Economía Empresas General

Vuelven las motos de los 80

Para los que han cumplido los 40, nombres como Bultaco, Sanglas, OSSA, Montesa, Derbi, Rieju o Puch son de sobra conocidos. Eran las marcas de motos más populares de aquella década. Por desgracia, buena parte de estos fabricantes españoles, radicados todos ellas en Cataluña, sucumbieron ante la llegada de los gigantes japoneses, y sus productos desaparecieron de las carreteras. ¿Qué ha sido de ellos?

Fotos: Las propias marcas y Wikipedia.

[nextpage]

La innovación, la bandera de Bultaco
Don Paco Bultó era un convencido de que la clave del éxito de toda empresa estaba en la innovación constante. Por ese motivo, siempre apostó por la competición, ya que creía que de allí venían todos los adelantos. No se equivocaba. En 1958 creó Bultaco y desde su primer modelo Tralla 101 se comprobó que las motos de la casa catalana no serían una más. En la imagen aparece el Streaker, que incorporaba frenos de disco en ambas ruedas, algo nunca visto, ya que siempre se utilizaban de tambor. Por desgracia, una grave crisis llevó al cierre de la casa en 1983. Nadie pensaba que regresaría, pero…

[/nextpage]

[nextpage]

El regreso más esperado de Bultaco
Tras más de 30 años muerta y enterrada, la marca ha resucitado en 2014. Y lo ha hecho respetando sus principios. Ahora su apuesta también es rompedora, ya que sus dos primeros modelos tienen la particularidad de ser 100% eléctricos. Nos referimos a la Rapitan (en la imagen) y la Rapitan Sport. La responsable de este resurgir es la empresa de tecnología LGN TECH que, con base en la Universidad Carlos III, se constituyó en una firma que investigaba motores eléctricos. Pronto, sus fundadores pensaron que sus descubrimientos serían importantes si se colocaban en una moto. Dicho y hecho. Hablaron con los descendientes del legendario Paco Bultó y al momento comprobaron que podían tener una oportunidad de resucitar una marca legendaria. Ahora solo queda esperar que este resurgimiento dure muchos años más.

[/nextpage]

[nextpage]

El ilustre pasado de OSSA
La firma nació en los 20 y fabricaba artículos tan alejados del mundo de las dos ruedas como proyectores de cine y motores fuera borda. No fue hasta bien entrada la década de los 50, cuando surgió la primera motocicleta. Con los años y a base de novedades cada vez más osadas, OSSA se fue haciendo un hueco en el mercado, especialmente en el campo del trial y el motocross, donde el ingenio de Eduardo Giró acertaba con unos modelos rotundos. La marca fue evolucionando y fue capaz de poner en circulación ejemplos como la Yankee (en la imagen). Se presentó para conquistar el mercado exterior pero también triunfó por todo lo alto en las carretera españolas.

[/nextpage]

[nextpage]

La vuelta al ruedo de OSSA
Cuando el mercado español se abrió en los 80 a la importación de motos japonesas, las grandes marcas catalanas -Bultaco, Montesa y OSSA- no pudieron competir con los nuevos productos y fueron absorbidas por casas japonesas, o cerraron. El segundo fue el caso de OSSA, que cesó su actividad en 1985. Durante las siguientes décadas, la marca cambió de manos varias veces aunque sin estar respaldada por una actividad industrial relevante. En 2006, Joan Gurt compró la enseña a Carlos Rubio y, junto a tres socios, fundó OSSA Factory S.L., que se dividiría en dos líneas de negocio independientes: OSSA Fashion (ropa y complementos) y OSSA Motor, dedicada a la producción de motocicletas. “En 2009, presentamos una revolucionaria moto de trial con numerosas innovaciones técnicas, la TR280i, que llegaría al mercado en otoño de 2011. Tres años después la TR y sus evoluciones son el principal producto comercializado por OSSA Motor. La marca también posee la Explorer, una trial-excursión basada en la TR280i“, explica Gustavo Higón, diseñador de la casa.

[/nextpage]

[nextpage]

Montesa, de la carretera al campo y a manos japonesas. 
El comienzo se sitúa en 1944, cuando el barcelonés Pere Permanyer inicia su aventura empresarial fabricando motores para la automoción. Poco a poco reorienta la actividad hacia las motos, creando alguno de los mayores éxitos del sector. Un buen ejemplo es la Impala, que arrasó en los años 60 y 70. Pero la bajada de precio de los coches hace mella en las dos ruedas y Montesa reorienta su producción hacia modelos relacionados con el cross y el trial. Así transcurrieron los años, pero los 80 también supuso el fin de la historia de éxito de esta marca catalana. Aunque, al contrario que sus coetáneos Bultaco y OSSA, no fue cerrada, sino que se vendió a Honda.

