Economía General

Llega la hora de los préstamos rápidos online

Rapidez, simplicidad, flexibilidad y transparencia a la hora que el cliente puede obtener liquidez para manejar sus gastos. Estas son las principales características de los denominados micropréstamos, o minipréstamos que aquí, en España, están teniendo crecimientos por encima de dos digitos. ¿Su ventaja? Permiten a los consumidores disponer de una relativa pequeña cantidad de dinero (generalmente entre 50 y 800 euros), que tienen que devolver en un corto periodo de tiempo. Normalmente, uno o dos meses. Un ejemplo: en este tipo de sitios web el cliente puede solicitar hasta 750 euros si es un usuario recurrente, o hasta 500 euros, si se trata de un cliente nuevo.

A este tipo de producto, que mejora a corto plazo el flujo de dinero en efectivo, suelen acudir personas que tienen ingresos recurrente, un trabajo estable, y no tienen inscripciones en ficheros de morosidad, según la Asociación Española de Micropréstamos (Aemip). Son personas con una edad entre 35 y 45 años, que conocen la tecnología, y que usan ese dinero para llegar a fin de mes o para cubrir imprevistos que exceden, de manera puntual, la capacidad de gasto. No son una solución de financiación a largo plazo, ni tampoco si no se tiene la seguridad de que se va a poder devolver de acuerdo a las condiciones y términos firmados.

¿Cómo suelen trabajar? Normalmente, muchas de estas empresas utilizan el scoring, con un número elevado de algoritmos (alrededor de 8.000 variables) que arrojan un número determinado. Si está por encima de una cantidad, se le da el préstamo. Si no es así, se le deniega. Y en un periodo de tiempo que, en ocasiones, no llega a los quince minutos. También se apoyan bastante en bases de datos de morosidad. “Somos más un complemento, una oportunidad de negocio, que una amenaza para los bancos”, señala un representante de una empresa del sector, distanciándose así de las entidades bancarias convencionales como Bankia o BBVA, con una cartera de productos distinta.

“Todas las encuestas realizadas a usuarios de este servicio demuestran el alto grado de satisfacción por la calidad y rapidez del servicio (superiores al 90%). Asimismo, los clientes manifiestan sentirse bien informados y sin dudas respecto al funcionamiento del servicio”, señalan desde la Aemip. Todos los costes, penalizaciones, consecuencias, y problemas de un cliente por un incumplimento suelen estar marcados en la primera pagina de las webs que se dedican a ello. El cliente solicita, y antes de clickar, ve cual es el coste, la cantidad, el plazo de entrega, qué pasa si no paga…