Empresas General

Ingenieros de coches para fabricar medicamentos

Si sufre algún tipo de dolencia, y se toma una determinada medicación, es muy posible que en su botiquín haya algún producto de Cinfa. De media, en cada casa, hay siete medicamentos de esta firma fundada como cooperativa en 1969 en Navarra. Y uno de cada cinco genéricos vendidos en farmacia tiene su origen en sus instalaciones. Cifras que les han convertido en el primer laboratorio de España por unidades de medicamentos dispensadas en la oficina de farmacia (115 millones de envases). Y lo hace por delante de marcas como Novartis, Teva o Normon. Además, su vademécum cuenta con cinco líneas de productos repartidas en alrededor de 1.100 presentaciones. “Los fundadores jamás hubieran soñado alcanzar estas cifras ni mucho menos ser los más presentes en los hogares españoles”, afirma Enrique Ordieres, su presidente.

¿Qué hay detrás de este despegue? ¿Por qué su facturación (344 millones de euros en 2013) y su número de empleados (casi 1.000 personas) no para de crecer incluso en tiempos de crisis? Varios son los factores en los que se han cimentado sus buenos resultados. Uno de los acelerones más importantes lo tuvieron en 1994 cuando decidieron apostar por los denominados medicamentos genéricos. Algo que a muchos españoles de a pie de la época les sonaba a chino. “Se trató de una decisión acertada porque estaba poco desarrollada en España”, señala Enrique Ordieres. Pero lo que realmente les hizo meter la quinta marcha, y pisar a fondo, fue un ‘carburante’ que es el que realmente les diferencia de la competencia. “Además del buen enfoque que tuvieron con este tipo de medicamentos, su éxito se sustenta en la eficacia que muestran en la fabricación de sus productos”, relata Jaume Ribera, profesor del IESE. ¿Cómo? “Tienen bastantes ingenieros en planta que provienen del sector automoción. Gracias a ellos consiguen equipamientos a medida que son mucho más efectivos que los existentes en la industria internacional”, añade Ribera.

Cinfainvestiga

Dicho de otra manera: la eficacia lograda en la producción gracias a este tipo de profesionales les ha llevado a no dar puntada sin hilo, es decir, a confeccionar un producto de calidad a menor coste. “Y si podemos contener los costes, podemos sostener el resultado”, afirma Enrique Ordieres. ¿Más razones para sus buenos ‘cronos’? El 90% de los beneficios que alcanzan año tras año se reinvierten en la firma y en el lanzamiento de nuevos productos. “Crecimiento y continuidad son apuestas claras de los accionistas”, indica el profesor del IESE.

Por eso, año tras año, Cinfa sitúa en el mercado, de media, un centenar de novedades. Y han decidido ‘poner el turbo’ entrando de lleno en el campo de la biotecnología. Asimismo, el salto al exterior les ha insuflado más oxígeno. Sus productos se exportan a más de 50 países de todo el mundo, y ya disponen de una filial en Corea del Sur que comercializa medicamentos genéricos en Emiratos Árabes. “Corea es un país muy serio. Allí estamos sentando las bases de nuestra ascensión en Asia, un mercado potentísimo”, concluye Ordieres.