General Tu Dinero

En qué gastar el dinero para ser más felices

Dicen que el dinero no da la felicidad, pero ayuda. Sobre todo si sabemos en qué debemos gastarlo para ser más felices. Aunque puede que tener más ceros en nuestra cuenta corriente, no sea siempre señal de que estamos avanzando en nuestros proyectos personales.

[nextpage]

qwqwqw

Todo está en los libros

Happy Money: the Science of smarter spending es el libro de Michael Norton que junto a su compañera Elizabeth Dunn, han intentado ilustrar las claves para saber en qué debemos gastar nuestro dinero si queremos ser más felices. También determinan el papel que juega el dinero en nuestras vidas. El dinero es una manera de cuantificar nuestros progresos, es por eso que nos obsesionamos con tener un buen coche o una casa más grande.

Pero sobre todo, en este manual se insiste en la idea de que es más importante lo que haces con tu dinero y tu tiempo, que el dinero y el tiempo que tienes.

[/nextpage]

[nextpage]

Captura-de-pantalla-2012-07-16-a-las-6.08.16

Un cambio de mentalidad

No siempre caemos en la cuenta de lo felices que nos sentimos o en los orgullosos que debemos estar por lograr nuestros objetivos. El ser humano es una persona cuyos deseos son ilimitados, siempre queremos más, llegar más arriba en la en la cima de nuestra montaña. Es por estas aspiraciones que van in crescendo, que también hay más personas frustradas que felices. Cuando lo que deberíamos de hacer es dejar de contar el dinero y empezar a pensar qué queremos hacer realmente con él.

Tan solo el 5% de la población piensa realmente que la vida es larga y sencilla, frente al 95% restante que afirma que la vida es corta y dura. Pero es precisamente ese pequeño porcentaje de personas, quienes viven de verdad una vida más plena.

[/nextpage]

[nextpage]

caras emociones

Más no siempre es mejor

Amasar más dinero implica que no nos preocupamos por los demás, que precisamente es uno de los factores que conduce a la felicidad. Las experiencias cada vez son más importantes desde el punto de vista del consumidor. Las empresas lo saben, no basta con ofrecer un producto o servicio, debe estar acompañado de una experiencia para el consumidor final. Debe suponer una satisfacción con connotaciones más cercanas a lo emocional que a lo práctico.

Los datos lo constatan, el 57% de los americanos afirman sentirse más felices cuando adquieren “productos experienciales” mientras que el 34% expresa lo contrario.

[/nextpage]

[nextpage]

Money

Gestionar el dinero para sentirnos mejor

Debe ser un regalo, cualquier objeto que adquiramos bien para nosotros o bien para otra persona, debemos verlo como un regalo y esto tendrá un efecto positivo en nuestro ánimo. Según Norton este sentimiento es comparable con pegarnos un atracón en la cena, si cenamos mucho y muy rápido, nos saciamos antes y no disfrutamos de la comida. En cambio, si preparamos algo que nos guste mucho y lo comemos despacio y en una cantidad razonable, nos quedarán más ganas de volverlo a cenar  al día siguiente.

Gestionar nuestra economía no solo nos proporciona una seguridad, sino que da mucho más de sí. Si organizamos nuestros recursos podemos ver con más claridad en qué gastarlos y eso repercute directamente en nuestra felicidad y bienestar.

[/nextpage]

[nextpage]

tiempo-oficina1

Compra tiempo

Sin duda el tiempo es un bien que valoramos mucho y es limitado. Pero es más importante en qué empleamos nuestro tiempo, que el tiempo que tenemos en sí para hacer cualquier cosa. La relación entre el tiempo y la felicidad depende de cada persona. Hay personalidades más activas, que les cuesta relajarse y no disfrutan de actividades pasivas, prefieren hacer actividades arriesgadas que les genere adrenalina en su tiempo libre. Por otro lado, están las personas cuyo carácter es más tranquilo, que se estresan con facilidad y cuando acaban su trabajo, necesitan invertir su tiempo libre en no hacer nada que les altere.

