General

Cómo tener compañeros y amigos en el trabajo

A trabajar se va a trabajar. Nada de tener amigos en el trabajo. ¿Cuántas veces has oído esta cantinela? Hazte la siguiente pregunta: ¿en la oficina solo te relacionas con tu ordenador y tus papeles? Tira esta idea a la basura. Y empieza a tener compañeros. Así no irás amargado.

[nextpage]

capote

CAPOTE

La mejor manera de echarte un amigo en la oficina es ayudando al compañero de turno cuando esté de agua hasta el cuello y a punto de ahogarse (bueno, no hace falta llegar hasta este último extremo). Cuando veas que lo está pasando mal, que empieza a agobiarse, que le sobrepasa el trabajo, échale un capote. Pero hazlo de manera efectiva. No te ofrezcas a hacer algo, y a mitad de la corrida, des la espantada. Si lo haces así, y le acompañas hasta el final, el resultado será muy claro: el compañero se quedará con una buena sensación acerca de ti. Dicho de otra manera: te ingresará en su ‘balance’ en el apartado de gente ‘guay’.

[/nextpage]

[nextpage]

interes

INTERÉS

Quizás lo más complicado a la hora de entablar una relación sea dar el primer paso. Es algo así como las relaciones personales. Son muchas las preguntas que te haces: le gustaré, la caeré bien, me corresponderá. No le des más vueltas. La mejor manera de saberlo es preguntárselo directamente. ¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres? Es la manera más sencilla de romper el fuego. Es más que probable que la respuesta te sorprenda. La gente tiene vida más allá de la oficina, inquietudes que pueden ser de lo más variadas y diferentes. ¡Y muchas pueden coincidir con las tuyas propias!

[/nextpage]

[nextpage]

puntosencomun

PUNTOS EN COMÚN

Jugar al pádel, entusiasta de los museos, interesado por el mundo del vino, aficionado a la pesca… son muchas las aficiones que pueden unir como el pegamento a dos personas. ¡Hay que aprovecharlas y sacarles partido! Se trata de ser como en Fuenteovejuna, todos a una. Por tanto, el objetivo es formar piña en torno a algo. Da igual lo que sea, el caso es que una, ate, enlace. La razón es de lo más sencilla: cuando hay intereses en común de por medio, lo más normal es que los mismos fusionen a las personas dirigiendo su punto de mira hacia la misma meta.

[/nextpage]

[nextpage]

mejorfuera

MEJOR FUERA

Muchas veces el día a día, el trabajo en la oficina, la rutina, es el principal obstáculo para que el compañero se convierta en amigo. ¿Solución? Algo tan sencillo como quedar fuera. Es milagroso: cuando alguien sale de su entorno laboral, en muchas ocasiones, la transformación es sorprendente. Da lo mismo el lugar que sea: un restaurante, en la barra de un bar, yendo a un estadio a ver un partido de fútbol, hacer una excursión por la montaña… En estos entornos se hablarán de mil cosas diferentes, incluso de trabajo. Pero los temas se tratarán de igual a igual, sin categorías (en el caso de que sea un encargado, o un superior, la otra persona).

[/nextpage]

[nextpage]

deporte

DEPORTE

Si estás interesado en abrirte a una sola persona, organizar un partido de pádel (siempre y cuando le guste), puede ser una buena opción. Lo mismo sucede con otras actividades deportivas en las que se compite uno contra uno. Incluido el ajedrez o las damas. Pero, ¿qué hacer si lo que se pretende es llegar a más gente? Organizar una maratón no sería una buena idea, pero dependiendo del número, poner en marcha un partido de baloncesto o fútbol sala podría ser de lo más interesante (siempre depende del número de personas con las que se quiera atar y fortalecer lazos). También puede servir un campeonato de mus.

[/nextpage]

[nextpage]

amabilidad

AMABILIDAD

Es posible que, en alguna ocasión, alguien haya intentado abrir las puertas de la otra persona pero lo ha hecho llamando tan fuerte, que este finalmente no le ha abierto la puerta. Dicho en Román paladino, la forma de acceder a la gente no ha sido la correcta, y la contestación ha llegado a ser incluso descortés, o violenta. Para conocer mejor al compañero, lo primero que hay que llevar a cabo es escuchar: saber lo que dice, cómo lo dice, cómo se expresa, sus inquietudes y aspiraciones… Hay que ser siempre amable, mostrar la mejor de las sonrisas y dar las gracias cuando sea menester. Muchas veces se habla más de la cuenta, o no se dice lo correcto. Y eso acaba pagándose.

[/nextpage]

[nextpage]

marrones

MARRONES

Cada uno tiene su propio espacio en la oficina… y sus quehaceres. Si lo que se pretende es llegar a los demás, hay que tener muy claro las labores que desempeña cada uno y los espacios por los que se mueve. Es decir, que tú trabajo es tuyo, y no de los demás. Soltar lastre dejando los marrones a los otros es como tirar piedras contra tu propio tejado. Si lo haces, nadie será tú amigo en la oficina. Y si, en alguno momento, les pides algún tipo de favor, lo más seguro es que te den la espalda. Es como un bumerán que acabará volviéndose contra ti en todos los aspectos, tanto en los profesionales como en los personales.

[/nextpage]

[nextpage]

alegrias

ALEGRÍAS

Muchos son los eventos, a nivel personal, que pueden servirte de trampolín para estrechar lazos con tus compañeros de la oficina. En este saco podemos meter desde una boda, un ascenso, el nacimiento del primer hijo, un cumpleaños, la comunión de un vástago… Cualquier momento, cualquier instante de felicidad, puede aprovecharse y sacar partido del mismo ‘a tope’. Porque compartir la alegría es sinónimo de estrechar lazos de amistad. Y si se hace con unos pastelitos, unos puros, unas cañitas… mejor que mejor.

[/nextpage]

[nextpage]

respeto

RESPETO

Que se haya conseguido llegar y compartir una amistad con quienes tienes a tu lado cada día trabajando codo con codo no significa que a partir de entonces tengas que ser un ‘plasta’. Cada cosa a su debido momento. Lo mucho, ya se sabe, empalaga. Por eso, es primordial encontrar el justo equilibrio entre el trabajo y la amistad. Saber cuándo uno tiene que implicarse, y cuando tiene que ‘pasar palabra’. En determinados momentos hay que saber ser discreto. En otras ocasiones, el hombro sobre el que llorar. Las relaciones personales tienen su propio ritmo. Lo que a ti te interesa en un determinado momento, puede ser lo contrario para el compañero. Saca los prismáticos, y mira bien qué es lo mejor en cada instante.

[/nextpage]

[nextpage]

comportamiento

COMPORTAMIENTO

Si has llegado a este punto, la conclusión que has podido sacar es que en el trabajo, como en otros aspectos de la vida (como las relaciones personales), si uno quiere conseguir amigos, dependerá del propio comportamiento. Si te comportas de una forma gentil, con buena voluntad, utilizando el sentido común, y eres honesto contigo mismo y con los demás, tendrás mucho camino recorrido. Si no es así, si te dedicas a poner zancadillas, a ser una especie de híbrido que dice una cosa a las personas cuando estás delante, y otra muy distinta cuando no estás, lo único que conseguirás serán enemigos.

[/nextpage]