Economía General

El talento se queda en las pymes

Los famosos toboganes de las oficinas de Google se convirtieron hace algunos años en la envidia de muchos. Los espacios de trabajo se concebían hasta entonces como lugares formales y serios. La diversión quedaba postergada a los ratos de ocio. Sin embargo, la empresa tecnológica quiso aunar trabajo y entretenimiento y el éxito de la fórmula se confirma cada año cuando encabeza el ranking de los mejores lugares en los que trabajar. No obstante, el tamaño de la empresa no está reñido con la felicidad de los trabajadores y las pymes también pueden crear un ambiente laboral feliz, como recomiendan desde basepyme.com.

Una de las limitaciones de las pequeñas y medianas empresas es que no pueden ofrecer salarios tan suculentos como los de una gran corporación, por eso, es necesario contrarrestar con proposiciones emocionales. El ranking de empleadores ideales de España en 2014, elaborado por Universum con People Matters, muestra que el sueldo no es lo único que mueve a un candidato a la hora de decantarse por una compañía y otra. El éxito de la empresa en su mercado, la innovación, la unidad del equipo o su valía son otros de los factores que el potencial empleado pone en la balanza antes de decidirse.

Las pymes tienen aquí un margen de actuación y de libertad del que no disfrutan las grandes. El número de trabajadores de las primeras es más reducido, lo que permite a los jefes y responsables conocer mejor al equipo, sus aspiraciones y necesidades. Así, resulta más sencillo hacerles sentir que todos son una parte fundamental de un proyecto común y que sus ideas y aportaciones son imprescindibles.

Si un empleado se siente integrado en la empresa, su actitud ante los retos profesionales será positiva y se la contagiará no solo a sus colegas, sino también a los clientes. “La felicidad de las personas repercute en las empresas, aumenta la motivación y la productividad, retiene el talento, reduce el absentismo”, explica la psicóloga y socia directora de Apertia Consulting, María Jesús Álava. “Los consumidores son más fieles con las empresas cuyos empleados les generan cierto bienestar”, apunta.

La creación de un equipo unido implica compromiso y esfuerzo por parte de cada uno de los miembros. Esta dedicación a la empresa también debe ser premiada. A nadie le gusta dedicar su tiempo a algo en lo que cree y no obtener ninguna recompensa. Basepyme recomienda las políticas de promoción interna como una buena forma de reconocer el talento de los trabajadores y despertar en ellos las ganas de desarrollar una larga carrera dentro de una pequeña o mediana empresa.