Empresas General

Inicios impactantes de grandes empresas

El ‘gordo’ de la lotería Navidad, una cosecha de trigo o un avión derribado en la I Guerra Mundial. Ese fue el origen de algunas conocidas marcas y empresas españolas. Descubra los curiosos orígenes de Editorial Planeta, Leche Pascual, o Camper, entre otros. ¡Se sorprenderá!

[nextpage]

Planeta

EDITORIAL PLANETA

Fue en 1944 cuando José Manuel Lara Hernández adquirió la Editorial Tartesos por 200.000 pesetas. Para alcanzar esa cantidad tuvo que pedir un crédito de 100.000 pesetas a los bancos. En concreto, fue un ejecutivo del Banco Zaragozano, llamado Antonio Almanzor, quien se lo otorgó sin otra garantía que su propia persona. Así nacía Editorial Lara que en 1949 pasó a denominarse Editorial Planeta. El primer local lo abrieron en la barcelonesa calle Maestro Pérez Cabrero, y servía tanto de oficina como de almacén. En la imagen, el fundador con Pio Baroja.

[/nextpage]

[nextpage]

Pascual

LECHE PASCUAL

Los orígenes se remontan a los años de la postguerra. En aquella época, el pequeño Tomás Pascual, fundador de lo que es hoy Calidad Pascual, vendía bocadillos en la estación de trenes de Aranda, aprovechando que su padre regentaba la cantina de dicha estación. Más tarde, y animado por un gran espíritu emprendedor, comenzó a repartir junto a sus hermanos otro tipo de mercancía, como piensos, por toda la comarca. Y, por fin, llegó el día D, la Caja de Ahorros Municipal de Burgos, allá por 1969, le ofrece a Tomás Pascual la posibilidad de adquirir una cooperativa ganadera. Les responde que no, que no tiene dinero. Y la entidad le convence diciéndole algo así: “Del dinero no se preocupe, que lo ponemos nosotros. Y la leche no nos preocupa porque sabemos que ya aprenderá como ha hecho en el resto de las iniciativas que ha puesto en marcha”.

[/nextpage]

[nextpage]

Codorniu

CODORNIU

Aunque los orígenes de la compañía se remontan a mediados del siglo XVI, fue en 1872 cuando José Raventós cambió el rumbo de la empresa, pasando del vino al cava. Tras asistir a la cátedra de Química General de Ramón Luanco en la Universidad de Barcelona, y seguir una serie de cursillos de Química Agrícola en el Institut Agrícola de Sant Isidre, decidió poner en práctica sus conocimientos de vinos espumosos. Y lo hizo en un subterráneo que excavó en el jardín de su residencia. Su hijo, Manuel Raventós, siguió con su tarea. Y las anécdotas de la época dicen que fue capaz de poner un termómetro en su bastón cada vez que iba a una cava en Francia para saber cuál era la temperatura y, así, usar ese conocimiento en sus propias instalaciones.

[/nextpage]

[nextpage]

Valor

CHOCOLATES VALOR

Valeriano López Lloret, en 1881, compró una piedra circular para moler cacao en Villajoyosa. A partir de ese momento toda la familia se puso a trabajar en la elaboración artesana del chocolate. Incluso llegaron a contar con una clientela fija a la que visitaban y vendía directamente en sus casas. A Valeriano, tanto sus clientes, como amigos y proveedores, le conocían con el apelativo de ‘Valor’. De ahí el nombre.

[/nextpage]

[nextpage]

pastelesmallorca

PASTELERÍA MALLORCA

Ocurrió en 1930. Como tantos españoles, Bernardino Moreno jugó a la lotería de Navidad. ¡Y le tocó! Un pellizco de 75.000 pesetas. Hasta ese momento trabajaba en la pastelería La Rosa de Oro como ‘levaduro’, es decir, trabajando la levadura para hacer bollería, ensaimadas, torteles… Ese dinero le permitió independizarse y crear su propio negocio en la madrileña calle de Bravo Murillo. El local tenía 80 metros cuadrados de tienda, 60 de taller y una cueva de 30 metros donde se guardaban los productos finales… más la vivienda. El eslogan fue “Ensaimadas calientes a todas horas”. De ahí el nombre de Pastelería Mallorca.

