Estilo de vida General

Diez consejos para emancipados

[nextpage]

write

Paciencia

La tarea de buscar piso es parecida a la de buscar trabajo. Los expertos en Recursos Humanos recomiendan dedicar horas a la selección de ofertas de trabajo y al envío de currículos. Lo mismo ocurre con las casas. El piso de tus sueños, exterior, luminoso, de renta antigua y con todo incluido es difícil que aparezca a la primera, por no decir que es difícil que aparezca. Los portales de anuncios son una gran ayuda a la hora de seleccionar zonas y descartar sótanos sin ventanas que sus dueños pretenden alquilar como casas en vez de como trasteros. A pesar de que estas web simplifican la búsqueda, la paciencia no puede faltar. La necesitarás cuando llames a cuatro números y todos te digan que ya está alquilado.

[/nextpage]

[nextpage]

chaos

 ¿Solo o acompañado?

Una de las grandes cuestiones de la vida del emancipado. La independencia es uno de tus sueños desde que tenías uso de razón, pero la realidad es que tu sueldo no llega para pagar alquiler, facturas y demás gastos. La alternativa es sencilla: compartir piso para repartir gastos. La jugada puede salir bien o resultar desastrosa. La idea de vivir con amigos, compañeros de clase o de trabajo no siempre es tan buena como parece de entrada. Las pequeñas discusiones pueden acabar en enfados de por vida, muchas veces por cosas sin importancia. Otra opción es buscar una habitación en un piso con desconocidos y esperar que sean simpáticos y normales. La tercera vía es encontrar una apartamento unipersonal y asequible para los que se nieguen a vivir acompañados.

[/nextpage]

[nextpage]

contract

Lee la letra pequeña

El precio del alquiler puede negociarse antes de cerrar el trato y firmar el contrato. Los propietarios suelen pedir unos cuantos meses por adelantado y, a veces, puede ascender a un cifra privativa para un bolsillo que acaba de abandonar el nido. Aunque lo normal es recuperar ese dinero, piensa bien si te conviene realizar esta inversión inicial y pasar unos meses sin más vida social que la del patio de vecinos. Si no, sigue buscando. Hay caseros que no imponen estas condiciones abusivas.

[/nextpage]

[nextpage]

calculator

¿Quién paga las facturas?

El pago de las facturas es otra de las aventuras mensuales de los emancipados. Los afortunados que tienen calefacción central se ahorran sustos en el recibo de la luz; el resto, paga la novatada el primer mes. Antes de firmar el contrato, debe quedar claro quién asume los gastos y cada cuánto tiempo se abona para que no te cuelen facturas de inquilinos anteriores. El importe depende del gasto que se haya hecho, así que cuidado con dejar las luces encendidas y los grifos abiertos.

[/nextpage]

[nextpage]

desc

 Descuentos

El folleto del súper que hay en el buzón sirve para algo más que para convertirse en una pelota. Compara precios y ofertas. No hay céntimo que sobre en el bolsillo de un emancipado. Las diferencias entre unas tiendas y otras a veces es considerable. Fíjate bien en las etiquetas, sobre todo en la letra pequeña, que indica la relación entre el precio y el kilo o el litro. Además, muchas cadenas de alimentación ofrecen tarjetas de descuento que ayudan a ahorrar unos euros en la cesta de la compra.

[/nextpage]

[nextpage]

leek

Organización entre fogones

La creencia de que los emancipados comen mal no siempre es cierta, es cuestión de hábitos y de organización. La dieta a base de pizza, pasta y comida rápida no es más barata ni más sencilla que una alimentación cuidada. Los tupper de mamá ayudan, pero no te has independizado para que tu madre te llene la nevera. Tú también puedes cocinar para varios días y guardarlo en el congelador. De esta manera, ahorrarás tiempo y también algo de dinero si vas a la compra con una lista de lo que necesitas.

[/nextpage]

[nextpage]

milk

Pequeños gastos y compras de última hora

Los pequeños gastos son los que más desequilibran el presupuesto. Apenas se notan al pagar: un euro, 70 céntimos… Cantidades insignificantes, pero si se suman a final de mes la cifra es mayor de lo que parece. Muchas veces estas visitas al supermercado se producen cuando la competencia ya ha cerrado, por lo que el precio de los productos es algo más caro. Una buena planificación de los productos que hacen falta evita estos gastos de última hora, aunque siempre quede alguno.

[/nextpage]

[nextpage]

wash

 Máster en lavadoras

Algo tan sencillo como verter el detergente y apretar un botón puede convertirse en toda una odisea. Distintos compartimentos, diferentes programas, ropa de todos los colores… El hombre y la máquina. La lavadora gana algunas partidas a los emancipados, sobre todo los primeros días. El detergente en el lugar del suavizante y viceversa o ropa desteñida son los problemas más habituales. Lo recomendable es no mezclara colores o, al menos, separar la ropa blanca, aunque a veces no queda otra que juntarlo todo y recurrir a las toallitas. Si quieres ahorrar, no pongas la lavadora hasta que no esté llena. Tu bolsillo te lo agradecerá, el medio ambiente también.

[/nextpage]

[nextpage]

waste-separation-502952_1920

 Reciclaje y segundas oportunidades

Azul para papel y cartón, amarillo para envases y verde para vidrio. El color de los contenedores de reciclaje se aprende en el colegio y se pone en práctica en casa, pero algunos rebeldes todavía se resisten a separar la basura. Pereza, dejadez, falta de hábito… sea cual sea la excusa ya tienes edad de pensar en tu planeta. El reciclaje es un hábito más de los ciudadanos concienciados y no cuesta ningún trabajo. Además, si tienes la suerte de ser una mente creativa puedes convertir botellines en floreros, botellas en lámparas, tapones en velas y camisetas en trapos. Así puedes dar un segundo uso a objetos destinados a acabar en el contenedor.

[/nextpage]

[nextpage]

ikea

Excursión a Ikea

La mejor parte de la vida del independizado son las excursiones a Ikea. Da igual que el piso esté amueblado, siempre hará falta un cojín, una vajilla o un cuadro para el salón. La visita a la superficie sueca es una cita ineludible, una excursión espontánea o planeada con días de antelación. El principal problema es su ubicación, pero cada vez hay más tiendas de decoración en el centro de las ciudades, como Tiger, Hema o Casa, que se presentan como alternativa para los que no tienen coche y quieren dar un toque personal a su recién estrenado hogar.

[/nextpage]