General

Emprende y triunfa

El complicado mercado laboral al que ahora debemos enfrentarnos ha provocado la reaparición en escena del emprendimiento. Después de años de malos resultados y de caídas, el pasado año ha sido el año que registró más personas que se armaron de valor para empezar a trabajar por su cuenta. Se crearon alrededor de 100.000 empresas nuevas en España en 2014, además de registrar un crecimiento en el sector de los autónomos.

[nextpage]

tr

La suerte no lo es todo

No cabe duda de que si la suerte nos sonríe, será mucho más fácil llevar a cabo nuestro proyecto. Incluso, existen expertos que aseguran que el éxito depende, en un 50%, de la suerte. Pero, como bien sabemos todos, es un factor totalmente aleatorio por lo que en lo que debemos confiar es en nuestras capacidades, en enfocar nuestros esfuerzos en todo lo que depende de nosotros. El esfuerzo, el trabajo bien hecho, el sentido común y gastar lo rigurosamente necesario son claves que nos encaminarán hacia buen puerto. El tiempo es oro así que, cuantas más horas enterguemos a nuestra idea, más resultados y oro podremos lograr.

[/nextpage]

[nextpage]

stones-451329_1280

Motivación

Este es un aspecto esencial que tiene que existir en todo emprendedor. Las motivaciones pueden ser varias y dependen al completo de la personalidad de cada uno, pero hay una que suele repetirse: perder el miedo a renunciar a la seguridad y a la estabilidad que ofrecen los trabajos más habituales para ganar libertad y materializar un proyecto personal pensado con pasión durante mucho tiempo. Emprender ha sido la vía de escape para que muchas personas, que se sentían sin rumbo, se sintieran realizadas asumiento un reto que podía aportar algo nuevo a la sociedad. Algunos especialistas apuntan que es importante no tener un plan B, para así sentirnos obligados a centrarnos en el proyecto y comprometernos con él al máximo.

[/nextpage]

[nextpage]

mt-foraker-476613_1280

Perseverancia

Las perseverancia es importante a lo largo de todo el proceso, incluso cuando ya está funcionando nuestra nueva empresa. Sin embargo, mantenerla lo más arriba posible al principio es indispensable. Debemos “perseguir” a las organizaciones o empresas con las que nos interesa contactar para que nos den la oportunidad que buscamos. Insistir y no rendirse se convierten la rutina inicial ya que es complicado conseguir lo que queremos a la primera de cambio. Para ello hay que estar muy seguro de uno mismo y luchar por la idea que estamos presentando.

[/nextpage]

[nextpage]

keyboard-648447_1280

Perder el miedo a equivocarse

Desde pequeños nos explican que fracasar no es malo, siempre que hayamos intentado todo lo que estuviera en nuestras manos para evitarlo y nos levantáramos más o menos rápido. El problema es que, cuando crecemos, se nos olvida esta lección y le cogemos mucho miedo al error cuando, en realidad, es una fuente de experiencia que nos coloca un paso más cerca del éxito. Volver a empezar implica no volver a cometer los mismo errores y emprender un camino distinto y más adecuado para nuestro proyecto. De todas formas, parece que esto está empezando a cambiar: cada vez valoramos más el fracaso puntual visto como aprendizaje, tal y como hacen en Estados Unidos desde hace décadas.

[/nextpage]

[nextpage]

bullseye-429631_1280

Especialización

Aunque pueda parecer que la especialización cierra muchas puertas delimitando el público objetivo, la realidad práctica ha demostrado todo lo contrario. La focalización en nichos muy concretos dentro de un mismo sector es la clave del futuro y del éxito del emprendedor. Cuánto más trabajemos nuestro servicio o producto, más alto estaremos en el nicho elegido y más clientes nos buscarán para satisfacer sus necesidades. Poco a poco van cogiendo fuerza las profesiones de siempre pero enfocadas a ofrecer un apoyo al mundo tecnológico, uno de los que más trabajo está generando ahora mismo. Por ejemplo, un abogado especializado en startups de tecnología podría comerse el mundo en poco tiempo.

[/nextpage]

[nextpage]

ball-407081_1280

Marcar la diferencia

Como en todo, cuánto más nos diferenciemos de lo que hace la gran parte del sector en el que nos hemos centrado, más posibilidades de éxito tenemos. Cualquier innovación o mejora que nos permita destacar será un punto a nuestro favor. Además, ofrecer un servicio existente desde hace tiempo pero con un precio mejor, será una clara oportunidad de negocio en estos tiempos de apuro económico.

[/nextpage]

[nextpage]

ball-163345_1280

Vender el proyecto

El precio a pagar de los emprendedores es que tienen que contar su proyecto a múltiples inversores, empresas, clientes, etc., para conseguir una financiación. Por eso, es indispensable tener muy claro qué queremos explicar: qué se logra con el proyecto, el fin; cómo se lleva a cabo; a quién va dirigido; en cuánto tiempo se empezarán a ingresar beneficios… Todo. Teniendo en cuenta que el número de emprendedores que reciben los posibles patrocinadores son cada vez más, nuestra presentación ha de ser atractiva y rompedora. Un buen proyecto siempre tiene detrás una buena historia, que es la que tenemos que preparar llegado este punto.

[/nextpage]

[nextpage]

tree-7835_1280

Sencillez

Este factor se ha convertido en fundamental en el siglo XXI. Con la enorme oferta de productos y servicios parecidos que existen, el cliente busca la sencillez que le solucione el problema lo antes posible, cuánto más barato, mejor, y con el menor número de trámites que realizar de por medio. En este momento entra en juego el papel del emprendedor de cara al público: explicar con claridad al cliente qué problema le vamos a solucionar, asegurándonos de que lo ha entendido todo bien. “Ayudar”, “ganar tiempo” y “eficacia” son características que atraen al cliente de hoy en día.

[/nextpage]

[nextpage]

tree-200795_1280

Redes sociales

Una de las mejores maneras de darse a conocer en la era de la tecnología es la publicidad a través las redes sociales. Debemos construir una postura positiva y fresca en los nuevos medios. Así, podremos difundir una buena imagen y crear una buena reputación de nuestro proyecto ante las personas que pueden tener interés en lo que ofrecemos o que pueden ayudarnos a darnos a conocer. Es importante mantener las cuentas de las redes activas en todo momento y publicar cada novedad o progreso que se haya dado, para que la gente esté informada y pueda ver que la idea prospera, pudiendo ser ellos uno de los nuevos beneficiados.

[/nextpage]

[nextpage]

connect-20333_1280

Formar un buen equipo de trabajo

Un emprendedor tiene una idea propia y la desarrolla, pero necesita un apoyo para que esa puesta en marcha sea efectiva. Aunque se cuente con personas de confianza en las que se pueden delegar responsabilidades, existen lugares en los que se pueden forjar muchas relaciones: congresos, reuniones o eventos especializados son solo algunos de los acontecimientos en los que se puede conocer gente y empresas con las que colaborar. La competencia ha adquirido ahora una nueva definición y ya no se busca tanto perjudicar al otro como participar con él en un proyecto. Conviene tener en cuenta las startups porque se han convertido en un elemento de desarrollo muy potente.

[/nextpage]