Empresas General

Los españoles ahorramos en los momentos más complicados

Como dice el anuncio, hay dos tipos de gente: los que ahorran y los que no. Dentro de esta tajante diferenciación se encuentran los que llenan la hucha porque tienen la capacidad y facilidad económica para hacerlo, los que juegan con cuentas imposibles y gracias a una intensa planificación consiguen huir del despilfarro y los que desgraciadamente no pueden reservar parte de sus ingresos  por falta de medios.

Hoy se celebra el día mundial del ahorro con un dato positivo que muestra que las reservas de las familias españolas crecen en un 5,8% en 2013. La tasa de ahorro ha aumentado en 2013 con respecto a datos del comienzo de la crisis, sin embargo,  las dificultades para llegar a fin de mes han aumentado un 7,2% en los últimos años. A esto se le suma que el 65% de los hogares reconoce tener algún tipo de dificultad para llegar a fin de mes. Aun así, el porcentaje a nivel nacional de ahorro crece un 5,8% relación directa de cifras con un significado importante a la hora de analizar la mentalidad de las familias en cuanto al destino de sus ingresos.

En cuanto a la tendencia alcista de la reserva de una pequeña parte de los ingresos, los españoles preferimos los depósitos bancarios. El 51% de los ahorros están destinados a este tipo de fondo, sin importar su baja rentabilidad del 1,7% TAE. Los 10.000 puntos que ha alcanzado en 2013 el IBEX muestran que la renta variable es una de las elecciones de los españoles para hacer rentables sus ingresos. Sin embargo, la inversión inmobiliaria siguen parada y parece ser un opción descartada para las familias.

Pese al dato positivo sobre el ahorro de los hogares españoles, no hay que pasar por alto que en 2013 el 41% de las familias afirma tener problemas para enfrentarse a los gastos imprevistos del mes.  Las familias obtienen de media 4.227 euros en 2013 de lo que consiguen guardar frente a los 3.329 euros que guardaban en 2008. Estos datos parecen contradictorios debido a que el poder adquisitivo de las familias ha disminuido durante los años de crisis en un 5% y los precios han aumentado un 10%.

Una respuesta posible a este dato difícil de lograr podría ser el miedo de las familias ante los problemas económicos, la difícil situación de las familias lleva a mirar con lupa las inversiones y gastos de los hogares. Sin embargo, a la planificación extra que realizan las familias al mes para obtener reservas se le suma que ha aumentado en un 14% el retraso del pago de las facturas por parte de las familias.

Foto: Shutterstock