General

Inventos de ayer adaptados al siglo XXI

Por mucho que parezca que los inventos de la actualidad son una novedad en sí mismos, muchos de ellos tienen un precedente en el pasado, a veces mucho más lejano de lo que nos pensamos. Lo que tienen en común todos los que se han desarrollado en los últimos años es el componente tecnológico, llegando a crear objetos que generaciones anteriores jamás habrían imaginado. Llegados a este punto, la pregunta que nos hacemos casi todos es qué será lo próximo y hasta qué punto el objetivo de facilitarnos la vida será conseguido.

[/nextpage]

[nextpage]

z4

Zapatillas con ruedas

En la actualidad, comprarse unas zapatillas de deporte puede convertirse en una misión imposible. Existen tantos modelos con tantas innovaciones que no sabemos cuál se va a adaptar mejor a nosotros. En cambio, en la antigüedad, los atletas lo tenían mucho más fácil: se envolvían los pies con trapos o usaban los zapatos de diario, siempre que les resultara más cómodo que ir descalzos. Las primeras zapatillas fueron bastante simples, con suela de goma y lona en la parte superior. En 1892, en Estados Unidos, la U.S. Rubber Company creó, gracias al caucho vulcanizado, unas más cómodas y prácticas llamadas sneakers, porque no hacían ruido al andar y uno podía acercarse a otra persona sigilosamente (sneak up on someone). Durante la primera década del siglo XX aparecen las Keds, las primeras zapatillas que se fabricaron de manera masiva, y las más que conocidas Converse All Star, pensadas en un primer momento para el baloncesto puesto que ya era un tipo de calzado más duradero y barato. A partir de ahí, las zapatillas se fueron asociando con los adolescentes, que podían escoger entre múltiples colores y diseños para personalizar sus pies. Y así hasta hoy, momento en el que las zapatillas de deporte se han convertido, prácticamente, en un objeto de culto que se utiliza para cualquier tipo de actividad. La marca Heelys fue pionera en crear unas zapatillas con ruedas en la suela, para hacer más atractivo el caminar o jugar entre los niños, principal público de este lanzamiento.

[/nextpage]

[nextpage]

map-of-the-world-429784_1280

GPS

Antes de la llegada de la era tecnológica, los habitantes del planeta Tierra también necesitaban algún instrumento para llegar a sus destinos. Utilizaban los mapas de papel, esos que ahora ya están pasando a formar parte de la historia. Uno de los modelos más curiosos que se conocen data de 1948 y tenía un sistema muy particular: se trataba de un mapa enrrollable sobre la parte alta del parabrisas. Para consultarlo, se tiraba de él y se desplegaba. El GPS (Sistema de Posicionamiento Global) tal y como lo conocemos hoy, se empezó a desarrollar en los años 60 por los departamentos de defensa, transporte y la agencia espacial de EE.UU con el fin de crear un sistema basado en satélites y capaz de determinar la posición a nivel global. Tras muchos años de investigación, pruebas y mejoras, a finales de 1983 se declaró la fase operativa inicial del sistema GPS. 20 años después, con muy pocos satélites en órbita, el GPS empezó a llegar tímidamente a la sociedad civil para más tarde convertirse en un aparato electrónico que no falta en ningún coche y en ningún smartphone, tablet, etc. El mercado más amplio del GPS es el terrestre, con casi 500 millones de turismos y 150 millones de camiones que lo llevan incorporado.

[/nextpage]

[nextpage]

w

Sombrero con radio

Se inventó en el país donde se desarrollan la mayoría de las cosas, Estados Unidos. No fue más que una curiosidad efímera y no se logró el éxito que se predecía. Sin embargo, en 1931 ya se pensó en fabricar lo que en la actualidad no nos resulta nada extraño: la radio portátil. La peculiaridad del invento es que se basaba en un sombrero de paja que poseía una antena, un dial sintonizador, una bocina y una pequeña batería que ofrecía la posibilidad de sintonizar cualquiera estación y llevar las noticias donde a cualquier lugar. En realidad, se consiguió lo que hoy en día buscan todas las emisoras de radio, personalizar la manera de escchar las noticias o la música y facilitar el poder realizar varias actividades a la vez. Y así, 48 años después, en 1979, sale al mercado el Walkman de Sony, creado por la petición de un directivo de empresa que quería un dispositivo portable para poder escuchar música durante sus viajes. Este año el Walkman cumple 40 años y ha ido evolucionando a la vez que la tecnología, pasando por cambiar los cassettes por los CD y el MP3 hasta llegar a las aplicaciones de streaming online.