[/nextpage]

[nextpage]


Honda Montesa, centrada en el trial de competición
Honda tuvo la marca encerrada durante años. Pero en el siglo XXI la rescató del baúl de los recuerdos e inició la producción. El modelo más conocido de esta nueva época es el trialero Cota que, curiosamente, ya existía en los últimos años de la primera época de Montesa. Se trataba de una versión de la época pero el concepto y el nombre eran el mismo. Pero, por desgracia, sigue siendo imposible encontrar una de sus motos por las calles, ya que la marca se centra ahora en exclusiva al trial de competición. Aunque a veces es mejor conformarse y, por lo menos, el nombre no se ha perdido del todo.

[/nextpage]

[nextpage]

Derbi, la marca que hizo campeón a Ángel Nieto
Los hermanos Simeón y Josep Rabasa i Singla crearon en 1944 la marca de bicicletas Rabasa, Pero cinco años después lanzaron su primer ciclomotor bautizado con el nombre de Derbi. Señoras y señores. Bienvenidos a uno de los nombres de culto del motociclismo español. Y es que estamos hablando de la marca con la que Ángel Nieto ganó muchos títulos mundiales. Esa publicidad y la facilidad de la firma para fabricar modelos que se adaptaban a la perfección al momento social auparon a la casa a lo más alto durante décadas. De hecho, fue una de las pocas que logró sobrevivir a la llegada de los japoneses en los años 80. En la imagen la Variant.

[/nextpage]

[nextpage]

Los italianos cierran el sueño de la Derbi española
Durante los años 90, Derbi comenzó su decadencia. Y en 2001 cae en manos del grupo italiano Piaggio. A pesar de ello, los padres de la Vespa no se llevan la producción fuera y la legendaria fábrica de Martorelles (Barcelona) sigue produciendo éxitos como el modelo Senda. Pero las cosas cambian. Y en 2011 se anuncia el cierre de la factoría. Algo que se hace realidad el 22 de marzo de 2013, que es cuando de la histórica fábrica sale la última unidad. Se trataba de una Derbi Senda DRD de 50 centímetros cúbicos con un bastidor que iba firmado por todos los trabajadores. En la actualidad, la marca sigue existiendo, aunque ahora las motos vienen de Venecia.

[/nextpage]

[nextpage]

Rieju, el último superviviente
La mayoría de fabricantes españoles murieron ante la invasión japonesa comandada por Honda y Yamaha. Algunos han regresado de sus cenizas, mientras que otros no han tenido tanta suerte. Pero tenemos un ejemplo que recuerda a Asterix. Se trata de la gerundense Rieju. Ni todas las crisis del mundo, ni nada que se le parezca ha sido capaz de tirar a esta marca, que nació en 1942 y que ha puesto en circulación modelos tan populares como la Marathon. A lo largo de su historia ha demostrado con creces ser capaz de adaptarse al entorno, apostando primero por ciclomotores para pasar con el tiempo a entrar en la moda del cross y las scooters.

[/nextpage]

[nextpage]

El prometedor futuro de Rieju
Ya hemos comentado en la imagen anterior que Rieju es la última y única supervivente de la extinta estirpe de fabricantes de motos catalanes. ¿La clave? Su flexibilidad y su capacidad de exportación. Además, la marca ha sabido innovar presentando motos eléctricas y scooters premium, como el City Line, que compiten de tú a tú con todas las marcas asiáticas. Y no es un campo de juego sencillo. El liderazgo de Kymco en este segmento y la presencia de las todopoderosas Honda y Yamaha originan que la mera existencia de esta empresa sea ya todo un éxito. Por si fuera poco, para este año esperan incrementar sus ventas y alejar la enésima crisis que ya ha superado en su historia.

[/nextpage]

[nextpage]

Sanglas, el mito que nunca regresó 
En esta galería de leyendas renacidas existe un ejemplo que, por desgracia, desapareció definitivamente en los años 80. Se trataba de Sanglas, un fabricante catalán que inició su actividad en 1942. Siempre apostó por motos innovadoras y produjo un modelo como la Sanglas 400 que arrasó a finales de los 70. De hecho, era el utilizado por la Policía de aquella época. Pero los 80 cayeron como un jarro de agua fría. La inversión que se llevó a cabo para producir el modelo 500 nunca se rentabilizó y la empresa se colocó como candidata a ser adquirida por cualquier compañía japonesa en busca de socio local. Al final fue Yamaha, la que se hizo con la casa en 1981. Ocho años más tarde el nombre de Sanglas desaparecía totalmente para ser sustituido por Yamaha Motor. Un triste final para una marca legendaria.

 

[/nextpage]