General

Cómo crear marca personal

Desde que empezó la crisis en 2008, encontrar un puesto de trabajo se ha convertido en una misión, si no imposible, muy complicada. Los requisitos que se piden en las entrevistas son cada vez más y hay que saber cómo venderse ante la persona que tenemos delante. Tener una marca personal impactante y atractiva es uno de los puntos fuertes que hoy en día puede conseguir que destaquemos por encima de los demás.

[nextpage]

quien eres

Definirse a sí mismo

La pregunta parece muy sencilla pero es mejor tomarse un tiempo antes de contestar. No se trata del nombre, la edad o la profesión, sino de lo que nos gusta hacer en nuestro tiempo libre o el sector en el que trabajamos. Pero hay que ir más allá: unir los componentes de estos aspectos para crear una imagen de nosotros mismos única, distinta a la que puedan ofrecer los demás. Características que definen pero que a la vez marcan distancia con el resto.

[/nextpage]

[nextpage]

vender lo

Vender lo que hacemos

Cuando se nos pregunte qué hacemos en nuestro día a día o qué es lo que nos gusta de nuestra profesión, debemos explicarlo de tal manera que nuestro interlocutor se dé cuenta de que abarcamos el asunto y la rutina del trabajo desde una perspectiva innovadora.

[/nextpage]

[nextpage]

perso

Unir lo profesional y lo personal

El tercer punto es perder el miedo a combinar la vida profesional con ciertos aspectos de nuestra vida personal. Hoy más que nunca se buscan personas, entendidas como tal, para un puesto de trabajo. Así que tenemos que escoger las cualidades personales que más nos distinguen y mejor nos definen para sumarlas a nuestra marca personal.

[/nextpage]

[nextpage]

definit

Definir cómo somos

Buscar adjetivos distintos a los más habituales y saber explicar por qué justo esos nos definen y diferencia es primordial. Para ello es aconsejable pararse un momento a pensar en nuestros intereses y en nuestra personalidad. También se pueden añadir aspectos que, aunque no seamos, nos gustaría ser, por lo que habrá que desarrollarlos con más énfasis. Por último, destacar cualidades por las que queremos ser reconocidos.

[/nextpage]

[nextpage]

demas

Opinión de los demás sobre uno mismo

Por mucho que la marca personal, como su propio nombre indica, sea propia de cada, es importante saber cómo somos a ojos de los demás porque nos ayudará a destacar nuestra características más fuertes y a trabajar o descartar las que más nos perjudican. Contar con un punto de vista externo es útil para darnos cuenta de aspectos que quizá se nos pasan por alto y para desarrollar nuevas habilidades.

[/nextpage]

[nextpage]

aparien

Primera impresión

Por mucho que nos pese, la imagen que proyectamos a través de nuestro aspecto físico es determinante. Es fundamental que sepamos vestirnos de una manera adecuada para según qué tipo de situaciones, pero sin dejar de transmitir algo de nuestra esencia que nos defina. Al final, no podemos disfrazarnos un número determinado de ocasiones porque siempre terminará floreciendo lo que somos.

[/nextpage]

[nextpage]

objeti

Tener muy claros nuestros objetivos

Este aspecto es uno de los más importantes a la hora de crear nuestra marca personal. Primero tenemos que centrarnos en un sector concreto y esclarecer a qué público queremos dirigirnos. No olvidarnos nunca de con quién queremos relacionarnos y con qué fin. De ello dependerá el estilo de nuestra marca personal: un diseñador gráfico puede permitirse el lujo de ser más familiar mientras que un abogado tiene que respetar la seriedad que impone su profesión.

[/nextpage]

[nextpage]

comu

Comunicación no verbal

Al igual que la característica anterior, la comunicación no verbal es un aspecto que ha cogido mucha fuerza en los últimos años. Es tan importante qué se dice como el cómo se transmite. Mirar a los ojos a nuestro interlocutor, mantener la mirada, los movimientos de las manos, los tics… Debemos cuidar todos esos detalles a la perfección y emitir una imagen segura, consistente, de confianza.

[/nextpage]

[nextpage]

darnos

Darnos a conocer

En esta nueva era de Internet en la que vivimos, no podemos obviar el concepto de marca personal 2.0. Podemos darnos a conocer a través de los canales habituales (envío de curriculum vitae, uso de contactos que hayamos podido forjar en otro momento, etc.); pero es básico que tengamos un hueco propio en la red, que probablemente sea la mejor manera de expandirnos.

[/nextpage]

[nextpage]

trans

Transmtir nuestra marca

Cuando ya tenemos todos los aspectos anteriores bajo control, es el momento de empezar a darnos a conocer. En todo momento, es importante mantener una línea de coherencia con lo que hacemos y decimos para que no quepa duda de lo que somos y queremos. Mantenerse fiel a la marca creada y no dejar nunca de mejorarla y potenciarla, siendo capaces de adaptarla a las circunstancias que se nos vayan presentando.

[/nextpage]