[/nextpage]

[nextpage]

c

Chalecos salvavidas

Aunque no se conozcan todas las maneras que el hombre utilizaba para mantenerse a flote cada vez que se encontraba a la deriva, podemos suponer que los primeros utensilios fueron los bloques de madera o corcho. Precisamente, con este material, un capitán del Reino Unido, al parecer llamado Ward, diseñó en 1854 un traje de corcho para llevar a bordo de los botes salvavidas. Casi un siglo más tarde, en 1939, los alemanes se amarraban llantas de bicicleta al cuerpo para aprender así a nadar impidiendo que la gente se ahogara al principio. Mientras tanto, en Estados Unidos, se desarrollaba el primer salvavidas inflable (1931) conocido comúnmente como el Mae West, igual que la famosa actriz y sex symbol de Hollywood de los años 30. La razón de esta comparación era que, al inflar el chaleco, manualmente, el pecho de la gente crecía de manera considerable, recordando a los atributos pectorales de la actriz. Se hizo muy popular entre los soldados estadounidenses y británicos durante la Segunda Guerra Mundial y, poco a poco, se fue mejorando creando prendas más cómodas y prácticas en situaciones de emergencia, pudiéndose inflar automáticamente.

[/nextpage]

[nextpage]

oldtimer-166540_1280

Lámina anti-hielo

El invierno sigue provocando los mismo problemas hoy en día que hace años. Al dejar el coche en la calle los días más fríos del año, se está asumiendo que nos vamos a encontrar con hielo en los cristales. El gran avance tecnológico con el que cuentan hoy los automóviles nos facilita mucho la labor de descongelar el hielo de la luna, en unos minutos podemos estar circulando sin problemas de visión. El aire que sale por el salpicadero y las rayas calentadoras de la luna de atrás son las encargadas de sacarnos de este apuro. Sin embargo, antes la tarea era completamente manual: echar agua, rascar y poner en práctica cualquier ingeniosa iba que pasara por la cabeza. Por eso, en 1953 surgió este invento: una lámina de plástico, con bordes de tela parar asegurar su firmeza, que se ponía en el parabrisas. El material aguantaba hasta 50 grados bajo cero y con tirar de la lámina y arrojar la nieve al suelo era suficiente. Se dejaba que se derritiera el hielo y ya estaba lista para colocarla otra vez cuando volviéramos a aparcar el coche.

[/nextpage]

[nextpage]

ca

La camiseta inteligente

El origen de la camiseta es bastante controvertido. Existen múltiples teorías pero hay dos en concreto que tienen mucho más peso. La primera dice que fueron un invento de la clase pudiente británica del siglo XIX, que permitía a los criados llevar camisetas de lino para servir el té, por la sencilla razón de que las manchas que deja esa infusión son muy complicadas de limpiar. Por su parte, la segunda teoría afirma que nacieron en EE.UU. (aunque luego las popularizaría James Dean), donde los soldados las utilizaban como ropa interior para ocultar el pelo del pecho. El nombre que adoptaron en inglés, T-Shirt, se basa en la forma de la camiseta. Respecto a la situación actual de este invento, son increíbles las tranformaciones que ha sufrido. Se ha creado la primera camiseta que lleva incorporada una cámara para que los deportistas puedan grabar el partido desde su punto de vista, enriqueciendo así las imágenes que le llegan al espectador. Se ha utilizado ya en un partido amistoso del Córdoba CF y se ha retransmitido también su actividad cardíaca. También se ha pensado en combatir el sobrepeso y la obesidad con unas camisetas que aportan información del gasto energético y respuesta cardiovascular y respiratoria, para saber qué ejercicio conviene a los niños, cuándo y durante cuánto tiempo. Por último, existen unas camisetas para correr que recogen los datos del entrenamiento, los objetivos, los circuitos recorridos, etc., que se pueden consultar en una app o en una pagína web.

