General

Las mayores catástrofes de la naturaleza

Durante las últimas décadas nos las hemos apañado para modificar de manera artificial la naturaleza, dándole la posibilidad de castigarnos con todo tipo de desastres naturales para vengarse. Aunque también hay catástrofes que llegan sin que el hombre tenga la culpa, y se desarrollan en un lugar u otro del mundo insdistintamente. Los más recientes han demostrado que, a la hora de la verdad, los países colaboran entre todos para sacar del agujero a los afectados; sin embargo, las desastrosas consecuencias son más difíciles de superar en algunos sitios (Haití) que en otros (Estados Unidos).

[nextpage]

jp

Terremoto y tsunami en Japón (2011)

La Agencia Meteorológica de Japón lo denominó Terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tohoku o Gran terremoto de Japón oriental de 11 de marzo. Dos días antes de la llegada del terremoto, otro sismo en la misma costa, de intensidad 7,2 MW, predijo la llegada de la gran catástrofe. El principal problema de ésta última fue la combinación de terremoto, de seis minutos de duración, y tsunami. El epicentro del sismo, de magnitud 9,0 grados en la escala de Richter, se ubicó en el mar, justo frente a la costa de Honshu y a 130 kilómetros al este de Sendai. El fuerte impacto de este primer fenómeno natural propició la creación de unas olas de maremoto de hasta 10,5 metros. Una situación sin igual en Japón, que perdió cerca de 116.000 habitantes y tuvo que afrontar unos gastos económicos impresionantes. La alerta de tsunami se expandió, mas allá de Japón, a otros países alrededor de todo el planeta, como Nueva Zelanda, Australia, Rusia, Chile, Perú o Estados Unidos.

[/nextpage]

[nextpage]

h

Terremoto en Haití (2010)

Esta reciente catástrofe natural conmocionó al mundo entero destruyendo una ciudad, y prácticamente un país, que ya se encontraba en una situación de injusticias y pobreza enorme. El epicentro del terremoto se registró en a 15 kilómetros de la capital haitina, Puerto Príncipe. La magnitud fue de 7,2 grados en la escala de Richter y el sismo se generó a una profundidad de 10 kilíometros, arrasando con todo lo que se encontraba su paso y dejando 316.000 muertos y desaparecidos. Se trata del terremoto más fuerte vivido en la zona desde 1770; tanto que se llegaron a evacuar, de manera preventiva, a cientos de personas en islas próximas como República Dominicana, Cuba y Jamaica. Múltiples países enviaron ayuda económica y humanitaria a la zona para tratar de resolver el problema lo antes posible y empezar a hacer el recuento de fallecidos, desaparecidos y daños económicos.

[/nextpage]

[nextpage]

k

El huracán Katrina (2005)

Se cobró la vida de unas 2.000 personas y se clacula que fue el más destructivo en 2015 de la temporada de huracanes que suele azotar en Atlántico cada año. Se formó en las Bahamas, atravesó el sur de Florida manteniéndose en la categoría 1 moderado y, tras causar algunas inundaciones en esa región, se hizo más fuerte en el golfo de México. Alcanzó la categoría 5 en el aire y cuando volvió a tocar tierra por segunda vez en Luisiana, había descendido a la categoría 3. Arrasó las costas del golfo desde Florida a Texas y Nueva Orleans se inundó totalmente por el fallo de su sistema de diques, que se colapsaron varias horas después de la llegada del huracán. El panorama que se observaba al día siguiente era de total destrucción: los cuerpos se amontonaban en las calles inundadas, miles de casas y edificios hechos escombros, carreteras y puentes destruidos dejaron incomunicadas varias regiones del sur. Recuperar el control de la zona llevó varios días.

[/nextpage]

[nextpage]

ind

Tsunami del Índico (2004)

Catástrofe similar a la de Japón pero en fechas algo más difíciles de olvidar a largo plazo. Al día siguiente de Navidad, un terremoto de magnitud de 9 grados en la escala de Ritcher, y con epicentro cerca de la costa de Sumatra, provocó que el fondo del océano Índico se desnivelara varios metros. Esto, a su vez, creó una ruptura de una falla a lo largo de más de 1.500 kilómetros y unas olas que llegaron a alcanzar una altura digna de los mejores surferos, 30 metros al tocar tierra. Devastaron las costas de Indonesia, Sri Lanka, Tailandia, India, Myanmar, Sumatra e, incluso, llegaron hasta el cuerno de África, a Somalia. Además, muchas islas de la región se sumergieron de manera parcial y otras tantas duplicaron su tamaño al ser elevadas por el mar. Murieron y desaparecieron alrededor de 275.000 personas y ha calculado que la energía despresndida podría equivaler a 23.000 bombas atómicas como la de Nagasaki.

[/nextpage]

[nextpage]

pak

Ciclón Bhola, Pakistán Este (1970)

Fue uno de los ciclones más mortíferos de la historia con medio millón de fallecidos; sin embargo, las pérdidas materiales también fueron considerables: casas, ganado, barcas de pesca, cosechas… El ciclón irrumpió en Pakistán Este, lo que hoy se conoce como Bangladesh, con ráfagas que alcanzaron los 222 kilómetros por hora. Poco después del paso del ciclón, el partido en la oposición ganó las elecciones por el descontento popular generado por la mala gestión gubernamental de la crisis. El malestar no cesó y el gobierno aprovechó para dar el pistoletazo de salida a la guerra de la liberación de Bangladesh, que concluyó con la creación del mismo. Fue una de las primeras veces en las que una catástrofe natural ayuda a desencadenar una guerra civil y a crear un estadio independiente.

