General Mercados

¿Cómo se puede impulsar el tamaño de la empresa?

El objetivo principal de todas las medidas expuestas es mejorar el tejido empresarial para reducir la tasa de desempleo y poder ganar en competencia frente al resto de países. César Alierta, presidente de Telefónica y del CEC, afirma que España será capaz de disminuir en 2,3 millones de puestos de trabajo y alcanzar una tasa de desempleo inferior al 15% en 2018 si se llevan a cabo las medidas estructurales que proponen.

Aumento del tamaño y la internacionalización empresarial

Para conseguir estos ambiciosos resultados el CEC propone el aumento del tamaño empresarial y de exportaciones, cuanto mayor sea la empresa más capacidad de innovación y de exportación. El tamaño medio de las empresas españolas se encuentra muy por debajo de la media europea. En nuestro país el número medio de trabajadores por empresa es menos de la mitad que en Reino Unido o Alemania. En esta línea de actuación el Presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, Valentí Pich, comenta que “no existe una barita mágica”. Hay que tener una actitud constante de crear y desarrollar fortuna empresarial y una administración pública que gaste de forma sobria. Hay pocas multinacionales y muchas microempresas, “se necesitan medianas empresas para poder internacionalizarlas”, añade Pich.

En cuanto a esta prioridad de aumentar el tamaño de las empresas, José Ramón Pin, economista y profesor del IESE, muestra su opinión a Capital de que es necesario ese crecimiento, pero no solo depende del Gobierno sino que la receta está en los empresarios. Son imprescindibles las ayudas fiscales del Ejecutivo, las ventajas por no ser gran empresa, pero no son definitivas. “La situación de inestabilidad política que se prevé para 2016 puede ser mortal para la economía española, la intención de la oposición de anular las reformas económicas que se están llevando a cabo hace que la situación que nos espera en 2016 sea más preocupante” afirma el profesor del IESE.

España es uno de los países más internacionalizados de la UE, con niveles similares a Alemania, en 2018 debería situarse entre los 10 mejores países en cuanto a competitividad de mercados. Para ello, el grupo de empresarios afirma que es necesaria la colaboración de todos: sector público y privado. Como paso imprescindible para este desarrollo proponen

Desde el CEC exponen que este hecho es el reflejo de las debilidades estructurales que sufren las empresas españolas, que dificulta que las empresas jóvenes puedan desarrollarse de forma normal. Para incrementar las empresas en el 15% necesario para alcanzar el promedio europeo es necesario analizar la legislación y las posibilidades de las empresas para crecer a la vez de crear plataformas para que las PYMES crezcan.

 

Innovación y energía

apertura-ok

A la necesidad de aumentar la capacidad empresarial, el CEC añade la necesidad de lograr un equilibrio entre innovación e inversión, se debe incrementar la inversión en software y bases de datos además de reducir considerablemente el coste de la energía para aumentar la competitividad de nuestras empresas. En otro sentido, a esta importancia por abaratar los costes de la energía , Ferrán Brunet,  profesor de economía europea de la UAB, da una vuelta a esta propuesta de la CEC de abaratar los costes mediante ayudas del Gobierno, y Brunet afirma que “en una perspectiva a largo plazo se tienen que volver a potenciar las energías nucleares”.

 

Mejora del nivel educativo

En cuanto a la estrecha relación entre el desarrollo del capital humano y el PIB per capita, el CEC propone mejorar la eficiencia de los recursos educativos y transparencia de cómo se gastan dichos recursos. También incita a duplicar el gasto en políticas activas de empleo aumentar el uso de las nuevas tecnologías de la información en la educación y desarrollar un sistema de formación dial para desarrollar el empleo joven. Sobre esto, Ferrán Brunet  indica que el mal uso de los recursos ha concluido en un exceso de cualificación de universitarios que no encuentran trabajo. Frente a ello propone una formación dual como la alemana que aumente la competitividad de la Formación Profesional, dado que la actual FP española no funciona.

Fotos: Shutterstock