En relación con el dinero, ver crecer nuestra riqueza requiere tiempo, debemos invertir el tiempo en aumentar los ceros de nuestra cuenta corriente, por lo que no se es más feliz por tener más dinero.

[/nextpage]

[nextpage]

laughing baby

El factor babeo

Retrasar el momento de disfrute de un producto que hemos adquirido recientemente, aumenta el placer. Este es el efecto babeo o también denominado “drool factor”. También nos pasa con la comida, cuanto más tiempo llevemos oliendo el guiso y esperando para comerlo, más disfrutaremos el momento de comerlo.  A pesar de esto, vivimos en una sociedad en la que lo habitual es consumir ahora y pagar más tarde.

La explicación, somos impacientes, queremos dar solución a nuestro problemas y lo más pronto posible, queremos tener algo y lo adquirimos lo más pronto posible. No podemos esperar, no tenemos tiempo para esperar y esto repercute directamente en nuestro disfrute.

[/nextpage]

[nextpage]

Красивая девушка неожиданно получÐ

Invertir en los demás

Gastar dinero en los que nos rodean es el camino más rápido para ser más felices. Los expertos lo afirman, aquellos que han gastado dinero en los demás se sienten mejor al final del día, que aquellos que lo han gastado en sí mismos.

No se trata de caridad, sino de otorgar un significado emocional al dinero que empleamos. Lo que está directamente relacionado con las experiencias. Toda experiencia que nos proporcione alguna sensación emocional, nos hace sentirnos mejor, más satisfechos y en definitiva más felices. A pesar de esto, por la situación económica es cierto que el consumo ha disminuido, ya no solo regalamos menos o hacemos regalos más baratos, sino que tampoco gastamos tanto en nosotros mismos.   

[/nextpage]

[nextpage]

Quiero-una-web-sin-gastar-un-euro

En qué gastamos los españoles

Gastamos menos y ahorramos más, en torno a un 2% de lo que ganamos al año, esto es alrededor de 37.000 euros. Para qué ese ahorro, el 23% de las huchas de los españoles van destinadas a pagar la hipoteca, que supone unos 8.137 euros anuales. Los que pagan alquiler gastan una media de 7.984 euros al año, esto supone un ahorro de casi 200 euros frente a los hipotecados.

Otro gasto de nuestros ahorros es el de las vacaciones en hoteles, hasta un 14%. Concretamente las familias gastan en torno a 4.998 euros al año en sus vacaciones, incluyendo el alojamiento en hoteles o apartamentos, billetes de tren y avión… etc.

[/nextpage]

[nextpage]

Doctor holding stethoscope

Invertimos en nuestra salud

Los españoles destinan una media de 3.364 euros al año en gastos como la salud y el bienestar, esto supone el 9% del total de sus ahorros. Las actividades deportivas, gimnasios, entrenador personal… Nos cuestan unos 1.067 euros al año, a lo que hay que sumar el material deportivo, esto es, 938 euros, además de la farmacia 574 euros y el cuidado personal  que son unos 785 euros anuales.

Otra inversión va destinada a educación, aproximadamente la misma cantidad. Lo cierto es la mayor inversión se hace en el último cuatrimestre del año, 356 euros al mes, coincidiendo con el comienzo del curso escolar, hasta 5.000 euros al año.

[/nextpage]

[nextpage]

Gasolina-1

Otros gastos con los que hay que contar

El 8% de nuestra renta disponible va destinada a alimentación. Aunque en los últimos años el consumidor tiene una actitud precio-sensible y ha cambiado su forma de comprar y consumir para ahorrar más. Pero si comparamos los datos con otros años, el gasto en alimentación se ha incrementado hasta un 13% respecto a 2013. Diciembre es el mes por excelencia en el que más se gasta (277 euros), frente a julio que es el que menos (225 euros).

La gasolina y sus derivados, los peajes y el parking, representa el 5% de nuestros gastos. La ropa y los complementos un 4,5%; la tecnología y la comunicación un 4%. En total 5.104 euros de media anuales.

[/nextpage]