[/nextpage]

[nextpage]

helicopter-dropping-water-595422_1280

Viernes negro, Australia (1939)

Lo que más abunda en cuanto a castástrofes naturales son los terremotos y los tsumanis, pero los incendios también han hecho mucho daño. El viernes 13 de enero de 1939, la región forestal de Victoria desapareció casi al completo. Cerca de 20.000 kilómetros cuadrados de tierra fueron arrasados por las llamas, murieron 71 personas y varias ciudades se destruyeron, teniendo que emprender una labor de reconstrucción posterior para poder reubicar a todos los ciudadanos que tuvieron que huir de sus casas. Se quemaron un total de 3.700 edificios. Este episodio volvió al recuerdo de los australianos cuando en 2009, en el mismo estado de Victoria, un incendio causó la muerte a 189 personas, hirió a más de 500 y derrumbó cientos de edificios. Se produjo durante una ola de calor que registró las temperaturas más altas en el país desde hace 150 años.

[/nextpage]

[nextpage]

chi

Inundación del Río Amarillo (1931)

Sucedió también en 1887 pero las consecuencias no llegaron al mismo nivel de gravedad que en 1931. Si ésta no es la catástrofe natural que más muertes se ha cobrado, se encuentra, sin duda alguna, entre las primeras. Tras dos años de sequía, las lluvias torrenciales del verano de 1931 provocaron un desbordamiento del río Amarillo, arrebantándole la vida a 4 millones de personas aproximadamente. Se estima que se ahogaron unas 300.000 personas, que se inundó una zona de 1.300 kilómetros cuadrados y que se perdieron miles de cosechas. Asimismo, el hambre y las epidemias no tardaron en aparecer. Hay historiadores que relacioanan esta catástrofe con la llegada de la peste bubónica por culpa de las ratas.

[/nextpage]

[nextpage]

yemeni-81175_1280

Erupción del volcán Tambora (1815)

Este desastre natural se ha catalogado como el peor provocado por una erupción volcánica. El Tambora, situado en Indonesia, expulsó unos 150 kilómetros cúbicos de ceniza, que llegó a caer a 1.300 kilómetros de distancia del volcán. Se encontraron restos de un centímetro de grosor a 900 kilómetros de distancia, lo que ayuda a hacerse una idea de la fuerza que generó. El nivel de explosividad fue de 7 (el nivel máximo es de 8), una cifra que se repite sólo cada 1.000 años. Lo más impactante a la vista fueron los 44 kilómetros de altura que alcanzó la erupción. Se estima que las muertes fueron 92.000, 10.000 a causa de la explosión de manera directa y las otras 82.000 por daños, hambre, enfermedades, etc. El pueblo de Tambora desapareció por completo debajo de las cenizas y el magma y la temperatura de estos dos elementos hizo que la de la Tierra bajara tres grados.

[/nextpage]

[nextpage]

portu

Terremoto y maremoto de Lisboa (1755)

Aunque las catástrofes naturales parece que se ensañan más con los humanos del siglo XX y XXI (quizá por la modificación artificial que hacemos de la naturaleza), a mediados del XVIII se registró una de las más importantes. En noviembre de 1755, un terremoto de 10 eternos minutos de duración y de una magnitud de 8,7 grados en la escala Ritcher, azotó la capital lusa. Causó la muerte de entre 60.000 y 100.000 personas y le siguieron un maremoto y un incendio que destruyeron Lisboa prácticamente al completo. Teniendo en cuenta el año y el contexto histórico, hubo muchos ciudadanos que se replantearon la existencia de Dios ya que no entendían cómo podía haber permitido que sucediera algo similar. Por otro lado, las consecuencias indirectas de la catastrófe fueron la acentuación de las tensiones políticas en Portugal y la interrupción de las ambiciones coloniales del momento.

[/nextpage]

[nextpage]

gunung-198140_1280

Erupción volcánica en Pompeya (año 79)

En agsoto del año 79, el más que famoso Vesubio comenzó a expulsar una columna de humo que, en vez de ser un simple escape como ya había pasado otras ocasiones, era el principio de todo lo que estaba por venir. La erupción se materializó en una suerte de fango, una mezcla de cenizas, lava y lluvia, que inundó las calles y calzadas de Pompeya, pasando después a colarse por las ventanas y a cubrir los techos de las casas, dejando huir a muy pocos habitantes. Poco después de la explosión, una fina lluvia comenzó a caer; se trataba de pequeñas piedras volcánicas y de piedras pómez de varios kilogramos de peso. Todo esto hizo que la ciudad quedara envuelta en vapores de azufre a los que no podía escapar la población porque incluso se coló por las togas que se pusieron para protegerse. Los que sobrevivieron al principio tenían el mismo destino que los demás: los 22.000 habitantes de Pompeya murieron sepultados.

[/nextpage]