Empresas Estilo de vida General

Cómo ser el más popular en la oficina

Bien sea por timidez, por ser una persona introvertida, o por cualquier otra circunstancia, hay personas que suelen pasar desapercibidas en el mundo laboral. Perfil bajo, que dicen otros. Eso puede ser una virtud, o el foco de posibles problemas. Aunque para determinadas personas ser popular en la oficina, o en el trabajo, sea tan difícil como escalar el Everest, lo cierto es que si se siguen una serie de pautas esa escalada puede ser la mar de sencilla.

[nextpage]

sonrisa

SONRISA

No hay que ser Míster Bean, y tener siempre una cara de acelga. Para que hablen de ti, y lo hagan bien, lo primero que debes generar es un ambiente agradable a tu alrededor. Por eso, la sonrisa y el buen humor deben formar parte de tu saber hacer. No se trata de estar todo el tiempo contando chistes, ni mucho menos. Pero poner buena cara ante cualquier imprevisto o dificultad, es un primer paso. Como buen boxeador, hay que saber encajar los golpes… con una sonrisa.

[/nextpage]

[nextpage]

autoconfianza

AUTOCONFIANZA

Para desarrollar el punto anterior es fundamental tener autoconfianza. Es la sal que te hará condimentar el plato y que te hará gozar de buena reputación. Y deberás cumplir, como un reloj suizo, con todos los compromisos que se te planteen y que hayas aceptado. Porque, si quieres atracar en buen puerto, la palabra dada es ley. Saltársela a la torera no solo te traerá problemas laborales, sino que hará que tus compañeros no te miren con buenos ojos. Y eso es sinónimo de naufragio.

[/nextpage]

[nextpage]

corrillos

CORRILLOS

Hacer piña, reunirse con los compañeros, tomar una cerveza a la salida… puede ser el principio para conseguir que los demás te miren con buenos ojos. Pero una cosa es comentar una circunstancia del trabajo, o el partido de fútbol de tu equipo durante el fin de semana, y otra muy diferente los chismorreos, los cotilleos, o el hablar mal de alguien. Las críticas, si se dan, siempre tienen que ser positivas, nunca negativas (que diría Van Gal). Porque si no es así, lo más probable es que acabes separado en el banquillo de suplentes (Van Gal lo haría).

[/nextpage]

[nextpage]

oooohhh

¡OOOHHHHH!

Tú no eres el único que trabaja en la oficina. A tu alrededor hay gente tan valiosa, o más, que tú. Y si hacen un trabajo de los de quitarse el sombrero, de chapeau, que diría un francés, adelante: reconóceselo. No se te tienen que caer los anillos por hacerlo. Saber calibrar el buen hacer del resto de compañeros sumará puntos a tu favor. Y hazlo en voz alta. Eso puede ser el germen que, cuando florezca, favorezca las relaciones amistosas.

[/nextpage]

[nextpage]

quienes

¿QUIÉN ES?

¿Cuántas veces ha intentado dirigirse a alguien y no se acordaba de su nombre? Quizás, por ese motivo, no le haya dicho lo que tenía que decirle. O, si lo ha hecho, le ha mirado con cara extraña al no dirigirse a él por su nombre. Error. Si hay algo a lo que todos estamos acostumbrados es a nuestro nombre. Y si nos llaman por él, lo más seguro es que atendamos la llamada. Nada de “eh, tú”. Eso puede considerarse como una falta de respeto.

[/nextpage]

[nextpage]

atentoatodo

ATENTO A TODO

Que es su cumpleaños: felicidades. Que se ha casado un hijo: enhorabuena. Que tiene a su padre en el hospital: ¿qué tal está? Interesarse por los demás suma puntos. Pero hay que saber mantener las distancias. Tampoco se trata de ser indiscreto. Compartir experiencias siempre será positivo. Y es un nexo de unión con los demás. Mostrar desinterés o apatía es el primer paso para agrandar las distancias entre las personas. ¡Eres una cabeza loca que ni siquiera te acuerdas de tu propio cumpleaños! Una simple lista en el móvil, recordándotelo, puede ser un buen aliado.

[/nextpage]

[nextpage]

equipo

EQUIPO

La unión hace la fuerza. Una frase que enseguida verás que se hace realidad si cooperas con tus colegas y trabajas con ellos codo con codo. Crear un clima de sano compañerismo siempre será un punto a tu favor. “Todos para uno, y uno para todos”, que dirían los mosqueteros. Si quien está a tu lado necesita un cable, un salvavidas, lánzaselo. Quizás en otro momento lo necesites tú. Ya se sabe: “Hoy por ti, mañana por mí”. Y no hagas perder el tiempo a los demás. Ser un pesado es contraproducente.

[/nextpage]

[nextpage]

activo

ACTIVO

Ser cortés, educado y sociable son virtudes que todo el mundo aprecia. Un buen principio. Estar en tu puesto de trabajo como una isla no es sinónimo de popularidad. Tomarse un café con otros es positivo. Y participa en los eventos o actos que se desarrollen. Eso no significa que cojas siempre el micrófono y te conviertas en una estrella del espectáculo. Ser afable y abierto abre puertas. Pero no las cierres siendo un pesado.

[/nextpage]