General

Información online vs tradicional

Hemos comprobado por activa y por pasiva que Internet ha borrado todas las fronteras físicas que antes configuraban ciertos aspectos de nuestra vida. Los periódicos en papel, esos de toda la vida, están cada vez más cerca de pasar a la lista de elementos que la tecnología se ha llevado por delante. O, al menos, eso auguran los expertos y los estudios publicados al respecto. He aquí el motivo por el que las ediciones impresas no dejan de estrujarse el cerebro para dar con la clave que motivará la continuidad del negocio. Estamos acostumbrados a no pagar nada por todo lo que encontramos en Internet, por lo que el cambio tiene que residir o en un nuevo sistema para ofrecer información a través de la Red, o en una complicada convergencia entre papel e Internet. Lo mismo sucede con la televisión: distintas plataformas le han robado mucha audiencia a las cadenas tradicionales.

[nextpage]

d4

Acceso a una información variada

Ahora tenemos la posibilidad de acceder a las versiones digitales de los periódicos tradicionales que, en muchas ocasiones, cuentan con más información que el papel. Se puede así elegir qué noticias queremos leer y cuáles no, sin tener que asumir el filtro impuesto por los directores de diarios. Otro factor que vence a la información tradicional es el poder leer la misma información, en distintos medios, para contrastar versiones. Con la televisión ocurre algo similar: las páginas web de las cadenas ofrecen al espectador la opción de ver solo la parte que les interesa de un determinado programa.

[/nextpage]

[nextpage]

business-257911_1280

Inmediatez

Esta es, sin duda, la característica por excelencia de la información digital. La condición de poder actualizar todos los acontecimientos cuando surgen novedades o, incluso, narrarlos en directo mediante la publicación de varias noticias, ha conquistado el interés de muchos lectores. Aquí reside el éxtio de Twitter: titulares que resumen en 140 caracteres la actualidad del día. La vida frenética actual impide que la gente tenga el tiempo suficiente para dedicar una hora a la lectura del diario. Aunque es verdad que este último sigue conquistando a un buen número de lectores si se trata de profundizar y entender bien un tema, pero muchos otros admiten haber encontrado la manera de hacer lo mismo delante de la pantalla.

[/nextpage]

[nextpage]

m2

Hacer varias cosas a la vez

Este aspecto ha sido otro de los aciertos de Internet. Mientras vemos la televisión podemos leer el periódico en papel, su versión digital o, simplemente, navegar por varias páginas web a la vez. Adaptándose a nuestro ritmo de vida de ahora, los contenidos son mucho más rápidos y efímeros, adquiriendo una velocidad mucho más marcada. Un vídeo de diez minutos puede ser demasiado largo para la audiencia de hoy en día; mientras que los que duran entre segundos y dos minutos son los perfectos para captar la atención. El espectador no tendrá problema en conceder esos minutos de su tiempo al vídeo para luego pasar a otra cosa y, quizá, volver al poco tiempo a la misma plataforma en la que ha estado anteriormente después, de haber comprobado los mensajes de Whatsapp.

[/nextpage]

[nextpage]

newspaper-568058_1280

Información a la carta

Si buscando en el baúl de los recuerdos nos topamos con algún ejemplar de un periódico de años atrás, tendrá su explicación: nuestros abuelos o padres lo quisieron guardar porque aparecía una noticia relacionada con sus vidas, alguna esquela de un conocido o porque era el día en que nació su primer nieto, cualquier excusa puede valer. Sin embargo, lo habitual es que el periódico se tire a la basura según entra por la puerta el del día siguiente. Internet es todo lo contrario: es ese baúl en el que se almacenan todas las noticias de días anteriores, hasta podemos comprobar que muchos periódicos se han molestado en transcribir noticias de hace décadas. Así, podemos acceder a la información que queramos, cuando queramos gracias a que, por ahora, el espacio en la Red no tiene límites.

