Estilo de vida General

Dulces con nombre de pueblo

Son tan buenos, y están tan ricos, que todo aquél que ha pasado por estas localidades no ha dudado en tirar del freno de mano y pararse a degustar unos dulces que son su santo y seña. A lo largo de la geografía española son muchos los pueblos y ciudades que han conseguido que se les identifique con estos productos que hacen la delicia de grandes y pequeños. Les proponemos un recorrido por algunos de ellos para chuparse los dedos.

[nextpage]

Miguelito

‘MIGUELITOS’ DE LA RODA

A medio camino entre Madrid y la costa de Levante (en concreto, Murcia, Alicante y Valencia), esta localidad albaceteña es parada obligada para muchos. Y no solo lo hacen para estirar las piernas, sino para degustar y adquirir los ‘Miguelitos’. Se trata de un hojaldre rellenado con crema pastelera (aunque ya también los hay de chocolate y chocolate blanco) recubiertos con azúcar glasé. Por desgracia, muchos hacen esa parada en algún restaurante de carretera y no se decide a visitar el pueblo. Una lástima, ya que es conjunto histórico-artístico. Recorrer sus calles y plazas típicas manchegas es todo un lujo.

[/nextpage]

[nextpage]

corbatas

‘CORBATAS’ DE URQUERA

Nos trasladamos al norte, concretamente a Urquera (una población que hace las veces de frontera entre Cantabria y Asturias) para disfrutar de uno de sus postres más típicos: las corbatas. Su nombre tiene un origen de perogrullo: tienen forma de corbata o de pajarita. También es un pastel de hojaldre cuyos ingredientes están compuestos por mantequilla, azúcar, huevos, harina de trigo y almendras. Y el toque final se lo da una capa de azúcar con almendras que recubre el dulce. Este pueblo hay quien lo considera como la puerta de entrada al desfiladero de la Hermida, paso precioso para llegar a otras localidades como Panes y Potes, al monasterio de Liébana, o a los Picos de Europa.

[/nextpage]

[nextpage]

turronaytojijona

‘TURRÓN’ DE JIJONA

Esta localidad alicantina es mundialmente conocida por sus turrones, sobre todo por el llamado blando, un producto que también se vende fronteras afuera. Sus ingredientes son almendra molida con miel y clara de huevo. Y hay que tratarlo con mucho mimo, ya que en su elaboración (que incluye dos cocciones) es posible que la materia prima se pegue en los recipientes. De ahí que el maestro artesano sea pieza fundamental en su buen resultado final. Como curiosidad, se viene fabricando desde el siglo XVI, y hay un consejo regulador que marca las normas de su confección. En Jijona, además del castillo, convento e iglesias, es parada obligada la visita al Museo del Turrón.

[/nextpage]

[nextpage]

mantecado

‘MANTECADOS’ DE ESTEPA

Es uno de los dulces más típicos y con más variedades que hay en España. Por ejemplo, también son famosos los de Astorga, en León. Por si alguien tenía duda del origen de su nombre, basta decir que el ingrediente principal es la manteca de cerdo. Además incorporan harina, azúcar y una pizca de sal. Y tienen muchas variedades. Si visitan esta localidad sevillana, háganlo en una día claro, a ser posible. De ser así, y desde uno de sus miradores, podrá decir que ha visto a la vez las ciudades de Sevilla, Córdoba y Málaga. También es conjunto histórico-artístico, sobresaliendo su Torre del Homenaje.

[/nextpage]

[nextpage]

Pionono

‘PIONONOS’ DE SANTA FE

No muy lejos de Estepa, en la provincia andaluza de Granada, está Santa Fe. Allí se elabora un pastel compuesto por una fina lámina de bizcocho. Esta se va enrollando para que adopte la forma de un cilindro, se la ‘endulza’ con algún líquido dulce (valga la redundancia) y, por último, se le pone una especie de corona con crema tostada. ¿Por qué esto último? Para que parezca la mitra que suelen llevar los papas encima de la cabeza. Porque este dulce se hizo en honor del papa Pio IX (Pio nono, en italiano). A visitar en este pequeño pueblo su plaza de España, donde se puede ver el contraste de estilos entre su iglesia (neoclásico) y su ayuntamiento (neomudejar).

