Empresas General

¿Adiós a la burbuja inmobiliaria?

“Desde hace meses, los precios de los pisos de segunda mano están subiendo en algunas zonas, subida que sin duda será muy lenta y contenida durante un tiempo. Hasta 2017 no se verá una completa recuperación”. Son palabras de Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras, que prevé un crecimiento suave y lento del sector para este año.

Este despegue se verá en mayor medida en las zonas céntricas de las ciudades, donde la venta de viviendas y los precios de las mismas crecerán. Sin embargo, las áreas donde se ha construido mucho en los últimos tiempos seguirán estancadas, e incluso en retroceso.“En general, los precios han tocado fondo y en algunas zonas de España ya están comenzando a subir. Lo mismo ocurre con las transacciones de compraventa.” Añade el consultor.

Esta mejora, según Molet, tiene mucha relación con la capacidad de financiación de los residentes de dichas zonas. En aquellos barrios donde el poder adquisitivo es alto está subida de las transacciones se verá incrementada considerablemente. La capacidad económica de este perfil de vecinos les permite no tener que acudir a otro tipo de financiación externa, que hasta ahora ha sido uno de los principales problema que trababa las operaciones de compra venta.

En esta línea, durante el 2014, 3 de cada 10 españoles pagaron al contado sus viviendas. Un 35% de los que compraron lo hicieron en solitario, siendo la inversión media española fue de 246.000 euros.  Otro dato: un 38% tienen entre 34 y 44 años, según informa el portal inmobiliario Fotocasa.

Con respecto al problema de la financiación, se contempla un ligero repunte en la concesión de hipotecas durante 2014 por parte de las entidades financieras. Este empuje se verá también en 2015 gracias al cambio de posición de los bancos con respecto a la concesión de créditos hipotecarios. Eso sí, no hay que olvidar, que aunque se estén abriendo las prestaciones poco a poco, el grueso de la demanda aún no tiene fácil el acceso a ellas. Por ello, el crecimiento seguirá lento ya que la mayoría de los demandantes siguen optando por el alquiler.