Empleo General

El mercado laboral español es políglota

Los españoles tenemos la suerte de poder entendernos en nuestra lengua con 548 millones de personas, pero compartir uno de los idiomas más hablados del mundo no nos resulta de gran ayuda a la hora de encontrar trabajo. Cada vez son más las empresas que demandan el dominio de idiomas entre sus candidatos; de hecho, una de cada tres ofertas de trabajo en España exige el conocimiento de, al menos, otra lengua, según el Informe sobre Empleabilidad e Idiomas elaborado por Adecco e Infoempleo.

Si en el apartado de idiomas de su currículo aparece el inglés, está de enhorabuena. El 88,9 por ciento de los puestos vacantes con requerimientos de lenguas lo solicitan. El mercado laboral sigue hablando en inglés, aunque empiezan a sonar con fuerza otros idiomas. El alemán ya no solo es de ayuda para los que deciden emigrar, sino también para los que optan por quedarse en suelo patrio. Por primera vez, esta lengua desbanca al francés y se convierte en la segunda más demanda en un 7,2 por ciento de las ofertas, cuando hace apenas unos años apenas llegaba al cinco por ciento. La lengua gala, a pesar de haber caído al tercer puesto, sigue apareciendo en un 7,1 por ciento de las vacantes.

Tampoco hay que perder de vista el auge de las lenguas minoritarias. El 7,8 por ciento de los puestos de trabajo vacantes buscan trabajadores que hablen chino, árabe, rumano, checo o polaco. Algunas empresas también se decantan por otras lenguas romance como el italiano (0,8) o el portugués (1,2), aunque en menor medida. La especialización en un tema abre puertas insospechadas, también en lo que a idiomas se refiere.

La globalización, la expansión de las compañías y la movilidad de los trabajadores han facilitado la creación de plantillas multiculturales compuestas por personas de distintas nacionalidades. Ante la idea de que las oficinas se conviertan en una Torre de Babel a pequeña escala, las empresas exigen el conocimiento de una lengua común para facilitar el trabajo y el entendimiento entre sus empleados.

Este requisito se exige ya en todas las comunidades autónomas. Cataluña (43,7 por ciento), País Vasco (38,4) y Madrid (36,7) son las que registran el mayor número de puestos de trabajos con idiomas. La cercanía con la frontera también condiciona la lengua requerida. El número de vacantes con francés supera el 10 por ciento en Cataluña y País Vasco. Una situación similar se refleja en Extremadura y Galicia, donde el 2 y 7 por ciento de las ofertas de trabajo piden el conocimiento de portugués, cuando la media nacional es de 1,2 por ciento.

La lengua solicitada también varía según el sector. Los profesionales de la informática, el comercio o la distribución prefieren el inglés para sus negocios, mientras que en la hostelería y el turismo se valora el francés y el alemán. En términos generales, la demanda de idiomas en la sanidad ha crecido medio punto respecto al año pasado y se ha colocado en un 40,2 por ciento.

Demostrar el nivel “medio-alto”

El dominio de los idiomas es uno de los puntos del currículo en los que más se suele mentir. Un nivel “medio-alto” suele corresponderse en muchos casos con un conocimiento de colegio y algo oxidado. Por eso, no es extraño que, en medio de una entrevista de trabajo, el entrevistador cambie de idioma sin avisar para comprobar si el candidato realmente habla esa lengua con fluidez. Esta es la técnica más común, aunque como señalan desde Adecco, también se recurre a dinámicas de negociación en grupo, pruebas escritas de gramática y vocabulario

La exigencia de los idiomas aumenta en función de la responsabilidad del cargo. Aquellos que se enfrentan a su primera experiencia laboral o que solicitan puestos base encontrarán este requisito en un 20,8 por ciento de sus procesos de selección. Sin embargo, más de la mitad de los puestos vacantes para directivos demandan idiomas.

Foto: Shutterstock