenta el bajo nivel de inflación y el reducido porcentaje de empresas que se plantean subidas salariales reales, lo máximo que se puede esperar en el corto plazo es pasar de una bajada de sueldos a un periodo de congelación. Aunque la contención salarial ha sido muy importante para recuperar competitividad y por tanto para sostener la actividad económica, ahora es importante poner el énfasis en el aumento de productividad, para permitir un crecimiento sostenible de los salarios reales que impulse definitivamente el consumo”, comenta Sanmartín.