[/nextpage]

[nextpage]

Alvarezgomez

ÁLVAREZ GÓMEZ

Abra el frasco de esta colonia. Seguro que nunca había pensado que esta loción aromática tiene su ‘origen’ en una tertulia. Fue en 1897 cuando tres primeros hermanos de León se trasladaron a Madrid. Trabajaban de día en una droguería de la calle Peligros y, de noche, dormían en la misma. El propietario decidió venderla y los tres se quedaron con la tienda. Se le puso el nombre de Álvarez Gómez porque, de los tres primos, Herminio era el que más aportó. Y esos eran sus apellidos. Ya en la segunda década del siglo XX se instalan en la plaza de Sevilla. Y allí, en la trastienda, se organizan las tertulias teatrales donde pasaron personajes como el político Eduardo Dato, el literato Pedro Muñoz Seca, toreros, viajantes… Uno de esos viajantes trajo una fórmula de un producto refrescante procedente de centroeuropa. Y en 1912 comenzó a fabricarse.

[/nextpage]

[nextpage]

 

Rodilla

RODILLA

Antonio Rodilla, durante la Guerra Civil, emigró a Marruecos. De vuelta, puso sus ojos en un establecimiento situado en la madrileña plaza del Callao de 60 metros cuadrados que abrió en la Nochebuena de 1939. En el cartel, junto a las palabras repostería, fiambres y helados, se podía leer Rodilla. Eso sí, en letras más grandes. Era en su sótano donde se hacía el pan, los pasteles y el embutido. Este último se solía vender por lonchas, y siempre quedaban los llamados ‘culos’. Entonces a Antonio se le encendió la bombilla: conocía el pan de sándwich y pensó en juntarlo con esos ‘culos’. Como era misión imposible traer el pan inglés, ideó su propia receta, y creó su propio pan… sin corteza.

[/nextpage]

[nextpage]

camper

CAMPER

Cuatro generaciones forman parte de esta empresa de calzado. Su semilla empezó a germinar allá por 1877 cuando Antonio Fluxá hizo las maletas y puso rumbo a Inglaterra. Su fin no era otro que empaparse de los nuevos métodos de fabricación industrial que se estaban desarrollando en las islas británicas. Y, a su vuelta, reunió a los maestros artesanos del cuero de Inca (Mallorca) para enseñarles, de primera mano, las primeras máquinas que confeccionaban zapatos. Y así fue pasando la tradición, de padres a hijos, hasta que en 1975 decidieron crear la marca Camper.

[/nextpage]

[nextpage]

Chiruca-Original

CHIRUCA

De película. Así son los inicios de esta marca de botas. Luces, cámaras… y acción: en Tortellá, pueblecito de los Pirineos catalanes, cae un avión alemán derribado por la resistencia francesa en la I Guerra Mundial. Un ingeniero textil, ni corto ni perezoso, coge parte del fuselaje, y crea el molde de la suela de las botas. Y le puso este nombre por dos motivos: primero, porque su mujer se llamaba Mercedes. ¿Qué tiene que ver? Porque Chiruca, en gallego, es su diminutivo cariñoso; y porque, por aquel entonces, en los teatros, conseguía los mejores aplausos una obra llamada de igual nombre. La II República expropió la empresa. Con la dictadura, la empresa volvió a sus manos. En 1987, totalmente hundida, fue adquirida por Calzados Fal, que la reflotó. En la imagen, el primer par de botas.

[/nextpage]

[nextpage]

redur

TRANSPORTES REDUR

Esta empresa de transporte urgente nació de la mano de Ángel Lozano a finales de la década de los 60. Este aragonés, como sucedía a todos los jóvenes de la época, tuvo que hacer el servicio militar. A su conclusión, retornó a su pueblo. Y ayudó a su padre en la recogida del trigo. Pero una vez finalizada la cosecha, le dijo a su padre que se marchaba. Con el dinero del trigo pagó 10.000 pesetas por la entrada de un camión de segunda mano, un Saeta 55, que le acabó costando 55.000 pesetas.

[/nextpage]