[/nextpage]

[nextpage]

Carbayones

‘CARBAYONES’ DE OVIEDO

Visitar el centro histórico es todo un lujo: el Mercado de Fontán, la catedral, el ayuntamiento… todo peatonal. Oviedo es una ciudad donde el dulce campa a sus anchas. Muchos son los productos y variedades a disposición del visitante. De entre todas ellas hemos elegido los ‘carbayones’, un hojaldre relleno de una masa cremosa. ¿Ingredientes? Almendras, mantequilla, huevos, harina, azúcar y licor de manzana (u otro vino dulce). Entre bocado y bocado puede disfrutar de la gran variedad de estatuas repartidas por ciudad como la de Woody Allen, cerca de la comercial calle Uria.

[/nextpage]

[nextpage]

Mazapandesoto

‘MAZAPÁN’ DE SOTO

Volvemos a otro de los dulces considerados como propios de la Navidad aunque cada vez más se disfruta de ellos a lo largo de todo el año. Cuando decimos ‘de Soto’, en realidad queremos decir de Soto en Cameros, en La Rioja. Y sus orígenes son de lo más curioso: a finales del siglo XIX, se solían hacer en un convento. Una monja ‘cedió’ la receta a un hermano suyo, y éste comenzó a fabricarlos con almendra dulce molida, azúcar, esencia de limón, y almendra amarga. La base es de oblea, y se le da un último baño de jarabe. Para los amantes de la naturaleza, en las cercanías se pueden apreciar icnitos, es decir, huellas de dinosaurios en las piedras.

[/nextpage]

[nextpage]

tortasalcazar

‘TORTAS’ DE ALCÁZAR

En concreto, de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Es un bollo de lo más sencillo, y cuya apariencia no se puede decir que nos incite a comérnoslas con los ojos. Pero están deliciosos. Básicamente, es un bizcocho elaborado con huevos, harina y azúcar (ni más, ni menos). En los alrededores de la localidad se pueden visitar los molinos de viento y un complejo de lagunas con gran variedad de aves. Y en su casco histórico, además de iglesias y parroquias, el conjunto palacial del Gran Prior, y museos como los de la Alfarería y del Hidalgo.

[/nextpage]

[nextpage]

TartadeSantiago

‘TARTA’ DE SANTIAGO

¡Que levante la mano quien haya estado en Santiago de Compostela y no haya caído en la tentación de probar la tarta que lleva el nombre del santo! Porque junto a la catedral, su plaza del Obradoiro, o sus callejuelas, este postre lo podríamos bautizar con el nombre de ‘patrimonio gastronómico de la ciudad’. Los ingredientes que seguro que son también de sobra conocidos por el gran público: almendras, en este caso pulverizadas, huevo, azúcar y mantequilla. Una vez se tiene la masa, y la forma, se coloca una plantilla con la cruz de Santiago sobre la misma, y se espolvorea azúcar.

[/nextpage]

[nextpage]

Yemasabulenses

‘YEMAS DE SANTA TERESA’ DE ÁVILA

Para finalizar este recorrido gastronómico por tierras hispanas nos vamos a detener en Ávila. Allí hay unas bolas de color naranja, colocadas sobre unas tartaletas de color blanco, que están de rechupete. Y todo porque llevan las yemas de los huevos, un almíbar reducido de agua, y azúcar. En ocasiones, también se usa en su elaboración limón y canela. Una exquisita excusa para visitar la ciudad de la santa con su muralla, catedral, basílicas… y hacer un recorrido por la Ávila teresiana, la judía, la romana o la palaciega.

[/nextpage]