Empleo General

La mejor oposición para tus intereses

El coto, que parecía cerrado, se vuelve a abrir. En la Unión Europea, el próximo mes de marzo, habrá oposiciones a la que podrán presentarse licenciados o diplomados. La Junta de Extremadura, por su parte, realizará los exámenes pertinentes durante junio y julio. Y el consistorio murciano llevara a cabo, en septiembre, las oposiciones para policía y bombero. Por no hablar de que, en marzo, el Gobierno anunciará la próxima convocatoria de empleo público. “Aunque no se puede comparar con lo que había antes de 2010, para 2015 se prevé una mejora. La tasa de reposición del Gobierno, en vez del 10%, puede llegar hasta el 50%”, resalta Ángela de las Heras, jefe de Estudios del área de Oposiciones del CEF (Centro de Estudios Financieros).

¿Qué debe hacer la persona interesada en dar el paso? “Lo primero es ver si le interesa o no en función de lo que le puede costar prepararla y lo que puede obtener”, señala Javier Jáuregui, del Instituto Europeo. Según este centro, una persona puede estar, de media, alrededor de año y medio hincando codos para conseguir ‘curro’ en las instituciones europeas. A favor: para un diplomado o un licenciado, obtener el ‘premio’ puede suponer unos ingresos de 4.350 euros al mes más complementos. En contra: la mayoría de las plazas son para Bruselas, con el consiguiente desplazamiento que conlleva. Aunque es cierto que con posterioridad se puede pedir cambio de destino y ‘aterrizar’ en España. “Son oposiciones diferentes, más amenas de preparar, ya que no prima tanto el estudio. Hay una parte práctica, y los temarios no son tan amplios”, resalta Jáuregui.temario

Pero, en general, ¿cuáles son los aspectos que el interesado debe tener en cuenta? Para empezar, su perfil académico y el programa que pide la oposición. Si por su experiencia educativa ya conoce parte del mismo, mejor que mejor. Y no encerrarse en banda con una en concreto. “Interesa conocer el abanico de oportunidades porque hay muchos cuerpos interesantes. Aunque uno haya estudiado Económicas, y le guste ser inspector de Hacienda, a lo mejor trabajar para la Seguridad Social puede ser igual de atractivo”, mantiene Ángela de las Heras.

Otro punto a calibrar es el número de plazas ofertadas y las instancias presentadas. “No es lo mismo una oferta de cinco plazas a la que optan 300 personas, que 3.000 plazas para 300.000 candidatos”, subraya de las Heras. Sin olvidar el tiempo que se pretende dedicar a la misma. Por ejemplo, en el caso del Grupo A1, puede oscilar entre dos y cuatros años. “Todo lo que sea por encima, puede ir en detrimento propio”, advierte la jefa de Estudios del CEF. Y si no se aprueba, hay que tener muy claro que no se trata de un tiempo ni de un dinero perdido. “Se trata de programas demandados por la empresa privada. Esta sabe cuáles son los conocimientos obtenidos por un opositor y le dará preferencia frente a otro candidato”, concluye de las Heras.