[/nextpage]

[nextpage]

r3

Radio

A la radio también le ha llegado el momento de renovarse o morir. Las grandes emisoras españolas no han tardado en emitir de manera online y en colgar en Internet los podcast de todos sus programas lo antes posible. Aunque muchos oyentes hayan cambiado su manera de sintonizar con su emisora preferida, pasando a elegir el momento más idóneo del día o de la semana para escucharla, existen otros que siguen fieles al método tradicional. Otro fenómeno que ha surgido en la radio es que se han creado muchas radios que, directamente, funcionan online o mediante la publicación de podcast en sus propias páginas web.

[/nextpage]

[nextpage]

p3

Publicidad

La publicidad es un factor que ha impulsado la potenciación de la información digital. Los anunciantes se han dado cuenta de que les sale más rentable contratar servicios para aparecer en Internet, por lo que los periódicos digitales y páginas web de las cadenas de televisión tienen que esmerarse en que su rentabilidad sea efectiva. El número de visitas diarias que reciben los grandes periódicos españoles en Internet es mucho mayor que el número de lectores en papel. Además, estamos hartos de que nos salte la publicidad en medio de la pantalla, un método que complica mucho más huir del anuncio que el simple gesto de pasar de página. Es mucho más sencillo comprobar el impacto de una campaña digital, a través del número de visitas o el tiempo de permanencia de los usuarios, entre otros, que en los medios tradicionales.

[/nextpage]

[nextpage]

Modern computer devices

Coste del dispositivo electrónico

El importante coste que implica el dispositivo que necesitamos para acceder a todo este tipo de información es bastante relativo. Rara es la casa que no tiene un ordenador o la persona que hoy en día no tiene por móvil un smartphone; y de conexión a Internet ya ni hablemos. El uso que le vamos a dar a estos aparatos electrónicos amortiza su precio, por lo que se podría decir que no tenemos que gastarnos nada de dinero para estar informados sobre todo lo que nos interese. De todas formas, este es un aspecto de la información digital que todavía tiene mucho que evolucionar porque los periódicos necesitan sacar algo de beneficio por colgar sus contenidos en la Red.

[/nextpage]

[nextpage]

vi3

Viralidad

Una de las claves del éxito digital es la capacidad de Internet y, sobre todo, de las redes sociales para acreditar una popularidad y una fama inigualables a una noticia, un vídeo, una fotografía o un post de un blog, entre otros. Por voluntad propia o por obligación, todos tenemos una cuenta en al menos una red social por lo que, de una manera u otra, vamos a terminar por enterarnos de lo que está pasando. Quién no ha oído hablar, por no decir visto, el vídeo de “Contigo no, bicho” o el de la niña pequeña que dice “la que has liao pollito”. No existe explicación para esta viralidad de contenidos sin mayor relevancia, pero lo mismo sucede con la información. La abdicación del rey se convirtió en noticia viral en pocos minutos.

[/nextpage]

[nextpage]

youtube-344106_1280

YouTube

En el caso concreto de la televisión, YouTube se ha consolidado como su principal competencia. La plataforma, que este año cumple diez años, acumula el doble de usuarios que las páginas web de las cadenas generalistas juntas (Antena 3, La Sexta, Telecinco y Cuatro). Aunque ellas tengan sus propias plataformas en las que cuelgan sus contenidos, muchos espectadores reconocen que acceden a YouTube para profundizar en los programas del canal que sea. Por otro lado, esta competencia no se da sólo por la propia programación. El humor, la música, los deportes extremos, vídeos curiosos y, en definitiva, los contenidos no profesionales están robando audiencia a la televisión, la cual cada vez inventa programas más extraños para tratar de remontar.

[/nextpage]

[nextpage]

home-office-336378_1280

Cursos a distancia

Mientras no deja de avanzar el desarrollo de la información online, la educación a distancia va ganando prestigio entre la población. Es la opción perfecta para el que tiene que compaginar los estudios con el trabajo o para los que viven en un lugar alejado de donde se imparten las clases. La falta de contacto con el profesor o la calidad del material han dejado de ser problemas para este tipo de educación, porque Internet ha aportado las soluciones en un abrir y cerrar de ojos. Los estudiantes pueden elegir el momento de ver la clase, previamente colgada en la Red, y de estudiar según sus horarios. Además, se ha demostrado que la educación online ofrece, actualmente, los mismos beneficios que la educación tradicional.

[/nextpage]