Estilo de vida General

Cómo preparar a conciencia un crucero

Ni más ni menos que 23 millones de personas de todo el mundo harán este año las maletas y se embarcarán en un crucero. Muchos de ellos repiten porque les ha gustado la experiencia. Pero otros muchos probarán por vez primera. Si eres de estos últimos, te ofrecemos una detallada guía para que planifiques tu viaje a la perfección, y disfrutes ‘a tope’ del mismo.

[nextpage]

santorini

¿A DÓNDE QUIERO IR?

Es la pregunta del millón. Porque, aunque siempre nos parezca que son los mismos, se puede optar por más de 1.000 puertos de escala. A nivel mundial, la perla sigue siendo el Caribe (no en vano uno de cada tres turistas opta por esta opción). Otro destino apetecible y con una mayor demanda es el Mediterráneo, y se nota que está subiendo como la espuma tanto Asia como Australia. Por ejemplo, y durante 2015, más de una cincuentena de barcos surcará aguas asiáticas dando servicio a más de dos millones de pasajeros.

[/nextpage]

[nextpage]

barco

¿QUÉ BARCO ELEGIR?

Una vez escogido el destino, hay que calibrar cuáles son las distintas opciones. Porque, seguramente, habrá varias compañías que atraquen allí. Y ahí entran en juego tanto los gustos, como el presupuesto. Habrá que ver el calendario (en el Caribe están disponibles todo el año, pero en Europa navegan sobre todo en verano), y otras variables como el régimen alimenticio que incluye, si se va solo, en pareja, con niños, etc. La variedad es amplísima, y aunque siempre nos imaginamos grandes mastodontes de miles y miles de pasajeros, también se puede optar por otros más reducidos y que, en vez de surcar los mares, lo hagan por ríos. Incluso los hay temáticos. También es importante saber cuál será el idioma en que seremos atendidos.

[/nextpage]

[nextpage]

reservar

¿CUÁNDO RESERVO?

Como se suele decir, cuanto antes, mejor. Por varias razones: una de ellas es que seguramente habrá algún tipo de descuento. Otra, que se podrá escoger el tipo de camarote que se desea. También es importante saber cuál será la cantidad que deberá adelantar para hacer la reserva y, de paso, preguntar qué incluye el precio o si las excursiones que se realizarán durante el trayecto están incluidas en el mismo o son opcionales. También es posible esperar a última hora a algún tipo de oferta. Pero se corre el riesgo de que no la haya y quedarnos en tierra.

[/nextpage]

[nextpage]

maletas

¿QUÉ DEBO LLEVAR?

Lo primero, y más importante, es la documentación. ¡Cuántas personas se han quedado sin poder desembarcar en una escala por no llevarla! Embarcamos con el DNI pero a lo mejor son necesarios el pasaporte o, incluso, visados. También hay quien opta por sacar un seguro, aunque en el precio suele estar incluido (es recomendable optar por uno que nos permita recuperar el dinero si, por cualquier circunstancia, no podemos realizar el viaje). Y en cuanto a la ropa, normalmente suele ser de tipo informal, aunque puede haber algún momento en que será necesario traje o vestido.

[/nextpage]

[nextpage]

facturar

¿CÓMO FACTURO?

Aquí depende de si partimos desde el lugar desde donde parte el barco, o tenemos que coger un avión antes. Por ejemplo, si nuestro crucero empieza en Venecia, lo normal es que haya que facturar en Madrid o Barcelona. El método es igual que si se tomara un avión cualquiera, pero habrá que estar entre tres y cuatro horas antes porque nuestra maleta ya no la veremos más hasta que lleguemos al camarote asignado. Es decir, que en el propio aeropuerto se cataloga el equipaje para que vaya a la habitación. No hay que esperar en la cinta de recogida de equipajes en el aeropuerto de destino. Y eso lleva su tiempo.

[/nextpage]

[nextpage]

abordo

¿Y UNA VEZ A BORDO?

Disfrutar, disfrutar y disfrutar. Si se va en un gran buque, por ejemplo, habrá espectáculos tanto de día como de noche. Lo habitual, respecto a las comidas, es que le asignen una mesa que será la que deba utilizar durante todo el crucero (a no ser que opte por otra opción disponible en el mismo un poco más informal). Además de las principales (desayuno, comida y cena) suele haber ‘picoteo’ durante todo el día. También podrá jugar en el casino, ejercitarse en el gimnasio, ir de tiendas, hacer escalada… y las excursiones. Mientras el barco está atracado, podrá quedarse en el mismo o salir a conocer mundo. Las mismas pueden estar o no incluidas en el precio. Y no incluyen ningún tipo de refrigerio.

[/nextpage]

[nextpage]

bar

¿DEBO PAGAR LAS BEBIDAS?

Depende del tipo de reserva que hayamos hecho. Porque hay barcos con todo incluido, pero también los hay de pensión completa. Es decir, que engloban las comidas, pero no las bebidas (o solo un tipo de bebida). En este caso, la pregunta es: ¿las pago al instante? Dependerá del barco, pero en los grandes lo que suele ocurrir es que al entrar le den una tarjeta magnética que irá sumando los gastos que vaya acumulando (consumiciones, extras, pagos a bordo en tiendas…). Cuando concluya el crucero, deberá pasar por caja y desembolsar, bien mediante tarjeta, o en metálico, la cantidad ‘consumida’.

[/nextpage]

[nextpage]

propinas

¿HAY QUE DAR PROPINAS?

La generosidad a veces ya está incluida en el precio del crucero. Pero en otras no. Si no es así, y en los denominados internacionales, los bares son como una especie de duty free, es decir, que están libres de impuestos. De ahí que se cargue la propina en el precio. Y luego, dependiendo del trato, también es norma agraciar con esta dádiva a los camareros y al llamado personal de cabina (es decir, el que arregla el camarote). Es variable, dependiendo del barco, pero suele estar estipulado en unos cuantos euros, o dólares, por persona y día.

[/nextpage]