[/nextpage]

[nextpage]

v2

Velcro

Al igual que muchos de los inventos, el velcro también surgió de una situación cotidiana. El ingenioro suizo George de Mestral paseaba en 1941 por el campo cuando se dio cuenta de que algunas semillas de abrojo se pegaban a su ropa. Como buen científico, observó las semillas con el microscopio y se descubrió que estaban rodeadas de diminutos ganchos que favorecían su adherencia. Tratando de buscarle una función a ese material, creó un sistema de apertura y cierra que hoy se utiliza en todo tipo de prendas, desde guantes y chaquetas a zapatos, pasando por los trajes de astronautas. La novedad cayó un poco en el olvido hasta que en 1959 nació la marca Velcro, palabra que combina las sílabas iniciales de las palabras francesas Velours (bucle) y Crochet (gancho). Ha sido la encargada de dar nombre a una enorme cantidad de productos. Definitivamente, en los años 80, el velcro se empezó a utilizar en la moda para reemplazar cordones y y botones y hacer más sencillo el gesto de cierre y fijación.

[/nextpage]

[nextpage]

ag

Zapatos para caminar sobre el agua

En los años 60, cuando se inventó un sistema que permitía enganchar los pies a dos grandes láminas de plástico para así poder caminar sobre el agua sin mojarse, todo el mundo consideró al creador como un loco iluminado y el éxito fue casi nulo. Sin embargo, hoy no faltan ejemplos que demuestran que podría haber sido el principio de un gran proyecto. A menor escala, los esquís permiten patinar sobre la nieve y no tiene más misterio que unos enganches para ajustar las botas a las tablas. Para el agua, el ejemplo más parecido a aquel invento del pasado es el catamarán, aunque este tipo de embarcación existiera desde muchos siglos antes. Ahora cuenta con muchísimas más opciones de navegación gracias a los avances tecnológicos. En cuanto a que el hombre sea capaz de caminar sobre el agua hay muchas opiniones y muy variadas. Un estudio de una universidad norteamericana asegura que un humano tendría que correr casi a 112 kilómetros por hora, poseer unas piernas mucho más largas y tener unos músculos 15 veces más fuertes de los normal para evitar sumergirse. Wavewalk (Massachusetts) ha desarrollado unas botas similares a un kayak, de 2,8 metros de longitud que, aseguran, permiten flotar. Todavía no lo han demostrado gráficamente y hay muchas dudas al respecto.

[/nextpage]

[nextpage]

tr2

El traje de baño 

El traje de baño como prenda utilizada para meterse en el agua no aparece hasta finales del siglo XVIII, principios del XIX, cuando el hombre perdió el miedo que le tenía al mar. Las familias acomodadas vestían trajes compuestos por dos piezas, un calzón y una banda sostén. Desde entonces, el traje de baño ha sufrido una gran evolución a lo largo del tiempo: ha tenido seis piezas en el siglo XIX; a principios del XX consistía en camisas más o menos largos; apareció el bikini (sólo para las más atrevidas) en los años 40; el monokini marcó el cambio social en las playas de los 70; y, hoy en día, lo que más se ve en verano son los bikinis que dejan poco a la imaginación. De hecho, los nudistas ni siqueira necesitan traje de baño. En cualquier caso, si hay un traje de baño que sorprendió en el momento de su creación fue uno confeccionado con madera en 1929. Su creador aseguraba que facilitaba la natación pero, como era de esperar, no triunfó en exceso entre los bañistas. Ya en los años 2000 nos encontramos con el particular burkini, un burka más ajustado y hecho con el material del traje de baño, inventado por la australiano-libanesa Aheda Zanetti.

[/nextpage]

[nextpage]

waggon-wheels-336528_1280

La rueda

Las primeras ruedas que se pusieron en las carretas eran de madera, pero no resultaban demasiado cómodas porque transmitían todas las irregularidades del terreno a los cuerpos de las personas que iban en el interior. A finales del siglo XVII se reforzaron con metal para que la suspensión mejorara. En 1888, Dunlop, un hombre ingenioso como los buenos inventores, se dedicaba a buscar nuevas aplicaciones del recién descubierto caucho. Al ver que su hijo tenía problemas con la bicicleta y la superficie, se dio cuenta de que cubrir las ruedas de madera con un tubo de caucho le ayudaría a resistir al 100% las imperfecciones del suelo. Un año después, patentó el invento que, más tarde, haría posible el automóvil moderno. Desde entonces, el neumático no ha dejado de perfeccionarse, pasando por lo hermanos Michelín y hasta llegar al que tenemos hoy en día en los coches.

[/nextpage]