Empleo General

Los jóvenes deberían aprovechar los 'minijobs', dice Hays

Mejorar la empleabilidad de los jóvenes españoles es un desafío y una obligación de los gobiernos, las entidades educativas, las empresas y los propios interesados, según Hays, multinacional británica líder global en la selección de profesionales cualificados.

Según esta firma, en enero de este año, en la eurozona había 3.5 millones de jóvenes menos de 25 años desempleados y del conjunto de 20 países, Grecia, España, Italia y Portugal tienen más del 33% de paro juvenil. Además, cinco regiones españolas se encuentran entre las 10 de la UE con tasas más altas de desempleo juvenil: Ceuta (que encabeza la lista con el 72%), Andalucía (66%), Canarias (65%), Extremadura (61%) y Castilla-La Mancha (61%).

“La solución pasa por compartir responsabilidades entre el sistema educativo, el gobierno, los jóvenes, el sector privado y las empresas”, afirma Jane Bamford, directora regional de Hays en País Vasco, Levante, Andalucía. “Hace falta establecer más comunicación entre el sector educativo y el sector empresarial. Saber cuáles son las competencias que buscan las empresas hoy en día y cómo podemos preparar mejor a los jóvenes”, añade.

Al Estado, según esta compañía, le corresponde la segmentación de sector público de empleo, la identificación de los sectores de futuro y modificar un status quo donde la única seguridad en el ámbito laboral es la antigüedad, por los costes que supone el despido.

Del lado de los jóvenes, les corresponde un “cambio de chip” que pasa por recuperar la cultura del esfuerzo. También tienen que reforzar su formación, buscando qué sectores tienen más empleo y adaptándose a ellos. “Y si el trabajo que se encuentra  está por debajo de la cualificación, cogerlo y  tratar de aprovecharlo”, indica Bramford.  Asimismo, deben abrirse a la movilidad, nacional o internacional, y aceptar y aprovechar las oportunidades que ofrecen los minijobs.

A las empresas les corresponde desarrollar estrategia de reclutamiento basada en las competencias y el potencial, no solo en la experiencia, fomentar y apostar por los becarios y su formación y aplicar un “sentido económico” a sus decisiones a la hora de enfrentar un balance de costes de despido al coste de selección de jóvenes con potencial.

Según Jane Bamford, “en España, tenemos un nivel inaceptable de paro juvenil. Un paro juvenil que es un asunto de todos, del Gobierno, del sector educativo, de las empresas y de los jóvenes. Todos juntos tienen que contribuir a que se mejore la situación a corto plazo”.

Foto Shutterstock